EMILIANO GAR­CÍA-PA­GE

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - JUAN CA­SI­LLAS

Sa­be­dor de que pue­de ne­ce­si­tar a Ciu­da­da­nos pa­ra man­te­ner la pre­si­den­cia de Cas­ti­lla-la Man­cha, Pa­ge ha he­cho gui­ños a Rivera, de quien di­jo que «po­dría ser per­fec­ta­men­te del PSOE, al me­nos del PSOE en el que yo me afi­lié» Tie­ne una vi­sión de la uni­dad de Es­pa­ña y de las ce­sio­nes al in­de­pen­den­tis­mo com­pa­ti­bles con Cs, par­ti­do que en bo­ca de su nú­me­ro dos, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, ha in­clui­do a Ara­gón en­tre los lu­ga­res don­de po­dría pac­tar con el PSOE El pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra ha de­ja­do al­gu­na vez la puer­ta abier­ta a un pac­to con Cs. Tras los co­mi­cios del 20-D (2015), ya plan­teó a Sán­chez un pac­to a tres ban­das con Po­de­mos y los de Rivera. da­nos con una «in­vo­lu­ción» de­mo­crá­ti­ca.

Fue pre­ci­sa­men­te el an­ti­guo al­cal­de de San Se­bas­tián el que ha­ce unos días plan­tea­ba que las po­si­cio­nes que re­pre­sen­ta­ba Gar­cía-Pa­ge y Ja­vier Lam­bán po­dían lle­gar a ser «des­lea­les» y no re­pre­sen­ta «a mu­chos so­cia­lis­tas».

El pre­si­den­te del Go­bierno pa­re­ce tam­bién de­ter­mi­na­do a ca­mi­nar en esa di­rec­ción. Por aho­ra. En su re­cien­te en­tre­vis­ta con la Agen­cia EFE el pre­si­den­te del Go­bierno afir­ma­ba que­rer re­pre­sen­tar al li­be­ra­lis­mo que, se­gún él, «ha de­ja­do huér­fano Ciu­da­da­nos».

Al­gu­nos an­ti­guos di­ri­gen­tes del par­ti­do, que su­frie­ron en car­ne pro­pia las iras del san­chis­mo cuan­do las ba­ses los acu­sa­ban de trai­ción por de­fen­der la abs­ten­ción al PP, se pre­gun­tan aho­ra, con cier­to des­dén, «¿qué van a ha­cer cuan­do Ciu­da­da­nos sea su úni­ca op­ción pa­ra man­te­ner el po­der?»

El por­ta­voz Ábalos

Cons­cien­te de ello el pro­pio Ábalos, que co­mo prin­ci­pal por­ta­voz es­tá asu­mien­do mu­chos de los ata­ques a Ciu­da­da­nos, in­ten­tó evi­tar es­ta se­ma­na una rup­tu­ra to­tal. Y en un equi­li­brio en­tre los ba­ro­nes y los ata­ques a Rivera de­jó abier­ta la puer­ta a al­can­zar acuer­dos con Ciu­da­da­nos des­pués de ma­yo «siem­pre en fun­ción de las po­lí­ti­cas».

