MÍS­TER RIGULSFORD EN SE­VI­LLA

«An­gus Rigulsford, re­ti­ra­do del ejér­ci­to, sus afi­cio­nes son el es­tu­dio de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les de Amé­ri­ca, a los que ob­via­men­te ad­mi­ra, y el cul­ti­vo de ro­sas en su cha­le­ci­to ga­lés. Me con­fe­só: “To­da la vi­da le­yen­do y escribiendo so­bre los ga­leo­nes

ABC (1ª Edición) - - LA TERCERA - POR JUAN ESLAVA GA­LÁN JUAN ESLAVA GA­LÁN ES ES­CRI­TOR

AN­GUS Rigulsford es al­to, en­te­co y ru­bias­co. So­lo le fal­ta­ría una bar­ba mut­ton chops y una ca­sa­ca ne­gra pa­ra car­gar al fren­te de la Bri­ga­da Li­ge­ra en Ba­la­kla­va por­que el gra­do de co­ro­nel ya lo tie­ne. Re­ti­ra­do del ejér­ci­to, sus afi­cio­nes son el es­tu­dio de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les de Amé­ri­ca, a los que ob­via­men­te ad­mi­ra, y el cul­ti­vo de ro­sas en su cha­le­ci­to ga­lés.

«Hu­bo en los si­glos de la gran­de­za eu­ro­pea –me de­cía en una de sus car­tas– tres ciu­da­des es­plen­den­tes, las tres re­la­cio­na­das con el mar: Es­tam­bul, Ve­ne­cia y Se­vi­lla, y las tres, en su do­ra­da de­ca­den­cia, con­ser­va­ron su be­lle­za de oro vie­jo pa­ra re­na­cer, re­mo­za­das y be­llas, en nues­tros días». Más ade­lan­te me con­fe­só: «To­da la vi­da le­yen­do y escribiendo so­bre los ga­leo­nes de In­dias y nun­ca he es­ta­do en Se­vi­lla».

«Eso tie­ne fá­cil arre­glo –le res­pon­dí–, ven­ga a Se­vi­lla». Vino y, en uno de esos pri­ma­ve­ra­les días que nos de­pa­ró el pa­sa­do no­viem­bre, pa­sea­mos por el puer­to de las In­dias, en­tién­da­se el pa­seo de Co­lón de la ori­lla se­vi­lla­na y la ca­lle Be­tis en la tria­ne­ra.

—Aquel de­be ser el puen­te de Tria­na –me se­ña­ló–, el que sus­ti­tu­yó al puen­te de bar­cas al que te­nían prohi­bi­do ama­rrar­se los ga­leo­nes de In­dias.

Lo cru­za­mos ca­mino del al­to­zano y vi­si­ta­mos las rui­nas del cas­ti­llo de san Jor­ge, se­de de la In­qui­si­ción, que si­guen so­te­rra­das ba­jo los bo­que­ro­nes, las ber­zas y las ta­gar­ni­nas del po­pu­lar mer­ca­do tria­ne­ro. Pa­ra mi sor­pre­sa, mís­ter Rigulsford me elo­gia el es­pí­ri­tu li­bre de Se­vi­lla, fru­to, pa­ra él, de ha­ber cre­ci­do tan abier­ta a las co­rrien­tes del mun­do. Me ha­bla de los je­ró­ni­mos eras­mis­tas del mo­nas­te­rio de San Isi­do­ro del Cam­po; de Ca­sio­do­ro de la Rei­na, el ilus­tre tra­duc­tor de la Bi­blia del Oso, ver­ti­da al ter­so cas­te­llano cer­van­tino y lo re­la­cio­na con otro es­pí­ri­tu li­bre, Blan­co-Whi­te, que aca­bó sus días en la bru­mo­sa In­gla­te­rra y com­pu­so el me­jor so­ne­to de la len­gua de Sha­kes­pea­re, Mys­te­rious Night!, «No­che mis­te­rio­sa».

Pa­ra mi sor­pre­sa, mi ami­go co­no­ce y ad­mi­ra esa ve­ta de se­vi­lla­nos apa­ren­te­men­te fríos que ha pro­du­ci­do a Ve­láz­quez, a Alei­xan­dre, a Cernuda, a Cha­ves No­ga­les y a Ma­cha­do y que, sin em­bar­go, con­vi­ven en ar­mo­nía con la co­lo­ris­ta Se­vi­lla de la ci­ga­rre­ra Car­men, la de los Ál­va­rez Quin­te­ro, la in­ti­mis­ta de Béc­quer y la no me­nos lí­ri­ca de Ra­fael de León, au­tor de inol­vi­da­bles co­plas (Apo­yá en el qui­sio de la man­se­bía…) o la de don Fer­nan­do Vi­lla­lón, el ga­na­de­ro poe­ta que fra­ca­só en su em­pe­ño de con­se­guir to­ros con los ojos ver­des.

Pa­sean­do por la bar­ba­ca­na de la ca­lle Cas­ti­lla lle­ga­mos a un mu­ro car­co­mi­do, cu­ya pla­ca mu­ni­ci­pal ex­pli­ca que es el úl­ti­mo ves­ti­gio de las Al­mo­nas Reales. En la evo­ca­ción de aque­lla in­dus­tria, que abar­ca­ba me­dio mun­do ade­lan­tán­do­se a la re­vo­lu­ción in­dus­trial, mi ami­go in­glés me trae a la me­mo­ria el llan­to de Ro­dri­go Ca­ro an­te las rui­nas de Itá­li­ca.

