MÁXIMA TEN­SIÓN EN FRAN­CIA

Más de 1.300 de­te­ni­dos y al me­nos 70 he­ri­dos, ba­lan­ce de la nue­va jor­na­da de pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos Un des­plie­gue po­li­cial sin pre­ce­den­tes, 89.000 efec­ti­vos, no im­pi­dió la pro­li­fe­ra­ción de unos dis­tur­bios que po­nen en ja­que el man­da­to de Mac

ABC (1ª Edición) - - PORTADA - JUAN PE­DRO QUI­ÑO­NE­RO CORRESPONSAL EN PA­RÍS

Van­da­lis­mo Aun­que la ma­yo­ría de las mo­vi­li­za­cio­nes en pro­vin­cias fue­ron pa­cí­fi­cas, en Pa­rís hu­bo in­cen­dios y pi­lla­je

Am­plia­ción de las reivin­di­ca­cio­nes Las exi­gen­cias ini­cia­les por el al­za de los carburantes dan pa­so a otras más va­gas de ca­da gru­púscu­lo

La cuar­ta jor­na­da de pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos con­fir­ma la con­ver­sión del mo­vi­mien­to en una fran­qui­cia con mu­chas sen­si­bi­li­da­des, no siem­pre com­pa­ti­bles, que ayer mo­vi­li­zó a de­ce­nas de mi­lla­res de hom­bres y mu­je­res en to­da Fran­cia, pro­vo­can­do gra­ves dis­tur­bios y ba­ta­llas cam­pa­les, con in­cen­dios y des­truc­cio­nes en Pa­rís.

La ac­ti­va­ción de 89.000 sol­da­dos, an­ti­dis­tur­bios, gen­dar­mes y po­li­cías, en to­da Fran­cia, 8.000 en Pa­rís, so­lo tu­vo un efec­to di­sua­si­vo par­cial. Se­gún el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, ayer hu­bo más de dos mil ma­ni­fes­ta­cio­nes, que mo­vi­li­za­ron a 125.000 ma­ni­fes­tan­tes de dis­tin­ta sen­si­bi­li­dad en to­da Fran­cia, 10.000 de ellos en la ca­pi­tal.

En pro­vin­cias, la gran ma­yo­ría fue­ron pro­tes­tas pa­cí­fi­cas y fes­ti­vas, pe­ro hu­bo ten­sio­nes y vio­len­cia en ciu­da­des im­por­tan­tes co­mo Bur­deos, Li­lle, Mar­se­lla, Ni­za. En Pa­rís, las mo­vi­li­za­cio­nes vol­vie­ron a pre­ci­pi­tar un im­pre­sio­nan­te ro­sa­rio de vio­len­cias e in­cen­dios en los Cam­pos Elí­seos, an­te el Ar­co del Triun­fo, la Ópe­ra Gar­nier, los Gran­des Bu­le­va­res (don­de se ha­llan los gran­des al­ma­ce­nes), la igle­sia Saint- Au­gus­tin y la es­ta­ción de Saint-La­za­re. A la ho­ra de es­cri­bir es­ta crónica, el ba­lan­ce pro­vi­sio­nal anun­cia­ba 1.385 de­ten­cio­nes, más de 700 per­so­nas a dis­po­si­ción ju­di­cial, 71 he­ri­dos (sie­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad) y un nú­me­ro im­pre­ci­so pe­ro lla­ma­ti­vo de in­cen­dios, «ilu­mi­nan­do» el van­da­lis­mo de los cha­le­cos ama­ri­llos se­du­ci­dos por la vio­len­cia ur­ba­na, acom­pa­ña­da de pi­lla­jes.

