«El am­bien­te ra­di­cal en la uni­ver­si­dad vas­ca es el mis­mo que en tiem­pos de ETA»

∑ Gru­pos ju­ve­ni­les de ex­tre­ma iz­quier­da im­po­nen su ley en el cam­pus de Vi­to­ria

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - ADRIÁN MA­TEOS VI­TO­RIA

La Er­tzain­tza tra­ta de se­guir la pis­ta al gru­po de en­ca­pu­cha­dos que la se­ma­na pa­sa­da pro­pi­nó una bru­tal pa­li­za a un jo­ven en el cam­pus de Vi­to­ria. La víc­ti­ma, un va­rón de 19 años que ha­bía par­ti­ci­pa­do en un ac­to en de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, co­no­ció de pri­me­ra mano el pre­cio que se pa­ga en el en­torno uni­ver­si­ta­rio del País Vas­co por de­fen­der ideas con­tra­rias a las de los ra­di­ca­les. Ban­das de na­tu­ra­le­za proeta­rra que ama­san to­da­vía un gran po­der en el te­rri­to­rio y que no du­dan en ser­vir­se de la vio­len­cia pa­ra im­po­ner sus prin­ci­pios.

El jo­ven agre­di­do es­tu­dia en la Fa­cul­tad de Le­tras, don­de pre­ci­sa­men­te la iz­quier­da ul­tra­na­cio­na­lis­ta po­see una de sus ba­ses. El 30 de no­viem­bre, la víc­ti­ma se reunió con otros ocho com­pa­ñe­ros en el au­la­rio de la UPV/EHU pa­ra con­for­mar una nue­va or­ga­ni­za­ción es­tu­dian­til en­fo­ca­da, en­tre otros as­pec­tos, a abor­dar el aco­so sis­te­má­ti­co que su­fren los jó­ve­nes que no aca­tan las im­po­si­cio­nes de los in­de­pen­den­tis­tas. Una per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca que fue con­fir­ma­da por fuen­tes de la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca, que ex­pli­ca­ron que en los am­bien­tes uni­ver­si­ta­rios del te­rri­to­rio so­bre­vi­ven to­da­vía gru­pos afi­nes al Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal Vas­co.

«En la uni­ver­si­dad no hay li­ber­tad pa­ra ha­blar de se­gún qué te­ma, lo te­ne­mos cons­ta­ta­do –ex­pli­ca­ron las mis­mas fuen­tes–. Cual­quier sim­bo­lo­gía que se sal­ga de lo ha­bi­tual es ata­ca­da, el am­bien­te ra­di­cal es el mis­mo que en tiem­pos de ETA». Una at­mós­fe­ra irres­pi­ra­ble que cons­ti­tu­ye un cal­do de cul­ti­vo pro­pi­cio pa­ra si­tua­cio­nes co­mo la que acon­te­ció la se­ma­na pa­sa­da, una vez con­clui­do el ac­to en el au­la­rio, cuan­do el jo­ven fue abor­da­do por una quin­ce­na de in­di­vi­duos en­ca­pu­cha­dos que le pro­pi­na­ron pu­ñe­ta­zos y pa­ta­das has­ta que per­dió el co­no­ci­mien­to.

Vi­gi­la­dos

De he­cho, cuan­do des­per­tó ya ha­bía si­do tras­la­da­do al hos­pi­tal San­tia­go Após­tol de Vi­to­ria, don­de pos­te­rior­men­te fue ope­ra­do de la na­riz y un pó­mu­lo. Se­gún re­la­tó a ABC uno de sus com­pa­ñe­ros, tras cua­tro días de in­gre­so la víc­ti­ma re­gre­só a su ca­sa pa­ra ter­mi­nar de re­cu­pe­rar­se de las he­ri­das: «Es­tá me­jo­ran­do, aun­que si­gue do­lo­ri­do», sub­ra­yó el jo­ven, que re­co­no­ció que des­pués de lo ocu­rri­do hay más mie­do que nun­ca a la ira de los proeta­rras en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio.

«Al fi­nal, sa­bes que te pue­de ocu­rrir a ti tam­bién –afir­mó–. Hay gen­te que te aca­ba… no vi­gi­lan­do, pe­ro ca­si». Una car­ga de­ma­sia­do pe­sa­da pa­ra los jó­ve­nes crí­ti­cos con la ac­tua­ción vio­len­ta de los in­de­pen­den­tis­tas, que fi­nal­men­te desecha­ron la idea de con­for­mar la lla­ma­da Agru­pa­ción de Es­tu­dian­tes por la Uni­dad de Es­pa­ña (AEDE). La de­ci­sión fue ce­le­bra­da por los ra­di­ca­les, que en los días pos­te­rio­res a la agre­sión es­cri­bie­ron «AEDE, jó­de­te!!» en el au­la­rio de la UPV/EHU de Vi­to­ria.

Por el mo­men­to, la Er­tzain­tza man­tie­ne abier­ta la in­ves­ti­ga­ción pa­ra dar con los agre­so­res. Se­gún in­for­mó el De­par­ta­men­to vas­co de Se­gu­ri­dad, a úl­ti­ma de ayer no se ha­bían no­ti­fi­ca­do no­ve­da­des re­se­ña­bles en el ca­so, que no se dio a co­no­cer has­ta cin­co días des­pués de que se pro­du­je­ran los he­chos.

Mie­do a mos­trar la ban­de­ra

Las coac­cio­nes de los proeta­rras, en cual­quier ca­so, no son un fe­nó­meno nue­vo en la uni­ver­si­dad ala­ve­sa. Sin ir más le­jos, el pa­sa­do año un gru­po de en­ca­pu­cha­dos arro­jó pin­tu­ra, ex­cre­men­tos y ori­nes en la fa­cul­tad de Le­tras co­mo pro­tes­ta por la con­cen­tra­ción de re­pul­sa ha­cia otro ata­que de los ra­di­ca­les en el De­ca­na­to de Cien­cias So­cia­les de Viz­ca­ya, don­de días an­tes se ha­bía lan­za­do un ar­te­fac­to in­cen­dia­rio que pro­vo­có da­ños en el tím­pano de una tra­ba­ja­do­ra. Son tan so­lo dos ejem­plos de una lar­ga lis­ta de ata­ques que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, con­ta­ron con el be­ne­plá­ci­to de los par­ti­dos so­be­ra­nis­tas, que han da­do alas a las aso­cia­cio­nes ju­ve­ni­les al no con­de­nar sus ac­tos.

Pe­ro la em­pren­ta de la iz­quier­da ra­di­cal no so­lo se de­ja ver en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio. Bien lo sa­be Iña­ki Aram­bu­ru, pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes de Ála­va, que el pa­sa­do oc­tu­bre fue in­sul­ta­do por de­ce­nas de in­di­vi­duos por col­gar una ban­de­ra de Es­pa­ña en el bal­cón de su do­mi­ci­lio. «Em­pe­cé a es­cu­char des­de la ca­lle “es­pa­ño­les hi­jos de p…” y cán­ti­cos de ese es­ti­lo», ex­pli­có el afec­ta­do, que re­co­no­ció sen­tir «tris­te­za» por el he­cho de que los ve­ci­nos de Vi­to­ria tu­vie­ran que ha­cer fren­te al «aco­so» de los que tra­tan de li­mi­tar su «li­ber­tad».

Pi­so fran­co Los ra­di­ca­les dis­po­nen de un pi­so fran­co en la fa­cul­tad de Le­tras del cam­pus vi­to­riano

EFE

Ma­ni­fes­ta­ción de re­pul­sa con­tra la agre­sión al es­tu­dian­te de la UPV/EHU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.