EL DI­LE­MA NA­RAN­JA

El «efec­to Vox» va a me­ter a Cs en un nue­vo pro­ble­ma de es­tra­te­gia cuan­do la irrup­ción del nue­vo par­ti­do se ex­tien­da

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

EN la me­di­da en que la po­lí­ti­ca fun­cio­na co­mo una teo­ría de fí­si­ca de es­pa­cios, por los que en vez de cuer­pos se mue­ven las ideas –o los su­ce­dá­neos que a me­nu­do las re­le­van–, la irrup­ción ful­gu­ran­te de Vox va a me­ter a Ciu­da­da­nos en un pro­ble­ma. Tam­bién al PP, por su­pues­to, al que ha­ce una com­pe­ten­cia directa pe­ro di­ge­ri­ble por­que en cier­to mo­do lo com­ple­men­ta. Al par­ti­do na­ran­ja, sin em­bar­go, la prin­ci­pal di­fi­cul­tad que le crea la apa­ri­ción de es­ta emer­gen­te fuer­za no tie­ne que ver tan­to con la dispu­ta de los vo­tos co­mo con una cues­tión de es­tra­te­gia. Por un la­do es ob­vio que la exis­ten­cia de Vox con­tri­bu­ye a cen­trar a Cs y a dis­tan­ciar­lo de un con­cep­to que le in­co­mo­da co­mo es la ads­crip­ción sin ma­ti­ces al blo­que de de­re­chas; por otro, sin em­bar­go, lo si­túa an­te la ás­pe­ra dis­yun­ti­va de acep­tar o no su apo­yo pa­ra des­ban­car a la iz­quier­da. Con el agra­van­te de que no se­rá só­lo An­da­lu­cía el es­ce­na­rio del di­le­ma: en el ci­clo que aho­ra co­mien­za, el efec­to ex­pan­si­vo de la for­ma­ción nue­va se va a ex­ten­der a las elec­cio­nes lo­ca­les, a las re­gio­na­les y a las eu­ro­peas. En to­da Es­pa­ña hay va­rios cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nos muy ca­brea­dos a la es­pe­ra de que les lle­gue el mo­men­to de su­mar­se a la ex­pe­rien­cia.

Así que, a par­tir de aho­ra, fren­te a la alian­za del PSOE con los po­pu­lis­tas no va a bas­tar ya con coa­li­cio­nes bi­par­ti­tas. Gus­te o no –y a Ri­ve­ra le gus­ta muy po­co, más bien na­da–, exis­te una pro­ba­bi­li­dad al­tí­si­ma de que Vox for­me par­te im­pres­cin­di­ble de la al­ter­na­ti­va. De ahí que el Gobierno, Po­de­mos y su cohor­te pro­pa­gan­dís­ti­ca se ha­yan lan­za­do en trom­ba a pre­di­car el ais­la­mien­to de los su­pues­tos fas­cis­tas pa­ra tra­tar de en­ce­rrar a Cs en un la­be­rin­to sin sa­li­das. Si la pre­sión se vuel­ve efec­ti­va, el ban­do li­be­ral­con­ser­va­dor per­de­rá cohe­sión y la ma­sa crí­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra su­mar ma­yo­rías. En ca­so con­tra­rio, Ciu­da­da­nos se ale­ja­rá de su per­fil cen­tris­ta. De un mo­do u otro, su plan de eri­gir­se en fac­tor cla­ve de la es­ta­bi­li­dad en mu­ni­ci­pios y au­to­no­mías co­rre se­rio ries­go de ex­tra­viar su po­ten­cial ca­pa­ci­dad de­ci­si­va. El vo­to útil se ha di­si­pa­do tras el te­rre­mo­to de es­tos días; le­jos del fra­ca­so anun­cia­do, los elec­to­res de la de­re­cha bra­vía tie­nen la jus­ti­fi­ca­da sen­sa­ción de ha­ber si­do la cla­ve del des­ca­la­bro so­cia­lis­ta.

En An­da­lu­cía, Ri­ve­ra y Ma­rín tie­nen la coar­ta­da del cam­bio. Has­ta sus par­ti­da­rios más tem­pla­dos pue­den en­ten­der co­mo un im­pe­ra­ti­vo de­mo­crá­ti­co el re­le­vo de un sis­te­ma de po­der vi­cia­do por la in­só­li­ta pro­lon­ga­ción de sus man­da­tos. Pe­ro en Ma­drid, Va­len­cia y otras pla­zas les va a re­sul­tar más di­fí­cil jus­ti­fi­car un pac­to con gen­te de ta­lan­te tan arris­ca­do. Cuan­do pa­re­cía ha­ber­se re­cu­pe­ra­do del des­con­cier­to en que lo de­jó su pa­pel ham­le­tiano en la mo­ción de cen­su­ra, Cs vuel­ve a ne­ce­si­tar un re­la­to. Y gran par­te de la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del país en los pró­xi­mos años de­pen­de del tac­to con que se­pa re­dac­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.