El co­ro­nel Rigulsford tie­ne pu­bli­ca­do al­gún es­tu­dio so­bre el ex­ce­len­te ja­bón que allí se pro­du­cía a par­tir de dos ma­te­rias pri­mas des­pre­cia­bles: el acei­te lam­pan­te y agrio de las olivas pi­ca­das por la mos­ca, y el ál­ca­li de las ce­ni­zas de que­mar al­ma­jos. –¿Al­ma­jos? –pregunto. –Los ha­brá vis­to mil ve­ces, es la Sar­co­cor­nia pe­ren­nis, una ama­ran­tá­cea que cre­ce abun­dan­te en te­rre­nos are­no­sos sean las ma­ris­mas del Gua­dal­qui­vir y cos­tas de Cá­diz, sean los de­sier­tos de las pe­lí­cu­las de Ser­gio Leo­ne, esas zar­zas se­cas que el cier­zo ha­ce ro­dar por la ca­lle so­li­ta­ria por la que avan­za, alerta, el pis­to­le­ro.

—¿Tan im­por­tan­te fue el ja­bón se­vi­llano? –le pregunto.

—Fi­gú­re­se: se ven­día en to­do el mun­do ci­vi­li­za­do co­mo ja­bón Cas­ti­lla, en com­pe­ten­cia con el de Mar­se­lla. Em­pa­que­ta­do en pa­pel en­ce­ra­do, aban­do­na­ba es­tos mu­ros y es­tos al­ma­ce­nes pa­ra sur­car, en pan­zu­das na­ves, las aguas de Eu­ro­pa del nor­te y del Me­di­te­rrá­neo. Fi­gu­ra­ba tan­to en el to­ca­dor de nues­tra rei­na Vir­gen, tan enemi­ga de Es­pa­ña, co­mo en el de las da­mas de Flan­des, de Lü­beck, de Gé­no­va, de Pi­sa y de Ve­ne­cia. Los per­fu­mis­tas lo re­ci­bían di­rec­ta­men­te de sus agen­tes con­su­la­res en Se­vi­lla. Ade­más, via­ja­ba a Amé­ri­ca, allí en ca­li­dad de mo­no­po­lio, pa­ra ilu­mi­nar la tez co­bri­za de las da­mas de la al­ta so­cie­dad crio­lla, en Qui­to, en Gua­da­la­ja­ra, en La Ha­ba­na, y, mar del Sur me­dian­te, en Ma­ni­la.

Tal co­mo An­gus las des­cri­be, me ima­gino a las bel­da­des mes­ti­zas en sus apo­sen­tos de los pa­la­cios in­dia­nos, be­llos ojos al­men­dra­dos que se en­tor­nan mien­tras la mu­ca­ma les apli­ca la de­li­ca­da es­pu­ma fren­te al es­pe­jo, an­tes del ba­ño, en sua­ves frie­gas, por el ros­tro, el ter­so cue­llo, el hueco su­pra­es­ter­nal que mi­mo­sa­men­te lla­man allá el po­ci­to y los ci­né­fi­los co­no­ce­mos co­mo Bós­fo­ro de Al­masy.

Con­ti­nua­mos el pa­seo por la otra ori­lla del Be­tis, la to­rre del Oro, a cu­ya ve­ra des­car­ga­ban los ga­leo­nes de In­dias el oro, la pla­ta, las per­las, las es­me­ral­das y el pa­lo cam­pe­che…; las ata­ra­za­nas don­de tan­tas na­ves se cons­tru­ye­ron con los tron­cos que ba­ja­ban, Gua­dal­qui­vir aba­jo, de la jien­nen­se sie­rra de Se­gu­ra; los evo­ca­do­res al­ma­ce­nes de la Ca­sa de la Mo­ne­da don­de se fun­die­ron los lin­go­tes se­lla­dos con la mar­ca real y lue­go se acu­ña­ron en reales de a ocho, la mo­ne­da his­pa­na de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal.

En el me­jor cahíz de tie­rra es­pa­ño­la (la ex­ten­sión que com­pren­de Gi­ral­da, ca­te­dral, Real Al­cá­zar y Ar­chi­vo de In­dias) con­tem­pla­mos la ins­tan­cia por la que un an­ti­guo sol­da­do y cau­ti­vo, ho­ga­ño es­cri­tor de co­me­dias fra­ca­sa­do, Mi­guel de Cer­van­tes, su­pli­ca a la au­to­ri­dad que le per­mi­tan pa­sar a las In­dias, re­fu­gio y am­pa­ro de los de­ses­pe­ra­dos, en bus­ca de me­jor for­tu­na. El fun­cio­na­rio que la re­cha­za ga­rra­pa­tea al pie: bús­que­se acá en qué se le ha­ga mer­ced.

Pa­sa­mos an­te los en­ca­jes pla­te­res­cos del Ayun­ta­mien­to, en­fi­la­mos la ca­lle Sier­pes don­de el bo­tá­ni­co Mo­nar­des cul­ti­vó las pri­me­ras pa­ta­tas y to­ma­tes cre­ci­dos en Eu­ro­pa. Así lle­ga­mos a la ta­ber­na El Rin­con­ci­llo pa­ra re­don­dear la ma­ña­na con una ca­ña de man­za­ni­lla y un pla­ti­llo de es­pi­na­cas con gar­ban­zos que un ca­ma­re­ro de los de an­tes nos sir­ve so­bre un mos­tra­dor de cao­ba americana que cru­zó el océano co­mo las­tre de un ga­león.

JA­VIER CARBAJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.