«¿Qué de­ben ha­cer los li­be­ra­les fren­te a Vox? Se­guir en lo su­yo: de­fen­der las li­ber­ta­des, la Cons­ti­tu­ción, la Es­pa­ña eu­ro­peís­ta y el li­bre co­mer­cio»

HA­BLAN­DO DE VOX…

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - ÁL­VA­RO VAR­GAS LLO­SA

VOX no es fascista, pe­ro es la di­men­sión ili­be­ral de la de­re­cha es­pa­ño­la. Da­do su cre­cien­te elec­to­ra­do (ayu­da­do por una iz­quier­da que no ce­sa de in­flar­la con eró­ti­ca pa­sión pa­ra sen­tir­se jus­ti­fi­ca­da), va a obli­gar a la de­re­cha li­be­ral a una de dos co­sas: arries­gar­se a per­der vo­tos mar­can­do di­fe­ren­cias con ella en de­fen­sa de sus prin­ci­pios o arries­gar­se a per­der su iden­ti­dad li­be­ral pa­ra im­pe­dir que se es­ca­pen vo­tan­tes que con­si­de­ra su­yos.

Es un pro­ble­ma que ha en­fren­ta­do la de­re­cha en me­dia Eu­ro­pa. Ma­cron es hoy pre­si­den­te de Fran­cia en par­te por­que la de­re­cha li­be­ral fran­ce­sa op­tó por un dis­cur­so ili­be­ral pa­ra com­pe­tir con el Fren­te Na­cio­nal, de­jan­do un va­cío que el lí­der de En Mar­che! in­tu­yó que era con­quis­ta­ble.

Vox es un clá­si­co par­ti­do de de­re­cha na­cio­na­lis­ta e ili­be­ral. Quie­re cen­tra­li­zar el po­der (por eso ata­ca las au­to­no­mías), mien­tras que los li­be­ra­les pre­fie­ren, den­tro del pac­to cons­ti­tu­cio­nal, un am­plio mar­gen de descentralización. Des­con­fía de Eu­ro­pa, pe­ro a di­fe­ren­cia de los li­be­ra­les, que cri­ti­can a Bru­se­las por su cons­truc­ti­vis­mo bu­ro­crá­ti­co y ce­le­bran las cua­tro li­ber­ta­des de la in­te­gra­ción, lo que le acha­can a la Unión Eu­ro­pea es que ero­sio­na la so­be­ra­nía es­pa­ño­la. Sus va­lo­res son co­lec­ti­vis­tas en el sen­ti­do iden­ti­ta­rio, mien­tras que los li­be­ra­les en­tien­den que la li­ber­tad in­di­vi­dual an­te­ce­de a cual­quier iden­ti­dad co­mún; que eso no só­lo no ero­sio­na la cohe­sión social, sino que la for­ta­le­ce, y que no es in­com­pa­ti­ble con el pa­trio­tis­mo (pre­gún­ten­se­lo, si no, a los sui­zos o es­ta­dou­ni­den­ses). Lo ra­ro no es que en Es­pa­ña los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas, los ex­tre­mis­mos de iz­quier­da y el aban­dono de la so­cial­de­mo­cra­cia por par­te del PSOE ha­yan exa­cer­ba­do las pa­sio­nes de cier­ta de­re­cha y que ellas cris­ta­li­cen en Vox. Lo ra­ro es que es­to ha­ya tar­da­do tan­to en ocu­rrir. To­dos los pue­blos del mun­do, in­clu­yen­do los más avan­za­dos, fun­cio­nan así.

Los ex­tre­mis­mos de los años 30 (in­clu­yen­do los que de­ri­va­ron en el fas­cis­mo) fue­ron en par­te el pro­duc­to de trau­mas co­mo la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la in­fla­ción que si­guió al aban­dono del pa­trón oro pa­ra fi­nan­ciar­la, los re­van­chis­mos pos­bé­li­cos (es­pe­cial­men­te el Tra­ta­do de Ver­sa­lles) y el ti­po de cam­bio irreal con que Eu­ro­pa re­gre­só al pa­trón oro años des­pués del con­flic­to, pro­vo­can­do des­em­pleo. En esa mar­mi­ta que bu­llía de mie­do e in­cer­ti­dum­bre, abun­da­ron los ex­tre­mis­mos de iz­quier­da y de­re­cha, has­ta que las ver­sio­nes más fe­ro­ces del na­cio­na­lis­mo pro­vo­ca­ron una nue­va gue­rra.

En Es­ta­dos Uni­dos, la Era Pro­gre­sis­ta de fi­na­les del si­glo XIX y co­mien­zos del XX, du­ran­te la cual hu­bo un ex­ce­si­vo in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­tal en un país que des­con­fia­ba del es­ta­tis­mo, su­ma­da a la con­tro­ver­ti­da par­ti­ci­pa­ción en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, hi­zo sen­tir a mu­chos ciu­da­da­nos que su país se ale­ja­ba de sus fun­da­men­tos cons­ti­tu­cio­na­les. La res­pues­ta fue el Ame­ri­ca First Com­mit­te, un mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta del que dé­ca­das des­pués Do­nald Trump to­ma­ría su le­ma ais­la­cio­nis­ta (que prac­ti­ca só­lo a me­dias, pe­ro esa es otra his­to­ria).

Vox vie­ne a re­co­ger en la Es­pa­ña de hoy la su­ma de des­con­ten­tos y frus­tra­cio­nes pro­vo­ca­das por los ex­tre­mis­mos ya men­cio­na­dos, pro­ba­ble­men­te tam­bién por la co­rrup­ción de un sec­tor de la cla­se di­ri­gen­te y por los re­si­duos de re­sen­ti­mien­to que la cri­sis fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca ha de­ja­do en mu­chos ciu­da­da­nos. De allí que en An­da­lu­cía esa for­ma­ción de de­re­cha ha­ya re­ci­bi­do tam­bién vo­tos de iz­quier­da. ¿Qué de­ben ha­cer los li­be­ra­les fren­te a Vox? Se­guir en lo su­yo: de­fen­der las li­ber­ta­des, la Cons­ti­tu­ción, la Es­pa­ña eu­ro­peís­ta, la li­bre em­pre­sa y el li­bre co­mer­cio, una cre­cien­te li­ber­tad de elec­ción en te­mas que an­tes eran ta­bú, co­mo la educación y la sa­ni­dad, y la re­for­ma va­lien­te de un Es­ta­do del bie­nes­tar des­bor­da­do por la reali­dad.

San­tia­go Abas­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.