Kramp-Ka­rren­bauer neu­tra­li­za la opo­si­ción in­ter­na en la CDU

∑ La nue­va pre­si­den­ta nom­bra a Zie­miak, que no la vo­tó a ella, se­cre­ta­rio del par­ti­do

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - RO­SA­LÍA SÁN­CHEZ CORRESPONSAL EN BER­LÍN

La nue­va pre­si­den­ta de la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta ale­ma­na (CDU), An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer (AKK), apro­ve­chó ayer el res­to del con­gre­so de Ham­bur­go pa­ra apun­ta­lar su pre­si­den­cia y vol­ver a Ber­lín ha­bien­do neu­tra­li­za­do ca­si cual­quier vía de opo­si­ción in­ter­na. El más so­na­do de sus fi­cha­jes fue el de Paul Zie­miak, has­ta aho­ra je­fe de las ju­ven­tu­des de la CDU, pa­ra el pues­to de se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la for­ma­ción. Zie­miak, crí­ti­co con Mer­kel y que ha­bía ex­pre­sa­do abier­ta­men­te que vo­ta­ría en el con­gre­so por Frie­drich Merz, el prin­ci­pal ri­val de AKK, acep­tó el ape­te­ci­ble car­go «im­pul­sa­do por el ob­je­ti­vo de re­no­var el par­ti­do» y, una vez asi­mi­la­do por la di­rec­ti­va, es pre­vi­si­ble que ami­no­re su re­sis­ten­cia.

Con so­lo 33 años, es inusual­men­te jo­ven pa­ra el car­go. La ofer­ta fue he­cha a me­dia­no­che, so­lo unas ho­ras des­pués de ser vo­ta­da AKK pre­si­den­ta, en un apar­ta­do del Ha­llen­meis­ter, don­de se ce­le­bra­ba la fies­ta tras la elec­ción. Zie­miak, tras una bre­ve lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a su mu­jer, acep­tó cam­biar de ban­do y fue vo­ta­do ayer a pri­me­ra ho­ra con el 62,8% de los vo­tos. AKK de­mues­tra así ha­ber apren­di­do de la tra­yec­to­ria de An­ge­la Mer­kel, que tam­bién eli­mi­nó con pa­ta­das ha­cia arri­ba a va­rios de sus opo­si­to­res pa­ra ha­cer­se con el con­trol.

«Una pre­si­den­cia no pue­de ac­tuar so­la, ne­ce­si­ta un fuer­te equi­po», di­jo AKK al pre­sen­tar al res­to de la di­rec­ti­va, en la que fi­gu­ran per­so­na­li­da­des tan con­ti­nuis­tas y fie­les a Mer­kel co­mo Vol­ker Bou­fier, Ju­lia Klöck­ner, Ar­min Las­chet o Ur­su­la von der Le­yen. A ex­cep­ción de Zie­miak, la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal bri­lla por su au­sen­cia. El úni­co fo­co de re­sis­ten­cia es el ala eco­nó­mi­ca del par­ti­do. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca de la CDU/CSU, Cars­ten Lin­ne­mann, se di­ri­gió ayer así al can­di­da­to fa­lli­do: «Frie­drich, te ne­ce­si­ta­mos, si­gue con no­so­tros». Y al igual que los re­pre­sen­tan­tes de la pa­tro­nal pre­sen­tes en el con­gre­so, fe­li­ci­tó a AKK con cier­ta frial­dad. Al­gu­nos de ellos se sir­vie­ron del apre­tón de ma­nos pa­ra re­cor­dar la ur­gen­cia de una re­for­ma fis­cal que ali­vie a las em­pre­sas.

El can­di­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo (PPE), el bá­va­ro Man­fred We­ber, ha lla­ma­do en Ham­bur­go a com­ba­tir a la ul­tra­de­re­cha «uni­dos» y a des­mar­car­se de las con­sig­nas po­pu­lis­tas. Se re­fe­ría a la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Alemania (AfD), que de­fi­nió co­mo «el par­ti­do del Bre­xit pa­ra nues­tro país». La fa­mi­lia con­ser­va­do­ra ale­ma­na «de­be man­te­ner­se uni­da» y «de­jar de la­do» sus di­fe­ren­cias in­ter­nas, aña­dió, en alu­sión a los di­sen­sos per­sis­ten­tes en­tre la CDU y su her­ma­na­da Unión So­cial­cris­tia­na de Ba­vie­ra (CSU) y pi­dien­do a sus co­rre­li­gio­na­rios de­fen­der «la es­ta­bi­li­dad» de la coa­li­ción de Gobierno en­tre el blo­que con­ser­va­dor de Mer­kel y sus so­cios so­cial­de­mó­cra­tas. «As­pi­ro a ser el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra di­ri­gir a Eu­ro­pa ha­cia un fu­tu­ro es­ta­ble», di­jo, an­tes de ci­tar al al­to en­deu­da­mien­to de Ita­lia y las co­rrien­tes ul­tra­de­re­chis­tas co­mo «los más gra­ves pro­ble­mas».

Y aún des­pués de de­jar la pre­si­den­cia del par­ti­do, Mer­kel ga­nó una ba­ta­lla más, la del res­pal­do al Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción de la ONU, que ca­li­fi­có co­mo «de in­te­rés na­cio­nal» y que fue res­pal­da­da por la ma­yo­ría de los de­le­ga­dos del con­gre­so. Con el do­cu­men­to ba­jo el bra­zo, Mer­kel via­ja hoy a Ma­rra­kech, don­de la ONU po­si­ble­men­te adop­ta­rá for­mal­men­te el tex­to.

Man­fred We­ber El can­di­da­to con­ser­va­dor del PPE se pre­pa­ra pa­ra su­ce­der a Junc­ker en la Co­mi­sión Eu­ro­pea

Mer­kel La can­ci­ller ga­nó una úti­ma ba­ta­lla, la del res­pal­do al Pac­to Mun­dial pa­ra la Mi­gra­ción de la ONU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.