Gran par­te del po­der ins­ti­tu­cio­nal del PSOE pue­de de­pen­der de los pac­tos con la for­ma­ción na­ran­ja. Sin du­da es­ta se­rá la te­sis que se im­pon­drá lle­ga­do el ca­so, pe­ro otro di­ri­gen­te san­chis­ta de­ja cla­ro que las pri­ma­rias de 2017 que im­pul­sa­ron a Pe­dro Sán­chez mos­tra­ron que el ca­mino es «a la iz­quier­da» y se con­si­de­ra a Ciu­da­da­nos «in­com­pa­ti­ble» con las po­lí­ti­cas que de­ben plas­mar los so­cia­lis­tas. «Es­ta­mos en la rec­ta fi­nal de la pur­ga que la ac­tual di­rec­ción de IU ha he­cho», así de con­tun­den­te se mos­tró ayer Iz­quier­da Abier­ta (IzAb), for­ma­ción in­te­gra­da en IU y de la que for­ma par­te Gaspar Lla­ma­za­res, tras anun­ciar­se la es­pe­ra­da aper­tu­ra de ex­pe­dien­te so­bre es­te y otros dos de sus com­pa­ñe­ros –Jo­sé Al­ber­to No­voa y Arant­xa Az­ma­rra–. Los des­en­cuen­tros en­tre el ac­tual coor­di­na­dor fe­de­ral de IU, Al­ber­to Gar­zón, y dos his­tó­ri­cos de la coa­li­ción co­mo el pro­pio Lla­ma­za­res y Ca­yo La­ra han si­do cons­tan­tes des­de la con­fluen­cia con Po­de­mos pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2016.

El úl­ti­mo con­flic­to en­tre Lla­ma­za­res y la Coor­di­na­do­ra Fe­de­ral de IU, su ór­gano de di­rec­ción, es­ta­lló cuan­do el pri­me­ro hi­zo pú­bli­ca su in­ten­ción de con­cu­rrir a los co­mi­cios de ma­yo de 2019 jun­to al ex­juez Bal­ta­sar Gar­zón con un nue­vo par­ti­do, Ac­túa, que pre­ten­de huir, en­tre otras co­sas, del flir­teo con el in­de­pen­den­tis­mo man­te­ni­do por Uni­dos Po­de­mos. En el ac­to de pre­sen­ta­ción de la nue­va for­ma­ción, el pa­sa­do 15 de di­ciem­bre, Lla­ma­za­res ten­dió en vano la mano a IU pa­ra fu­tu­ros acuer­dos elec­to­ra­les. Des­de la di­rec­ción de IU se afe­rran a los es­ta­tu­tos pa­ra en­co­nar el en­fren­ta­mien­to per­so­nal en­tre Lla­ma­za­res y Al­ber­to Gar­zón, y tra­tan de for­zar su sa­li­da es­gri­mien­do que nin­gún miem­bro de IU pue­de com­pe­tir elec­to­ral­men­te con­tra la coa­li­ción.

Una fal­ta «muy gra­ve»

JA­VIER LAM­BÁN

GUI­LLER­MO FER­NÁN­DEZ VA­RA

En la vo­ta­ción del in­for­me ela­bo­ra­do por la Se­cre­ta­ría de Or­ga­ni­za­ción de IU, en el que se acu­sa a Lla­ma­za­res de in­cu­rrir en una fal­ta «muy gra­ve», el 96 por cien­to de los pre­sen­tes en la di­rec­ción se mos­tró a fa­vor de abrir con­tra él un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio. Al­ber­to Gar­zón, tras la pues­ta de lar­go de Ac­túa, so­lo tar­dó dos días en avi­sar a Lla­ma­za­res de que co­me­tía «trans­fu­guis­mo» po­lí­ti­co, lo que pro­vo­có que es­te di­mi­tie­se el 24 de di­ciem­bre de to­dos sus car­gos en la di­rec­ción, pe­ro no co­mo por­ta­voz en As­tu­rias, don­de man­tie­ne su «com­pro­mi­so» con sus elec­to­res.

IzAb, que no acu­dió a la «reunión de lin­cha­mien­to» de es­te do­min­go, de­nun­ció que no se re­co­gen sus ale­ga­cio­nes, por lo que se ne­gó a par­ti­ci­par en «es­te pa­ri­pé» de la di­rec­ción. La for­ma­ción se si­túa aho­ra en la «re­cons­truc­ción de la iz­quier­da» y en la mo­vi­li­za­ción de un sec­tor «ca­da vez más huér­fano». Lla­ma­za­res, su co­por­ta­voz, te­nía cla­ro ya es­te sá­ba­do su lu­gar en IU: «En la ca­pi­lla, yo es­toy en la ca­pi­lla».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.