Co­lom­bia quie­re de­rri­bar la le­yen­da del «Pa­trón del mal»

∑ Mien­tras su viu­da se sien­te per­se­gui­da por su fan­tas­ma, Me­de­llín des­trui­rá uno de los ico­nos del ca­po

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - SU­SA­NA GAVIÑA MA­DRID

Vein­ti­cin­co años des­pués de su muer­te –se cum­plie­ron el 2 de di­ciem­bre– la figura de Pa­blo Es­co­bar, el que fue­ra el hom­bre más bus­ca­do de Co­lom­bia, lí­der del cár­tel de Me­de­llín, si­gue muy viva. A ello han con­tri­bui­do se­ries de te­le­vi­sión, do­cu­men­ta­les y li­bros –pu­bli­ca­dos por su her­mano, su hi­jo, una de sus aman­tes (Vir­gi­nia Va­lle­jo) y, aho­ra, su viu­da–. Si bien al­gu­nos han ser­vi­do de vehícu­lo pa­ra pe­dir per­dón a las víctimas, otros han ali­men­ta­do su le­yen­da.

Es­co­bar, el «Pa­trón del mal», bau­ti­za­do tam­bién en los ba­rrios más po­pu­la­res de Me­de­llín, co­mo el «Ro­bin Hood pai­sa», se ha con­ver­ti­do en una mar­ca que ha­ce ca­ja, y que ca­da año atrae a mi­les de tu­ris­tas que nu­tren los nu­me­ro­sos «nar­co­tours» –le­ga­les o no– que re­ca­lan en los lu­ga­res que for­ma­ron par­te de su vi­da. Uno de es­tos tours lle­gó a con­tar con un guía de ex­cep­ción, el her­mano del ca­po, Ro­ber­to Es­co­bar Ga­vi­ria, que ejer­ció co­mo con­ta­ble del cár­tel de Me­de­llín y que pa­só diez años en la cár­cel. Cons­cien­te del di­ne­ro que ge­ne­ra­ba la figura de su her­mano muer­to, creó en 2014 la com­pa­ñía Es­co­bar Inc. A tra­vés de ella, de­man­dó a Net­flix en 2017 por la se­rie «Nar­cos», por mil mi­llo­nes de dó­la­res, al con­si­de­rar­se he­re­de­ro de los de­re­chos de au­tor.

Apo­lo­gía de la cri­mi­na­li­dad

Fren­te a es­ta co­mer­cia­li­za­ción de la figura de Es­co­bar, Co­lom­bia es­tá in­ten­ta­do fre­nar esa apo­lo­gía en­te­rran­do la le­yen­da, al me­nos par­te de ella. El al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, con­fir­mó es­ta se­ma­na la fe­cha ele­gi­da –los pró­xi­mos 21 y 22 de fe­bre­ro– pa­ra de­mo­ler uno de las pa­ra­das em­ble­má­ti­cas de los «nar­co­tours», el edi­fi­cio Mó­na­co. Cons­trui­do por Pa­blo Es­co­bar en la dé­ca­da de los 80 del si­glo pa­sa­do, en pleno apo­geo de su im­pe­rio, vi­vió en él jun­to a su fa­mi­lia por tem­po­ra­das, has­ta que su­frió un aten­ta­do en 1988, pro­vo­ca­do por el cár­tel de Ca­li.

Pro­pie­dad del Es­ta­do, el edi­fi­cio de ocho plan­tas (la fa­mi­lia vi­vía en el áti­co) y si­tua­do en una lu­jo­sa zo­na de Me­de­llín, es­tá en la­men­ta­bles con­di­cio­nes, lo que no im­pi­de que to­dos los días sea vi­si­ta­do por gru­pos de tu­ris­tas. «Re­sul­ta in­creí­be que lle­guen tan­tos vi­si­tan­tes a la ciu­dad pa­ra ir a la tum­ba de Pa­blo Es­co­bar o al Edi­fi­cio Mó­na­co. Se les aca­bó la fies­ta por­que va­mos a de­rri­bar esa edi­fi­ca­ción y ahí va­mos a cons­truir un par­que en ho­nor a las víctimas de la vio­len­cia», sen­ten­ció el pa­sa­do mes de abril Gu­tié­rrez. «El Mó­na­co se ha con­ver­ti­do en un an­ti­sím­bo­lo, en un lu­gar don­de se le ha­ce apo­lo­gía a la cri­mi­na­li­dad, al te­rro­ris­mo», de­cla­ró en­ton­ces a Afp Ma­nuel Vi­lla, se­cre­ta­rio de la al­ca­día.

