SO­BER­BIA

ABC (1ª Edición) - - ABC 2 - POR BIEITO RU­BI­DO

Una par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na se em­pe­ña en des­li­zar­se por el pre­ci­pi­cio, di­la­pi­dan­do la ri­que­za que po­seían. La ima­gen de frac­tu­ra social es el peor ar­gu­men­to que pue­den dar si quie­ren re­cu­pe­rar el bie­nes­tar que es­tán per­dien­do. Mien­tras, otras zo­nas de Es­pa­ña se be­ne­fi­cian de esa si­tua­ción. Men­ción apar­te me­re­ce Ma­drid. La ca­pi­tal se es­tá con­vir­tien­do en una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de ri­que­za de to­da Eu­ro­pa. Es hoy un imán de gran­des for­tu­nas y pa­ra­dó­ji­ca­men­te al­gu­nas lle­van ape­lli­dos ca­ta­la­nes que ani­ma­ron a mu­chos in­cau­tos a pa­sar­se al la­do in­de­pen­den­tis­ta. Es­te fin de se­ma­na Ma­drid es una fies­ta en to­dos los ór­de­nes. La tra­di­cio­nal afluen­cia de via­je­ros del puen­te de di­ciem­bre, se vio in­cre­men­ta­da con la ce­le­bra­ción de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Se re­afir­ma así la ciu­dad co­mo re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal y a ello con­tri­bu­ye su ima­gen de ur­be cos­mo­po­li­ta, se­gu­ra, atrac­ti­va, fes­ti­va, li­be­ral, so­li­da­ria y abier­ta, don­de na­die es fo­ras­te­ro. La­men­to dar­les una ma­la no­ti­cia a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes: es­te año son más po­bres que el pa­sa­do; el pe­ca­do de la so­ber­bia se pa­ga en el in­fierno de la in­di­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.