Du­ran­te las pri­me­ras jor­na­das de pro­tes­ta, con el blo­queo de ca­rre­te­ras y au­to­pis­tas, el mo­vi­mien­to ca­re­cía de or­ga­ni­za­ción, pro­gra­ma, lí­de­res y por­ta­vo­ces, pe­ro pro­tes­ta­ba con­tra co­sas con­cre­tas: la subida del pre­cio de los carburantes, la ca­res­tía de la vi­da y la pre­ca­rie­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos en las zo­nas ru­ra­les me­nos fa­vo­re­ci­das. Em­ma­nuel Ma­cron ha he­cho ges­tos im­por­tan­tes en esos te­rre­nos: la subida de los carburantes ha que­da­do apla­za­da si­ne die y se su­birá el sa­la­rio mí­ni­mo a pri­me­ros de año.

Esas con­ce­sio­nes lle­ga­ron la se­ma­na pa­sa­da cuan­do la fron­da de los cha­le­cos ama­ri­llos co­men­zó a ra­di­ca­li­zar­se, con­vir­tién­do­se en una suer­te de fran­qui­cia que ca­da fa­mi­lia de ma­ni­fes­tan­tes uti­li­za pa­ra ha­cer reivin­di­ca­cio­nes pro­pias, sin pro­gra­ma ni pro­yec­to co­mún.

«Ocu­par» el Elí­seo

An­te tal evo­lu­ción del mo­vi­mien­to, apa­re­ció un gru­po de cha­le­cos ama­ri­llos «li­bres», mo­de­ra­dos, que de­nun­cian la ra­di­ca­li­za­ción. Al­gu­nas per­so­na­li­da­des de es­te gru­po han si­do re­ci­bi­das por Édouard Phi­lip­pe, je­fe de Gobierno, sin re­sul­ta­dos tan­gi­bles.

An­te la jor­na­da de ayer, otros cha­le­cos ama­ri­llos más o me­nos «his­tó­ri­cos» lla­ma­ron a «ocu­par» el pa­la­cio del Elí­seo. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior res­pon­dió a tal lo­cu­ra mon­tan­do un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad ex­cep­cio­nal. Y los cha­le­cos ama­ri­llos his­tó­ri­cos co­men­za­ron por blo­quear va­rias ho­ras el «pe­ri­fé­ri­co», la ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción de la ca­pi­tal. Res­tau­ra­da la cir­cu­la­ción, los cha­le­cos ama­ri­llos se dis­per­sa­ron en dis­tin­tas di­rec­cio­nes.

Por su par­te, el res­to de cha­le­cos ama­ri­llos que se ma­ni­fes­ta­ron de ma­ne­ra rui­do­sa y vio­len­ta en los Cam­pos Elí­seos an­te el Ar­co del Triun­fo du­ran­te to­do el día os­ci­la­ban en­tre la aven­tu­ra y el des­or­den, an­te va­rios mi­lla­res de an­ti­dis­tur­bios que di­sol­vían con bom­bas la­cri­mó­ge­nas a los gru­pos mo­vi­li­za­dos con tam­bo­res al «rit­mo» del himno na­cio­nal, La Mar­se­lle­sa.

Cha­le­cos ama­ri­llos de pro­vin­cias ha­bían lle­ga­do a Pa­rís con el fin de ma­ni­fes­tar­se tran­qui­los y pro­tes­ta­ban con cal­ma y pa­cien­cia enar­bo­lan­do sus ban­de­ras y pro­cla­mas de cor­te po­pu­lar o po­pu­lis­ta, dis­fra­za­dos de ma­ne­ra pin­to­res­ca, re­cla­man­do la res­tau­ra­ción del im­pues­to a las gran­des for­tu­nas y pi­dien­do a Ma­cron que «suel­te la pas­ta».

Otros, jó­ve­nes de for­ma­ción mo­des­ta y em­pleos pre­ca­rios, pa­re­cían ano­che «har­tos» de tan­ta pro­tes­ta sin res­pues­ta ni solución. Y se su­ma­ban a los ra­di­ca­les tra­di­cio­na­les lan­zan­do im­pre­ca­cio­nes obs­ce­nas con­tra Ma­cron.

