«El fis­cal pre­ten­de anu­lar las elec­cio­nes y echar a Trump»

Ro­ger Sto­ne Ase­sor de Do­nald Trump

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - DAVID ALANDETE WAS­HING­TON

∑ Ro­bert Mue­ller es­tre­cha el cer­co so­bre Sto­ne in­te­rro­gan­do a una de­ce­na de co­la­bo­ra­do­res su­yos

En opinión de Do­nald Trump, en­tre las po­cas per­so­nas que que­dan en el mun­do con aga­llas se en­cuen­tra su ami­go, co­la­bo­ra­dor y con­fi­den­te Ro­ger Sto­ne. A sus 66 años, Sto­ne (Con­nec­ti­cut, 1952) ha tra­ba­ja­do pa­ra ca­si to­dos los pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos des­de Ri­chard Ni­xon, pe­ro a nin­guno le ha pro­fe­sa­do tan­ta de­vo­ción co­mo al ac­tual in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. Sto­ne ase­gu­ra, de he­cho, que fue él el pri­me­ro que le su­gi­rió a Trump que die­ra el salto a la po­lí­ti­ca ha­ce 30 años. Cuan­do el em­pre­sa­rio de­ci­dió ha­cer­lo, Sto­ne es­tu­vo a su la­do pa­ra guiar­le en el pan­ta­no­so mun­do de Was­hing­ton, que co­no­cía a la per­fec­ción.

El fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, que in­ves­ti­ga si Ru­sia se coor­di­nó con la cam­pa­ña de Trump pa­ra que es­te ga­na­ra las elec­cio­nes de 2016, ha es­tre­cha­do el cer­co so­bre Sto­ne en las pa­sa­das se­ma­nas, in­te­rro­gan­do a una de­ce­na de co­la­bo­ra­do­res su­yos. Su sos­pe­cha es que Sto­ne se coor­di­nó con Ju­lian As­san­ge, fun­da­dor de Wi­kileaks, an­tes de que es­te pu­bli­ca­ra in­for­ma­ción da­ñi­na so­bre Hi­llary Clin­ton. Sto­ne, que se ha pre­pa­ra­do pa­ra ser impu­tado, nie­ga ro­tun­da­men­te los car­gos y de­nun­cia ser víc­ti­ma co­la­te­ral de una cons­pi­ra­ción con­tra Trump. —Us­ted co­no­ce bien a Do­nald Trump. ¿Se pre­sen­ta­rá a la re­elec­ción? —El pre­si­den­te pue­de te­ner tan­to éxi­to a la ho­ra de apli­car sus pro­pues­tas elec­to­ra­les que pue­de dar por cum­pli­da su mi­sión. De mo­men­to, ya nos ha da­do una eco­no­mía muy ro­bus­ta, a la que ha sal­va­do del des­plo­me. Si si­gue re­for­zan­do la eco­no­mía en los pró­xi­mos dos años; si re­fuer­za nues­tras fron­te­ras, y si lo­gra reha­cer to­dos los acuer­dos de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, creo ho­nes­ta­men­te que pue­de de­cir «he he­cho Amé­ri­ca gran­de de nue­vo y aho­ra me voy a ju­gar al golf». —Ha­ce po­co se ha sa­bi­do que Ju­lian As­san­ge es­tá impu­tado aquí en EE.UU.. ¿Sa­be por qué? —Só­lo sé que As­san­ge ha­ce lo mis­mo que to­dos los pe­rio­dis­tas. ¿Por qué tie­ne que ser di­fe­ren­te de «The New York Ti­mes» o «The Was­hing­ton Post»? Los pe­rio­dis­tas re­ci­ben in­for­ma­ción, ve­ri­fi­can que sea cier­ta y la pu­bli­can. Ha­ce po­co he­mos vis­to aquí una pe­lí­cu­la muy exi­to­sa so­bre có­mo el «Post» pu­bli­có los pa­pe­les cla­si­fi­ca­dos del Pen­tá­gono. Uno no pue­de que­rer me­ter en la cár­cel a Ju­lian As­san­ge por lo mis­mo que hi­zo el Post en su día, que fue un ac­to de he­roís­mo pe­rio­dís­ti­co. —¿Fue us­ted el en­la­ce en­tre Do­nald Trump y Wi­kileaks? —De nin­gún mo­do. No. Eso es una fá­bu­la. —¿Sa­bía us­ted qué iba a fil­trar Wi­kileaks an­tes de que lo hi­cie­ra? —No. Lo que sa­bía me lo di­jo un in­for­man­te al que he iden­ti­fi­ca­do an­te la co­mi­sión de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. A prin­ci­pios de ju­lio de 2016 me di­jo que los do­cu­men­tos que As­san­ge te­nía eran im­por­tan­tes y sal­drían a la luz en oc­tu­bre. Des­pués se­guí los men­sa­jes de Wi­kileaks en Twit­ter, me con­fi­gu­ré una alerta pa­ra que Goo­gle me avi­sa­ra de to­das las no­ti­cias so­bre As­san­ge y leí ca­da en­tre­vis­ta que dio. —Sí avan­zó las fil­tra­cio­nes de Wi­kileaks. —Com­par­tí sin pa­rar en Twit­ter men­sa­jes so­bre las re­ve­la­cio­nes que anun­cia­ba Wi­kileaks pa­ra atraer la aten­ción de los me­dios y los vo­tan­tes. A eso se le lla­ma ha­cer po­lí­ti­ca. Si soy cul­pa­ble de al­go es de ha­cer po­lí­ti­ca. —A Ru­sia se la acu­sa de in­je­ren­cias en elec­cio­nes en Eu­ro­pa. ¿Cree que es cier­to? —Hay una gran di­fe­ren­cia en­tre la acu­sa­ción de que Ru­sia cons­pi­ró jun­to con la cam­pa­ña de Do­nald Trump pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de 2016 y la sos­pe­cha de in­je­ren­cias por par­te de Ru­sia. ¿Aca­so cree us­ted que no­so­tros no he­mos in­ter­fe­ri­do en elec­cio­nes ex­tran­je­ras? ¿No cree que in­flui­mos so­bre las úl­ti­mas elec­cio­nes is­rae­líes? ¿No cree que in­ver­ti­mos mu­cho di­ne­ro pa­ra que Bo­ris Yels­tin ga­na­ra en Ru­sia? Por fa­vor, sea­mos rea­lis­tas. —Us­ted lla­mó al pre­si­den­te en va­rias oca­sio­nes an­tes y des­pués de la cam­pa­ña elec­to­ral. —No, él me lla­mó a mí. —¿De qué ha­bla­ron? —Cuan­do te lla­ma el pre­si­den­te de EE.UU., él ha­bla y tú es­cu­chas. Des­de ha­ce tres años, ten­go por nor­ma no ha­blar so­bre los asun­tos que tra­ta­mos en esas con­ver­sa­cio­nes, pe­ro sí que pue­do de­cir que nun­ca he­mos ha­bla­do de Wi­kileaks o de lo que ha re­ve­la­do. Lo ven­go di­cien­do des­de ha­ce un año. —¿Ha­cia dón­de cree que se di­ri­ge el fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller? —Creo que su ob­je­ti­vo es anu­lar los re­sul­ta­dos de las pa­sa­das elec­cio­nes y echar al pre­si­den­te. —Es­tá pa­gan­do un al­to pre­cio por su amis­tad con Trump. —El pre­si­den­te nos es­tá sal­van­do del glo­ba­lis­mo y por eso va­le la pe­na. Nos ha ale­ja­do del duo­po­lio de los dos gran­des par­ti­dos y de los neo­con­ser­va­do­res que es­ta­ban lle­ván­do­nos a la rui­na. —No to­dos en el Gobierno pien­san co­mo us­ted. —Sin du­da, hay gen­te en el Gobierno con la que no es­toy de acuer­do. Y no siem­pre en­tien­do por qué Trump eli­ge pa­ra pues­tos cla­ve a hom­bres y mu­je­res que no vo­ta­ron por él, que no apo­yan sus po­lí­ti­cas y que no tie­nen co­mo prio­ri­dad el éxi­to de sus re­for­mas. —¿Quié­nes? —No voy a de­cir nom­bres. Los peo­res ya se han ido. [El exa­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal H.R.] McMas­ter, por ejem­plo. Adiós muy buenas. —¿Ha­bla aún con el pre­si­den­te? —No. Ha­ce tiem­po que no ha­blo con el pre­si­den­te. Co­mo sa­be, es­tá su­je­to a una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral.

Tras es­tas úl­ti­mas pa­la­bras, Sto­ne de­ja un si­len­cio. Fi­nal­men­te, su­su­rra: «¡Es bro­ma!», y, fiel a su es­ti­lo, rom­pe a reír.

Fil­tra­cio­nes Wi­kileaks Un in­for­man­te me di­jo que As­san­ge te­nía do­cu­men­tos im­por­tan­tes y sal­drían a la luz en oc­tu­bre

Ro­ger Sto­ne, ase­sor de Trump

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.