«No me iden­ti­fi­co con Vox, sino con el PP y los va­lo­res que re­pre­sen­ta»

CAN­DI­DA­TO DEL PP A LA AL­CAL­DÍA DE MA­DRID ∑ El por­ta­voz po­pu­lar del Ayun­ta­mien­to tie­ne el ob­je­ti­vo de des­ban­car a Car­me­na de Ci­be­les y de­mos­trar a los vo­tan­tes per­di­dos que pue­den con­fiar en él y en la re­ge­ne­ra­ción del par­ti­do

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - TA­TIA­NA G. RI­VAS/MAR­TA R. DO­MIN­GO

Pa­blo Ca­sa­do con­si­de­ra­ba que a Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da (Ma­drid, 1975), es­te des­co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co, só­lo le fal­ta­ba el im­pul­so de re­ser­var­le la gran pla­za de la ca­pi­tal de Es­pa­ña pa­ra que su po­pu­la­ri­dad co­men­za­ra a dis­pa­rar­se. En el Pa­la­cio de Ci­be­les, el que fue­ra «nú­me­ro tres» en la lis­ta de Es­pe­ran­za Agui­rre, tie­ne el tra­ba­jo he­cho co­mo lí­der de la opo­si­ción, mar­can­do el pa­so a Ciu­da­da­nos, y de­rro­tan­do –tam­bién des­qui­cian­do– a sus ri­va­les en los de­ba­tes de la Cá­ma­ra ma­dri­le­ña.

Cuan­do es­te abo­ga­do del Es­ta­do co­gió las rien­das del gru­po mu­ni­ci­pal en abril de 2017 tras la sa­li­da de su men­to­ra, Agui­rre, pu­so con­tra las cuer­das al Go­bierno de Ma­nue­la Car­me­na, em­pren­dien­do ac­cio­nes ju­di­cia­les por mal­ver­sa­ción y pre­va­ri­ca­ción (Open de Te­nis, Bi­ci­mad), ca­sos aún no re­suel­tos en los tri­bu­na­les. Su iden­ti­dad es la apues­ta por la re­ge­ne­ra­ción del PP. Ase­gu­ra que su nom­bre no se ve­rá re­la­cio­na­do con la co­rrup­ción.

Por pri­me­ra vez en su vi­da, abre las puer­tas a la pren­sa de su es­pa­cio más ín­ti­mo, su do­mi­ci­lio. Lo ha­ce co­mo can­di­da­to ofi­cial pa­ra que los po­pu­la­res re­con­quis­ten el Pa­la­cio de Ci­be­les. Vi­ve en un sen­ci­llo áti­co de una ha­bi­ta­ción que com­pró a su fa­mi­lia en el dis­tri­to ma­dri­le­ño de Te­tuán, cer­ca del San­tia­go Ber­na­béu, en una ca­lle a la que Car­me­na le cam­bió el nom­bre en 2017 pa­ra cum­plir con la Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca. Allí, en su so­fá, a tra­vés del mó­vil, el pre­si­den­te del PP na­cio­nal le co­mu­ni­có el vier­nes: «Vas a ser el pró­xi­mo al­cal­de de Ma­drid». —¿Có­mo fue­ron los mi­nu­tos pre­vios a trans­mi­tir­le que era el ele­gi­do? —Han si­do días in­ten­sos. Uno tra­ta de ais­lar­se de los ru­mo­res y de se­guir cen­tra­do en su tra­ba­jo, que es lo que he he­cho a lo lar­go de to­dos es­tos me­ses de in­cer­ti­dum­bre. Cuan­do el pre­si­den­te na­cio­nal del par­ti­do lla­ma y te di­ce ‘‘vas a ser el pró­xi­mo al­cal­de de Ma­drid’’, pues ob­via­men­te lo que yo le res­pon­dí fue que era un ho­nor, una res­pon­sa­bi­li­dad y que iba a es­tar a la al­tu­ra de ese re­to.

—¿Ha­bía per­di­do la es­pe­ran­za des­pués de tan­tos me­ses de es­pe­ra? —No, no. Al fi­nal la cues­tión es­ta­ba más en la an­sie­dad de sa­ber que la de­ci­sión se iba a to­mar, que en pen­sar que ya no te­nía na­da que ha­cer. —¿Le di­je­ron quién era su com­pa­ñe­ra de ti­que?

—Me en­te­ré por la pren­sa cuan­do es­ta­ba yen­do ha­cia Gé­no­va. —¿Al­gu­nos me­dios le ca­li­fi­can, jun­to a Díaz Ayu­so, co­mo el ‘‘ala du­ra’’ del PP ¿Es ade­cua­da es­ta des­crip­ción?

—No. Creo que so­mos el per­fil que me­jor re­pre­sen­ta en es­tos mo­men­tos los prin­ci­pios y va­lo­res que se de­fien­den en el PP de Ma­drid y de Pa­blo Ca­sa­do. —¿Cree que con es­ta de­fi­ni­ción tra­tan de li­gar­les a Vox?

—Yo no me iden­ti­fi­co con Vox, sino con el PP y los va­lo­res que re­pre­sen­ta. Si quie­ren pue­den en­ca­si­llar­nos, pe­ro eso res­pon­de a un in­te­rés par­ti­cu­lar de ven­der una ima­gen irreal. Isa­bel [Díaz Ayu­so, can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid] y yo no he­mos si­do ele­gi­dos por ser cer­ca­nos a Vox ni por po­der en­ten­der­nos con ese par­ti­do, sino por­que per­so­ni­fi­ca­mos los va­lo­res y prin­ci­pios que quie­re pro­yec­tar el PP en Ma­drid, en la ciu­dad y en la Co­mu­ni­dad. —¿Co­mul­ga con los prin­ci­pios de Vox? —No co­mul­go con Vox en el mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial. No es vá­li­do. En se­gun­do lu­gar, el dis­cur­so en ma­te­ria de in­mi­gra­ción ile­gal es exa­ge­ra­do. La in­mi­gra­ción tie­ne que ser le­gal, or­de­na­da y vin­cu­la­da a un con­tra­to de tra­ba­jo, pe­ro en cier­ta ma­ne­ra es­tá agi­tan­do un fan­tas­ma de mie­do co­mo re­cla­mo pa­ra la in­mi­gra­ción ile­gal. Ya no es que es­té ge­ne­ran­do un am­bien­te con­tra los ile­ga­les, es que lo va a aca­bar pro­vo­can­do con­tra los le­ga­les. La me­jor prue­ba de la se­rie­dad de Vox en ma­te­ria de in­mi­gra­ción es lo que ase­gu­ra en su pro­gra­ma: va a crear un mu­ro in­fran­quea­ble en Ceuta y Me­li­lla. No hay mu­ro in­fran­quea­ble. ¿Y en el mar? ¿Lo van a crear en el Estrecho pa­ra que no lle­guen las pa­te­ras? Tam­po­co com­par­to en ab­so­lu­to su pos­tu­ra res­pec­to a la Unión Eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.