Pa­blo Ca­sa­do se rearma en Ma­drid co­mo trampolín pa­ra lle­gar a La Mon­cloa

∑El PP con­fía en que los re­sul­ta­dos de las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les del 26-M fuer­cen a Pe­dro Sán­chez a con­vo­car elec­cio­nes ge­ne­ra­les Ga­rri­do: «En po­lí­ti­ca sa­bes las re­glas del jue­go»

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - SA­RA MEDIALDEA

Ga­nar Ma­drid su­pu­so pa­ra el PP, en 1991, ini­ciar el ca­mino ha­cia La Mon­cloa. Pa­blo Ca­sa­do quie­re re­pe­tir la ges­ta: re­cu­pe­rar el Go­bierno de la ca­pi­tal y man­te­ner el de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma se­rá su trampolín ha­cia la Pre­si­den­cia del Go­bierno de Es­pa­ña. Pa­ra con­se­guir­lo, ha de­ci­di­do rear­mar ideo­ló­gi­ca­men­te a los can­di­da­tos, eli­gien­do un tic­ket elec­to­ral fiel­men­te ajus­ta­do a la nue­va lí­nea del PP post-Ra­joy: jó­ve­nes, fres­cos y con un dis­cu­so más con­ser­va­dor.

Isa­bel Díaz Ayu­so (can­di­da­ta a la Co­mu­ni­dad) y Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da (ca­be­za de lis­ta pa­ra el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid) fue­ron pre­sen­ta­dos ayer por Ca­sa­do, en un ac­to mul­ti­tu­di­na­rio en el que que­da­ron me­ri­dia­na­men­te cla­ros sus dos ob­je­ti­vos: fre­nar a Vox en la re­gión y ob­te­ner unos re­sul­ta­dos ta­les que fuer­cen a Pe­dro Sán­chez a la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ge­ne­ra­les. «El re­sul­ta­do de ma­yo tie­ne que ser de­ci­si­vo pa­ra que Sán­chez con­vo­que elec­cio­nes; es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio», in­sis­tía Pío Gar­cía-Es­cu­de­ro, pre­si­den­te del Se­na­do y del PP ma­dri­le­ño.

«Pi­co y pala»

Pa­blo Ca­sa­do es un hom­bre con me­mo­ria. Lo de­mos­tró ayer, al reivin­di­car an­te el au­di­to­rio la «es­cue­la del pi­co y pala» de Es­pe­ran­za Agui­rre, de la que en su día sa­lie­ron él mis­mo y tam­bién los can­di­da­tos que pre­sen­ta­ba, am­bos per­so­nas del en­torno ideo­ló­gi­co y ge­ne­ra­cio­nal y apues­tas per­so­na­les en las que se jue­ga par­te de su fu­tu­ro. Los de­fi­nió co­mo «la esen­cia de la pa­ta ne­gra del par­ti­do», y ellos se plan­tean con­ver­tir Ma­drid en el «di­que de con­ten­ción» de la iz­quier­da –co­mo di­jo Díaz Ayu­so– y ser la «pa­lan­ca de cam­bio pa­ra lle­gar a la Mon­cloa», en pa­la­bras del muy pre­ci­so Mar­tí­nez-Al­mei­da.

El pre­si­den­te po­pu­lar rei­vin­di­có las po­lí­ti­cas se­gui­das en la Co­mu­ni­dad de El pre­si­den­te re­gio­nal Án­gel Ga­rri­do, des­ban­ca­do de la ca­rre­ra elec­to­ral por de­ci­sión de su par­ti­do, fue el pri­me­ro en acu­dir en apo­yo de sus com­pa­ñe­ros. Ni un ges­to ni una pa­la­bra que re­fle­ja­ra crí­ti­ca o de­cep­ción sa­lió de su bo­ca: «En po­lí­ti­ca, uno sa­be las re­glas del jue­go». Re­co­no­ció que aun­que le hu­bie­ra gus­ta­do ser el de­sig­na­do, «creo que el par­ti­do tie­ne que ele­gir las per­so­nas que cree en ca­da mo­men­to que pue­den ga­nar, que es de lo que se tra­ta». Las pri­me­ras pa­la­bras en el ac­to de ayer fue­ron de agra­de­ci­mien­to a su la­bor, y las re­ci­bió emo­cio­na­do en me­dio de un pro­lon­ga­do aplau­so ge­ne­ral, con el au­di­to­rio en pie.

Ca­sa­do le ala­bó ha­ber­se pues­to al fren­te de la Co­mu­ni­dad «ba­jo cir­cuns­tan­cias muy com­pli­ca­das» y ase­gu­ró que con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do pa­ra el PP «por­que no es­ta­mos so­bra­dos de ta­len­to pa­ra pres­cin­dir de los me­jo­res». Ga­rri­do afir­mó que aún no ha de­ci­di­do so­bre su fu­tu­ro, pe­ro le en­can­ta­rá es­tar «don­de sea útil». Ma­drid du­ran­te los úl­ti­mos 20 años –los de go­bier­nos po­pu­la­res– fren­te a esos «so­cia­lis­tas anaf­ta­li­na­dos» que en­ca­be­za Pe­dro Sán­chez, «un men­ti­ro­so en el Go­bierno de Es­pa­ña» –por no con­vo­car elec­cio­nes, co­mo pro­me­tió. Ase­gu­ró que su par­ti­do se­rá el «di­que de con­ten­ción de los in­de­pen­den­tis­tas» y apo­ya­rá la «Es­pa­ña de los bal­co­nes», siem­pre ocu­pan­do «el cen­tro» y sin «mo­ver­se: se­gui­mos en el mis­mo si­tio de siem­pre», afir­mó.

