Re­vir­tien­do la ca­be­zo­ne­ría na­cio­na­lis­ta, Ca­ta­lu­ña e In­gla­te­rra me­jo­ra­rían al ins­tan­te

UTO­PÍAS MASOCAS

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN -

Ave­ces los pue­blos y sus lí­de­res ex­tra­vían la brú­ju­la del sen­ti­do co­mún y de­ci­den sui­ci­dar­se, rá­pi­do o a pla­zos. Les ocu­rrió a los ale­ma­nes de en­tre­gue­rras, mar­chan­do ilu­sio­na­dos tras Hitler. Les pa­só a los ar­gen­ti­nos con el vi­rus ya en­dé­mi­co del pe­ro­nis­mo. Les su­ce­de a ca­ta­la­nes y bri­tá­ni­cos, que ha­ce tres años de­ci­die­ron pe­gar­se un tiro en el pie en nom­bre de sen­dos arre­ba­tos na­cio­na­lis­tas, fru­to de su com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad.

Pa­ra en­ten­der la ma­la idea que su­pu­sie­ron «pro­cés» y Bre­xit bas­ta una pre­gun­ta: ¿qué ocu­rri­ría si hoy mis­mo am­bos pla­nes que­da­sen en sus­pen­so y ca­ta­la­nes y bri­tá­ni­cos re­tor­na­sen a la cor­du­ra eco­nó­mi­ca y la so­li­da­ri­dad con sus ve­ci­nos? Ima­gi­ne­mos, aun­que es mu­cho ima­gi­nar en un fa­ná­ti­co, que To­rra asu­mie­se que la rup­tu­ra uni­la­te­ral ha re­sul­ta­do un ca­lle­jón sin sa­li­da y que el úni­co mo­do de de­fen­der sus ideas es a tra­vés del cau­ce cons­ti­tu­cio­nal, co­mo hi­zo Iba­rret­xe. No se­ría na­da ra­ro. En reali­dad es lo ci­vi­li­za­do y nor­mal en to­da de­mo­cra­cia re­gla­da: la lí­der es­co­ce­sa, Ni­co­la Stur­geon, es tan se­pa­ra­tis­ta co­mo To­rra y Jun­que­ras, pe­ro ja­más se le ocu­rri­ría sal­tar­se a la to­re­ra los arre­glos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra in­ten­tar pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia a la bra­va, co­mo ha ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña. Si la Ge­ne­ra­li­tat pu­sie­se en sus­pen­so el «pro­cés», Ca­ta­lu­ña co­men­za­ría a be­ne­fi­ciar­se al día si­guien­te. Sus gran­des fir­mas re­tor­na­rían. El gue­rra­ci­vi­lis­mo que las­tra la con­vi­ven­cia y en­ca­bro­na las dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res se mi­ti­ga­ría. La co­mu­ni­dad vol­ve­ría a pa­re­cer un des­tino in­tere­san­te pa­ra el ca­pi­tal, que hoy es­ca­pa de un lu­gar don­de unos ilu­mi­na­dos ame­na­zan con des­ga­jar­se trau­má­ti­ca­men­te de un gran país del pri­mer mun­do.

Otro tan­to su­ce­de en el Reino Uni­do. El ca­ra­jal del Bre­xit re­sul­ta des­co­ra­zo­na­dor. La fu­ga de fir­mas des­de la City a Frank­furt y Pa­rís es un he­cho. La di­vi­sa se ha de­va­lua­do, en­ca­re­cien­do la bol­sa de la com­pra y las va­ca­cio­nes-bi­co­ca en el con­ti­nen­te. El ca­pi­tal glo­bal ya no as­pi­ra a ins­ta­lar­se en Lon­dres, sino a es­ca­par de Lon­dres. La so­cie­dad es­tá ro­ta y en­vi­le­ci­da por un de­ba­te can­sino y es­té­ril, que en­fren­ta a jó­ve­nes (eu­ro­peís­tas) con sus abue­los (bre­xi­te­ros), a los más for­ma­dos (eu­ro­peís­tas), con la In­gla­te­rra de­pri­mi­da, que ha ele­gi­do a Bru­se­las co­mo chi­vo ex­pia­to­rio de su de­ca­den­cia. El sec­tor in­mo­bi­lia­rio se ha pe­ga­do un cos­ta­la­zo (bas­ta con ver los es­ca­pa­ra­tes de las in­mo­bi­lia­rias). El PIB ha pa­sa­do de cre­cer un 0,7% tri­mes­tral a so­lo un 0,1%. Ma­ña­na May lle­va­rá al Par­la­men­to su acuer­do de sa­li­da. Los po­li­tó­lo­gos va­ti­ci­nan que per­de­rá. Se ha­bla in­clu­so de un gol­pe par­la­men­ta­rio pa­ra des­po­jar al Eje­cu­ti­vo de la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va y en­tre­gár­se­la a los Co­mu­nes, que pa­sa­rían a di­ri­gir el Bre­xit. John Ma­jor, aquel pri­mer mi­nis­tro tory hi­jo de un tra­pe­cis­ta de mu­sic-hall, un ti­po prag­má­ti­co, pi­dió ayer abier­ta­men­te que se pos­pon­ga la sa­li­da, pre­vis­ta pa­ra el fi­nal de mar­zo, y se con­vo­que otro re­fe­rén­dum, que dé a ele­gir al pue­blo en­tre el acuer­do de May o se­guir co­mo miem­bros ple­nos.

A ve­ces, de ma­ne­ra mis­te­rio­sa, a pue­blos an­ta­ño mag­ní­fi­cos les da por aso­mar­se a un acan­ti­la­do... y sal­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.