Los cha­le­cos ama­ri­llos de cla­se me­dia que te­men la pre­ca­rie­dad, muy pre­sen­tes en las pri­me­ras pro­tes­tas, des­apa­re­cie­ron ayer de los Cam­pos Elí­seos. Los po­cos que que­da­ban se me­sa­ban los ca­be­llos, an­gus­tia­dos: «Qué bar­ba­ri­dad. A dón­de he­mos lle­ga­do».

Los de ul­tra­de­re­cha vio­len­ta, por su par­te, pa­re­cían «en­can­ta­dos» con los ga­ses la­cri­mó­ge­nos de los an­ti­dis­tur­bios, a los que res­pon­dían con im­pro­vi­sa­dos cóc­te­les, mien­tras ape­la­ban a gri­tos a una una «re­vo­lu­ción na­cio­nal».

Los cha­le­cos ama­ri­llos de ex­tre­ma iz­quier­da que quie­ren la «ex­ten­sión de la lu­cha» adop­ta­ban un tono «he­roi­co» apro­ve­chan­do al­gu­nos ra­tos de ocio pa­ra ha­cer pin­ta­das en las nu­me­ro­sas ofi­ci­nas ban­ca­rias de los Cam­pos Elí­seos y las gran­des ave­ni­das bur­gue­sas que lle­van al Par­que Mon­ceau: «¡Los ban­cos nos ro­ban! ¡Aba­jo la ex­plo­ta­ción ca­pi­ta­lis­ta!».

Ata­ques con­tra es­ca­pa­ra­tes

Los cha­le­cos ama­ri­llos de la «ban­lieue» (su­bur­bios) no es­ta­ban en las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes. Apa­re­cie­ron el 1 de di­ciem­bre. Y ayer con­fir­ma­ron su pre­sen­cia de pre­da­do­res sub­ur­ba­nos, que se han echa­do a la ca­lle pa­ra «pro­tes­tar» en el río revuelto de la cri­sis, pren­dien­do fue­go a co­ches y mo­tos «de ri­cos» y ape­drean­do es­ca­pa­ra­tes.

Sin or­ga­ni­za­ción, lí­de­res ni pro­gra­ma, la fran­qui­cia cha­le­cos ama­ri­llos ha ex­ten­di­do las reivin­di­ca­cio­nes va­gas, cuan­do no in­cohe­ren­tes, de­nun­cian­do la fis­ca­li­dad, la re­pre­sión, el au­to­ri­ta­ris­mo, la pre­ca­rie­dad, la mun­dia­li­za­ción… Pro­tes­tas que os­ci­lan en­tre la an­gus­tia social, el mie­do a la pre­ca­rie­dad y el nihi­lis­mo ru­ral o sub­ur­bano. Ma­cron pi­dió el vier­nes so­co­rro po­lí­ti­co a sin­di­ca­tos, par­ti­dos y pa­tro­nal. Los ma­ni­fes­tan­tes de ayer qui­zá fue­ron me­nos nu­me­ro­sos que se­ma­nas an­te­rio­res. Pe­ro la fron­da de los cha­le­cos ama­ri­llos, con­ver­ti­da en fran­qui­cia, ha ga­na­do en ra­di­ca­lis­mo lo que ha per­di­do en ma­ni­fes­tan­tes. Se pres­ta a Em­ma­nuel Ma­cron la in­ten­ción de di­ri­gir­se a la na­ción pa­ra in­ten­tar apa­gar un gra­ve in­cen­dio na­cio­nal de al­can­ce evi­den­te­men­te eu­ro­peo.

Un ma­ni­fes­tan­te por­ta la ban­de­ra fran­ce­sa jun­to al Ar­co del Triun­fo

AFP

Un cam­po de ba­ta­lla A la iz­quier­da, los ma­ni­fes­tan­tes se pro­te­gen de los ga­ses la­cri­mó­ge­nes lan­za­dos por las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Arri­ba, un gen­dar­me da ór­de­nes a los vehícu­los blin­da­dos du­ran­te la pro­tes­ta. Jun­to a es­tas lí­neas, el hu­mo pro­ce­den­te de un in­cen­dio se ele­va so­bre los edi­fi­cios pa­ri­si­nos

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.