UNA RA­YA EN EL AGUA

ES­PE­RAR SEN­TA­DO A Sán­chez le su­je­ta la si­lla esa gen­te tan es­tu­pen­da, tan cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, tan dis­tin­ta de la de­re­cha ca­ver­ní­co­la

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

POR si tie­ne al­gu­na im­por­tan­cia el or­den de las co­sas, con­vie­ne re­cor­dar que fue Sán­chez el que co­men­zó alián­do­se con los ex­tre­mis­tas. Pre­ten­der que la mo­ción de cen­su­ra no fue un pac­to sino una con­co­mi­tan­cia pun­tual y es­tric­ta es un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia que ade­más pro­du­ce ri­sa. No só­lo fue una alian­za sino que el pre­si­den­te que­dó tan sa­tis­fe­cho que es­tá dis­pues­to a re­pe­tir­la, o a con­so­li­dar­la pac­tan­do el Pre­su­pues­to de 2019 con los in­de­pen­den­tis­tas ba­jo la sim­ple pre­mi­sa de que al na­cio­na­lis­mo siem­pre le irá me­jor con él en el po­der que con su al­ter­na­ti­va. Cuan­do el otro día acon­se­jó a los par­ti­dos de la de­re­cha que «es­pe­ren sen­ta­dos» las elec­cio­nes, no di­jo en su arranque de chu­le­ría quié­nes son los que le sos­tie­nen su pro­pia si­lla. Esa gen­te tan es­tu­pen­da, tan dia­lo­gan­te, tan cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, tan pre­sen­ta­ble y tan dis­tin­ta a los ca­ver­ní­co­las que van a ha­cer­se con el Go­bierno en An­da­lu­cía.

El ar­gu­men­to de con­vic­ción del pre­si­den­te pa­ra ce­rrar un acuer­do pre­su­pues­ta­rio es bien sen­ci­llo: o me ayu­dáis a mí o vie­nen los vo­xo­na­ros, los tri­fa­chi­tos y otros in­ge­nio­sos ape­la­ti­vos que su ga­bi­ne­te de pro­pa­gan­da le ha di­se­ña­do. Lo que su­ce­de, sin em­bar­go, es exac­ta­men­te lo con­tra­rio, que el au­ge de Vox tie­ne su ori­gen en la in­su­rrec­ción ca­ta­la­na y ha es­ta­lla­do an­te los tra­tos del PSOE con los au­to­res de ese gol­pe con­tra el Es­ta­do. Y que mien­tras más ex­plí­ci­to sea ese en­ten­di­mien­to, más fuer­te se­rá el vo­to de re­cha­zo y más ai­ra­da la có­le­ra del es­pa­ñol sen­ta­do. Pe­ro Sán­chez con­fía en que esa po­la­ri­za­ción mo­ti­ve a su elec­to­ra­do, que en los co­mi­cios an­da­lu­ces dio mues­tras de des­ga­na, re­nuen­cia o can­san­cio. Se va a pa­sar los pró­xi­mos me­ses in­vo­can­do a la ex­tre­ma de­re­cha co­mo es­pan­ta­jo, achi­can­do es­pa­cios de mo­de­ra­ción pa­ra bus­car una com­pe­ti­ción fren­tis­ta, un desafío ra­di­ca­li­za­do. La idea, tan asen­ta­da, de que las elec­cio­nes se ga­nan des­de el cen­tro ha ca­du­ca­do; va­mos a una ba­ta­lla de blo­ques, al vie­jo en­fren­ta­mien­to cai­ni­ta en­tre ban­dos.

Ésa es la con­se­cuen­cia de la lla­ma­da «nue­va po­lí­ti­ca» y sus pos­mo­der­nos po­pu­lis­mos sec­ta­rios: la re­su­rrec­ción de al­go tan an­ti­guo co­mo la go­yes­ca pe­lea a ga­rro­ta­zos que el com­pro­mi­so cons­ti­tu­cio­nal pa­re­cía ha­ber en­te­rra­do. El re­sur­gi­mien­to de los car­lis­tas, de las de­re­chas arris­ca­das y del co­mu­nis­mo fa­ná­ti­co, la nos­tal­gia trein­ta­ñis­ta de ai­res re­vo­lu­cio­na­rios, el re­torno a las dos Es­pa­ñas sim­bó­li­ca­men­te con­ju­ra­das al­re­de­dor de la mo­mia de Fran­co. To­do en­vuel­to, eso sí, en el ai­re fes­ti­vo y tri­vial de un es­pec­tácu­lo te­le­vi­sa­do. Nos di­ver­ti­mos mu­cho mien­tras el país se va al ca­ra­jo.

Y el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de esa suel­ta de de­mo­nios es­tá en­can­ta­do. La más­ca­ra se la qui­tó el sá­ba­do: hay que ol­vi­dar­se de las elec­cio­nes, que pien­sa se­guir to­can­do la li­ra, dan­do bar­zo­nes en el Fal­con y fun­dien­do la eco­no­mía con más im­pues­tos y más gas­to. Ar­dan Ro­ma y los ro­ma­nos que el po­der es­tá pa­ra dis­fru­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.