La pa­rro­quia que desafía al Gobierno

La igle­sia cal­vi­nis­ta de Bet­hel quie­re for­zar al Gobierno ho­lan­dés a cam­biar las re­glas de in­mi­gra­ción

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - EN­RI­QUE SERBETO EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A LA HA­YA

Si no se pro­du­ce un cam­bio brus­co, el día de Na­vi­dad se cum­pli­rán dos me­ses jus­tos des­de que la igle­sia cal­vi­nis­ta de Bet­hel en La Ha­ya aco­gió a la fa­mi­lia Tam­raz­yan, re­fu­gia­dos ar­me­nios que de­bía de ser de­por­ta­dos de Ho­lan­da. En la ca­lle don­de se en­cuen­tra es­ta mo­des­ta edi­fi­ca­ción ra­cio­na­lis­ta de los años vein­te en un ba­rrio de cla­se me­dia de la ca­pi­tal ho­lan­de­sa na­da in­di­ca que allí se es­tá ju­gan­do un pul­so for­mi­da­ble con el Gobierno y su nue­va po­lí­ti­ca de apli­ca­ción es­tric­ta de las le­yes de in­mi­gra­ción.

Siem­pre hay un miem­bro de la pa­rro­quia que se en­car­ga de abrir y ce­rrar las puer­tas pa­ra con­tro­lar el pa­so de los pa­rro­quia­nos que vie­nen a los ofi­cios re­gu­la­res, por­que si­gue sien­do una igle­sia y por­que su prin­ci­pal pro­tec­ción se ba­sa en man­te­ner per­ma­nen­te­men­te la ce­le­bra­ción del cul­to, pa­ra im­pe­dir que la Po­li­cía pu­die­ra en­trar le­gal­men­te en el re­cin­to a de­te­ner a los cin­co miem­bros de la fa­mi­lia, los pa­dres y los tres hi­jos, a los que la ley ho­lan­de­sa di­ce que hay que en­viar de vuel­ta a Ar­me­nia, el país del que hu­ye­ron ha­ce una dé­ca­da.

El re­ve­ren­do Theo Het­te­ma, es el res­pon­sa­ble de es­ta pa­rro­quia que an­tes de al­can­zar es­ta no­to­rie­dad no te­nía más agra­vios que el he­cho de que sus ve­ci­nos lu­te­ra­nos ten­gan un ór­gano me­jor y más bo­ni­to que el su­yo. Aho­ra es el úni­co que se pres­ta a ha­cer de­cla­ra­cio­nes de vez en cuan­do en la mis­ma ca­lle, con mu­cha cau­te­la, por­que sa­be que en cual­quier mo­men­to la si­tua­ción se le po­dría es­ca­par de las ma­nos. Al prin­ci­pio se be­ne­fi­cia­ron de la no­to­rie­dad que una ini­cia­ti­va co­mo es­ta ha re­co­gi­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro en­se­gui­da se die­ron cuen­ta de que no po­drían man­te­ner la si­tua­ción si el ejem­plo se ex­tien­de y la pe­que­ña ca­pi­lla se lle­na de gen­te que quie­re es­ca­par de las re­glas de in­mi­gra­ción o si se em­pie­zan a in­va­dir otras igle­sias a lo lar­go del país.

Por eso no de­ja pa­sar a los pe­rio­dis­tas ni si­quie­ra pa­ra que com­pro­be­mos que, en efec­to, los ofi­cios se su­ce­den per­ma­nen­te­men­te en la ca­pi­lla. «La Po­li­cía se fía de no­so­tros cuan­do de­ci­mos que hay una ce­le­bra­ción re­li­gio­sa en mar­cha» di­ce pa­ra jus­ti­fi­car es­ta tra­di­ción tan ho­lan­de­sa de te­ner las cor­ti­nas abier­tas pa­ra que des­de la ca­lle se pue­da ver el in­te­rior de la ca­sa.

Het­te­ma afir­ma que al prin­ci­pio es­te he­cho su­pu­so un se­rio desafío lo­gís­ti­co pa­ra el pu­ña­do de per­so­nas que com­po­ne la pa­rro­quia, que de­bían or­ga­ni­zar las co­sas y los tur­nos de los clé­ri­gos. Pe­ro a me­di­da que el es­fuer­zo ha cap­tu­ra­do la aten­ción de to­do el país, tam­bién se ha vuel­to más fá­cil de ma­ne­jar y aho­ra se su­ce­den ofi­cian­tes de mu­chas otras igle­sias cris­tia­nas, tan­to pro­tes­tan­tes co­mo ca­tó­li­cas, pa­ra man­te­ner en fun­cio­na­mien­to la ca­pi­lla. «Vie­nen has­ta sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos bel­gas», al­go que in­di­ca has­ta qué punto se ha desata­do una co­rrien­te de sim­pa­tía con el ca­so.

Cuan­do se le pre­gun­ta has­ta cuan­do po­drán aguan­tar con es­ta si­tua­ción res­pon­de que «mien­tras es­te­mos con­tri­bu­yen­do a un diá­lo­go en­tre el Gobierno y la so­cie­dad man­ten­dre­mos el ser­vi­cio per­ma­nen­te» en la ca­pi­lla. Y si tie­ne una idea de cuan­do pue­de ser eso es que «so­lo Dios lo sa­be». «No­so­tros le di­mos pro­tec­ción a la fa­mi­lia no por­que sean cris­tia­nos, sino por­que po­de­mos con­fiar en ellos. Pe­ro no po­de­mos ha­cer lo mis­mo por otros ca­sos sal­vo a tra­vés de la idea de que el re­sul­ta­do de es­ta ac­ción pue­da ayu­dar a otras fa­mi­lias en el fu­tu­ro». El Gobierno ho­lan­dés, por su par­te, di­ce que no co­men­ta ca­sos in­di­vi­dua­les, pe­ro la orien­ta­ción po­lí­ti­ca des­de que se for­mó la nue­va coa­li­ción ha­ce po­co más de un año no ayu­da en na­da a la fa­mi­lia Tam­raz­yan.

La vi­da de los pa­dres y sus tres hi­jos de 21, 19 y 14 años, to­dos per­fec­ta­men­te in­te­gra­dos has­ta aho­ra, se desa­rro­lla con cier­ta in­co­mo­di­dad «pe­ro con mu­cha ima­gi­na­ción» en un re­cin­to que nun­ca se pre­vió pa­ra ello. «No pue­den ir a cla­se, por­que en es­ta si­tua­ción si sa­lie­ran a la ca­lle la Po­li­cía los de­ten­dría in­me­dia­ta­men­te».

¿Has­ta cuán­do? «Mien­tras ayu­de al diá­lo­go en­tre el Gobierno y la so­cie­dad se­gui­rá el ser­vi­cio re­li­gio­so per­ma­nen­te»

ABC

El re­ve­ren­do Het­te­ma, en el por­tal de la igle­sia de Bet­hel en cu­yo in­te­rior se si­gue un cul­to per­ma­nen­te

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.