«Es­ta­mos pre­pa­ra­dos» pa­ra ga­nar las elec­cio­nes, di­jo, y tam­bién pa­ra otra hi­pó­te­sis con más pro­ba­bi­li­da­des de pro­du­cir­se: es­ta­ble­cer go­bier­nos allí don­de no con­si­gan ma­yo­ría a tra­vés de pac­tos con «más par­ti­dos». Con­tra­pu­so la se­gu­ri­dad que su­po­ne el PP en es­te es­ce­na­rio fren­te al vo­to en­tre­ga­do a otros par­ti­dos –Vox apa­re­ce en las pe­sa­di­llas de to­dos los po­pu­la­res– que «no sa­ben lo que van a vo­tar, ni si su vo­to po­drá dia­lo­gar ni po­ner­se de acuer­do con nin­gún otro».

A los can­di­da­tos les acon­se­jó ir di­rec­to al co­ra­zón de los elec­to­res: no «en­re­dar­se» en den­sos pro­gra­mas elec­to­ra­les, sino ir «a lo esen­cial, a enamo­rar a la gen­te» con «un pu­ña­do de ideas».

25 años ga­nan­do

El ca­be­za de lis­ta pa­ra la ca­pi­tal, Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da, re­cor­dó a Car­me­na que «le que­dan 133 días co­mo al­cal­de­sa de Ma­drid». El je­fe de la opo­si­ción a la re­gi­do­ra se lan­zó a su pri­mer dis­cur­so co­mo can­di­da­to con la pa­sión que le ca­rac­te­ri­za, con un dis­cur­so sin un pa­pel –no los ne­ce­si­ta– en el que que re­cor­dó los 25 años de al­cal­des po­pu­la­res –Ál­va­rez del Man­zano, Ruiz-Ga­llar­dón y Ana Bo­te­lla– y pro­pu­so un Ma­drid «más li­bre» que se cen­tre en «las per­so­nas y no en la co­lec­ti­vi­dad» que de­fien­de Car­me­na.

Al­mei­da, abo­ga­do del Es­ta­do, re­cha­za el dis­cur­so del mie­do que se ha im­plan­ta­do en am­plios sec­to­res de su par­ti­do des­de la irrup­ción de Vox en las elec­cio­nes an­da­lu­zas: «Quie­nes tie­nen que te­ner mie­do son ellos; no­so­tros lle­va­mos 25 años ga­nan­do elec­cio­nes en Ma­drid», sos­tu­vo.

Lo­gró po­ner en pie al au­di­to­rio al mos­trar la fo­to de la al­cal­de­sa con Puig­de­mont, Jun­que­ras y Ro­me­va en el ac­to a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña ce­le­bra­do en un edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño: «En Ma­drid no vol­ve­rá a pro­du­cir­se la fo­to de una al­cal­de­sa con tres gol­pis­tas».

Tam­bién Díaz Ayu­so se en­fren­tó a su pri­me­ra apa­ri­ción co­mo can­di­da­ta con un men­sa­je cla­ro: «Ma­drid va a ser el mu­ro con­tra el in­de­pen­den­tis­mo, el po­pu­lis­mo y el sec­ta­ris­mo». Co­mo se en­car­gó de re­cor­dar, ella for­ma par­te de esa «ge­ne­ra­ción de la de­mo­cra­cia» y vie­ne a «ven­der» un PP mo­derno, fren­te al «co­mu­nis­mo ran­cio» de los que «van de nue­vos ri­cos» y han de­ja­do «su ba­rrio y sus ve­ci­nos de Va­lle­cas pa­ra ins­ta­lar­se en una man­sión mi­llo­na­ria».

Se nie­ga a que «nos quie­ran di­vi­dir en ri­cos y po­bres», y abo­mi­na del dis­cur­so fe­mi­nis­ta ra­di­cal por­que las mu­je­res, cree, «no que­re­mos que nos co­lec­ti­vi­cen en dé­bi­les, en po­bre­ci­llas; no ne­ce­si­ta­mos que nos di­ri­jan y que nos pro­te­jan esos lí­de­res de la iz­quier­da».

Al Ma­drid que ella quie­re pre­si­dir «no van a ve­nir Ote­guis; no va a ha­ber ac­tos pro­mo­vien­do an­ti­se­mi­tis­mo, odio ha­cia otros», pe­ro sí «apo­yo» a Ca­ta­lu­ña y fo­men­to «a la uni­dad de

So­bre Pe­dro Sán­chez, «un men­ti­ro­so en el Go­bierno» Ca­sa­do acu­sa al pre­si­den­te Sán­chez de ser «un men­ti­ro­so en el Go­bierno de Es­pa­ña» por no con­vo­car elec­cio­nes, co­mo pro­me­tió en la mo­ción de cen­su­ra

Di­que del in­de­pen­den­tis­mo El lí­der del PP quie­re que Ma­drid se con­vier­ta en el «di­que de con­ten­ción de los in­de­pen­den­tis­tas» y di­ce es­tar «en el mis­mo si­tio de siem­pre: el cen­tro»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.