Po­bre Es­pa­ña, en ma­nos de go­ber­nan­tes per­ver­sos (que son tam­bién pre­po­ten­tes e inep­tos)

INEPTO, PRE­PO­TEN­TE, PER­VER­SO

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN -

AFIR­MA­BA San­to To­más que el Go­bierno de­be con­fiar­se a quie­nes ex­ce­den en vir­tud e in­te­li­gen­cia al co­mún de los mor­ta­les. No hay go­bierno digno de tal nom­bre sin un sen­ti­do na­tu­ral de la je­rar­quía o una anuen­cia de los es­pí­ri­tus que re­co­no­ce y en­cum­bra a quien des­cue­lla so­bre los de­más. En­cum­brar lo que es de na­tu­ra­le­za in­fe­rior es siem­pre una mons­truo­si­dad; pe­ro aún en la mons­truo­si­dad hay gra­dos.

Los clá­si­cos dis­tin­guían tres ti­pos de go­ber­nan­tes da­ñi­nos; el inepto, el pre­po­ten­te y el per­ver­so. El go­ber­nan­te inepto es acha­que pro­pio de las mo­nar­quías, so­bre to­do si son he­re­di­ta­rias (pe­ro tam­bién de las elec­ti­vas, si quie­nes eli­gen son me­mos o ma­lin­ten­cio­na­dos). De vez en cuan­do, has­ta en las es­tir­pes más egre­gias, sur­ge un hom­bre dé­bil con po­cas do­tes de man­do, con po­cas lu­ces, con po­ca ener­gía, con po­ca ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio. Y a es­tos hom­bres, pre­ci­sa­men­te por­que tie­nen po­ca au­to­ri­dad, les gus­ta exa­ge­rar­la, del mis­mo mo­do que el hom­bre al­fe­ñi­que y pi­cha­flo­ja sue­le ser tam­bién el más ri­jo­so. Co­mo tie­nen la ín­ti­ma con­vic­ción de no me­re­cer el man­do, se vuel­ven man­do­nes y as­pa­ven­te­ros. Pe­ro sus as­pa­vien­tos dan más ri­sa que mie­do.

Mu­cho más te­mi­ble que el go­ber­nan­te inepto es el go­ber­nan­te pre­po­ten­te, que es acha­que pro­pio de dic­ta­du­ras. Al go­ber­nan­te pre­po­ten­te lo ca­rac­te­ri­za el ape­ti­to de po­der, el pla­cer de im­po­ner su vo­lun­tad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.