Trump afir­ma que Mé­xi­co «no pa­ga­rá el mu­ro con un che­que», sino con aran­ce­les

∑ En una vi­si­ta a la fron­te­ra, ame­na­za de nue­vo con de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia Trump ju­nior com­pa­ra a los in­mi­gran­tes con ani­ma­les en un zoo

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - DA­VID ALANDETE

Do­nald Trump vi­si­tó ayer la fron­te­ra con Mé­xi­co, a la que lle­gó con el pu­ño en al­to y anun­cian­do que pla­nea de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia pa­ra po­der mo­vi­li­zar fon­dos del Pen­tá­gono y cons­truir un mu­ro que le nie­gan los de­mó­cra­tas en el Ca­pi­to­lio. «Ten­go to­do el de­re­cho de de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia, de he­cho mis abo­ga­dos me han acon­se­ja­do que lo ha­ga», di­jo el pre­si­den­te de ca­mino a la fron­te­ra.

En el vue­lo de ca­si cua­tro ho­ras de Washington a Te­xas, Trump se hi­zo acom­pa­ñar en el avión Air For­ce One por va­rios mi­nis­tros, ase­so­res y abo­ga­dos de la Ca­sa Blan­ca, con los que ana­li­zó la po­si­bi­li­dad de apro­piar­se de fon­dos mi­li­ta­res pa­ra cons­truir el mu­ro, pa­ra el que ne­ce­si­ta un to­tal de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que el Pen­tá­gono dis­po­ne en prin­ci­pio pa­ra otros pro­yec­tos no aca­ba­dos.

Una reunión con los lí­de­res de­mó­cra­tas el miér­co­les en la sa­la de cri­sis de la Ca­sa Blan­ca aca­bó en me­nos de diez mi­nu­tos, con el pre­si­den­te dan­do un ma­no­ta­zo en la me­sa y de­jan­do a los de­más con la pa­la­bra en la bo­ca mien­tras se des­pe­día con un «bye bye». Los de­mó­cra­tas no ce­den, él no ce­de y la úni­ca op­ción que que­da, la úl­ti­ma de to­das, es de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia.

Si el pre­si­den­te lo de­cla­ra, co­mo hi­zo Geor­ge W. Bush tras los ata­ques te­rro­ris­tas de 2001 y el pa­so del hu­ra­cán Ka­tri­na en 2004, pue­de en­car­gar la­bo­res de cons­truc­ción al ejér­ci­to. En su pri­mer dis­cur­so te­le­vi­sa­do a la na­ción, el mar­tes por la no­che, Trump de­fi­nió la si­tua­ción en la fron­te­ra co­mo «una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y de se­gu­ri­dad».

Ayer aña­dió: «Si ten­go que de­cla­rar una emer­gen­cia na­cio­nal, lo ha­ré.

No ten­go du­da so­bre ello, lo ha­ré. Ten­go el de­re­cho de de­cla­rar­la. Do­nald Trump Jr., el pa­sa­do ju­lio El hi­jo de Do­nald Trump, que ha que­da­do a car­go de la em­pre­sa fa­mi­liar mien­tras su pa­dre es pre­si­den­te, com­pa­ró a los in­mi­gran­tes con ani­ma­les en un men­sa­je en re­des so­cia­les que pos­te­rior­men­te bo­rró. «¿Sa­béis por qué po­de­mos pa­sar­lo bien en los zoo­ló­gi­cos? Por­que los mu­ros fun­cio­nan», di­jo. Trump ju­nior pu­bli­có esas pa­la­bras en Instagram el mar­tes, mi­nu­tos des­pués de que su pa­dre pro­nun­cia­ra su pri­mer dis­cur­so te­le­vi­sa­do a la na­ción des­de el Des­pa­cho Oval, en el que de­fen­dió la ne­ce­si­dad de cons­truir el mu­ro con Mé­xi­co.

En su dis­cur­so, el pre­si­den­te di­jo: «Al­gu­nos di­cen que una ba­rre­ra es in­mo­ral. En­ton­ces, ¿por qué los po­lí­ti­cos adi­ne­ra­dos cons­tru­yen mu­ros, cer­cas y puer­tas al­re­de­dor de sus ho­ga­res? No cons­tru­yen mu­ros por­que odian a las per­so­nas que es­tán afue­ra, sino por­que aman a las per­so­nas que es­tán den­tro».

El hi­jo del pre­si­den­te fue más le­jos y en lu­gar de com­pa­rar a los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les con po­lí­ti­cos adi­ne­ra­dos, los sus­ti­tu­yó por ani­ma­les en el zoo­ló­gi­co. Des­pués de ser du­ra­men­te cri­ti­ca­do por po­lí­ti­cos y ana­lis­tas tan­to de iz­quier­da co­mo de de­re­cha, bo­rró el men­sa­je, que ya ha­bía si­do re­pro­du­ci­do mi­les de ve­ces en re­des so­cia­les a tra­vés de fo­to­gra­fías. Un por­ta­voz de Do­nald ju­nior emi­tió ayer un co­mu­ni­ca­do en el que di­jo que es­te só­lo que­ría «ilus­trar los pe­li­gros y la vio­len­cia que en­tran por unas fron­te­ras abier­tas». Es una me­di­da que fue apro­ba­da por el Con­gre­so. Otros pre­si­den­tes lo han usa­do. Al­gu­nos bas­tan­te a me­nu­do. Ten­go el de­re­cho to­tal de de­cla­rar una emer­gen­cia na­cio­nal. No lo he he­cho to­da­vía. Pue­do ha­cer­lo. Si es­to no fun­cio­na, pro­ba­ble­men­te lo ha­ré. Ca­si di­ría que lo ha­ré de­fi­ni­ti­va­men­te».

Trump se reunió ayer con agen­tes de po­li­cía fron­te­ri­za en la ba­se de McA­llen, en Te­xas, e ins­pec­cio­nó ma­te­rial re­qui­sa­do a in­mi­gran­tes ile­ga­les de­te­ni­dos tras cru­zar des­de Mé­xi­co: dos ri­fles de asal­to AR-15 y AK-47, tres pis­to­las Colt, una bol­sa con 360.000 dó­la­res y la­dri­llos de he­roí­na y me­tan­fe­ta­mi­nas. «Esa gen­te con­du­ce has­ta aquí con sus co­ches, por­que no hay se­gu­ri­dad y no hay mu­ro. Son co­ches enor­mes, muy po­de­ro­sos, me­jo­res de los que tie­ne nues­tra po­li­cía. Tra­fi­can con per­so­nas, traen a mu­je­res ata­das y la bo­ca ta­pa­da con cin­ta ais­lan­te. Traen miem­bros de ban­das cri­mi­na-

Trump ha­ce de­cla­ra­cio­nes a los me­dios jun­to a la fron­te­ra con Mé­xi­co

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.