Ha­cien­da Ná­po­les

Pe­ro es­te ges­to no con­ven­ce a to­dos. «Ese lu­gar fue im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, co­mo tam­bién la Ha­cien­da Ná­po­les, que es un cen­tro tu­rís­ti­co im­por­tan­te. No sé cuál es la di­fe­ren­cia, ha­bría que pre­gun­tar­le al al­cal­de de Me­de­llín cuál es la di­fe­ren­cia en­tre el edi­fi­cio Mó­na­co y la Ha­cien­da Ná­po­les», ex­pli­ca­ba es­ta se­ma­na a ABC Vic­to­ria Eu­ge­nia He­nao, la viu­da del ca­po, con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción en Es­pa­ña de su li­bro «Pa­blo Es­co­bar: Mi vi­da y mi cár­cel» (Pe­nín­su­la). «El Es­ta­do co­lom­biano se apro­pió de to­das las pro­pie­da­des de Pa­blo Es­co­bar y me pa­re­ce que es­tá en to­do su de­re­cho. Pa­ra mí ya pa­só. Pe­ro lo que más me im­por­ta es que con es­tas pro­pie­da­des pue­dan re­sar­cir un po­co a las víctimas que su­frie­ron tan­ta gue­rra y tan­to ho­rror».

La Ha­cien­da Ná­po­les, de 3.000 hec­tá­reas y ad­qui­ri­da por Es­co­bar en 1978, fue don­de el ca­po ins­ta­ló un zoo, que le cos­tó va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, y don­de se­gún cuen­tan ate­rri­za­ban los avio­nes car­ga­dos de co­ca y de di­ne­ro. Ac­tual­men­te, la pro­pie­dad se ha con­ver­ti­do en un par­que te­má­ti­co –re­fe­ren­te en Ibe­roa­mé­ri­ca– que man­tie­ne al­gu­nas re­li­quias de la épo­ca en que fue ha­bi­ta­da por el nar­co y su fa­mi­lia. Un atrac­ti­vo más pa­ra los mi­les de vi­si­tan­tes que pa­san por él ca­da año y que pa­gan unos 29 dó­la­res por la en­tra­da, se­gún ex­pli­ca He­nao en su li­bro. En el par­que se en­cuen­tra tam­bién la vi­vien­da, prác­ti­ca­men­te de­rrui­da, en la que se pue­de ver un car­tel en el que Es­ta­do de Co­lom­bia re­cla­ma el éxi­to por ha­ber aca­ba­do con el ca­po.

He­nao ha tar­da­do años en rom­per su si­len­cio pa­ra ha­blar de su vi­da jun­to a Es­co­bar, cu­yo com­por­ta­mien­to de­fi­ne aho­ra, tras años de te­ra­pia, «co­mo el de un psi­có­pa­ta». Y ase­gu­ra que, a pe­sar de las in­fi­de­li­da­des y de la gue­rra que tu­vie­ron que su­frir, –el en­fren­ta­mien­to en­tre Es­co­bar y el Es­ta­do de Co­lom­bia, el cár­tel de Ca­li y los pa­ra­mi­li­ta­res los Pe­pes–, «yo no me po­día ir co­mo cual­quier es­po­sa en­ga­ña­da, con unos chi­cos a los que po­dían ma­tar a la vuel­ta de la es­qui­na. No po­día co­rrer ese ries­go».

He­nao, que tras la muer­te de su ma­ri­do se tras­la­dó a vi­vir a Bue­nos Ai­res con una nue­va iden­ti­dad, jun­to a sus hi­jos y su nue­ra, ac­tual­men­te se en­fren­ta a un se­gun­do pro­ce­sa­mien­to –el pri­me­ro fue so­bre­seí­do– en Ar­gen­ti­na, en es­ta oca­sión por blan­queo de di­ne­ro: «Ten­go la con­cien­cia tran­qui­la», afir­ma, mien­tras ase­gu­ra que es­ta per­se­cu­ción ju­di­cial es con­se­cuen­cia de su pa­sa­do. «El fan­tas­ma de Pa­blo Es­co­bar nos si­gue per­si­guien­do».

ABC

Es­ta­do ac­tual de la vi­vien­da de Es­co­bar en la Ha­cien­da Ná­po­les

ABC

Pis­ci­na del áti­co de Pa­blo Es­co­bar en el edi­fi­cio Mó­na­co. A la iz­quier­da, Vic­to­ria Eu­ge­nia He­nao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.