De­tie­nen a seis oku­pas por el fue­go con tres muer­tos de Ba­da­lo­na

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - J. HIE­RRO

La prin­ci­pal hi­pó­te­sis que ma­ne­ja­ban los in­ves­ti­ga­do­res so­bre el ori­gen del in­cen­dio mor­tal de Ba­da­lo­na se ha con­fir­ma­do: el fue­go en el edi­fi­cio que la vís­pe­ra de Re­yes se co­bró la vi­da de tres ve­ci­nos lo pro­vo­có una so­bre­car­ga por el «pin­cha­zo» ile­gal de los oku­pas del pri­me­ro. Por eso, los Mos­sos de­tu­vie­ron a los seis mo­ra­do­res de la vi­vien­da, de na­cio­na­li­dad ru­ma­na. Cua­tro hom­bres y dos mu­je­res que que­da­ron en li­ber­tad con car­gos.

Se­gún in­for­mó ayer la po­li­cía ca­ta­la­na en un co­mu­ni­ca­do, a los arres­ta­dos se les atri­bu­yen los su­pues­tos de­li­tos de ho­mi­ci­dio por im­pru­den­cia gra­ve –por las tres muer­tes–; le­sio­nes por im­pru­den­cia gra­ve –hu­bo cin­co he­ri­dos gra­ves–, da­ños im­pru­den­tes; de­frau­da­ción del ten­di­do eléc­tri­co –por el «pin­cha­zo» y un de­li­to más de ocu­pa­ción de in­mue­bles.

Las pes­qui­sas de los Mos­sos han cons­ta­ta­do que la cau­sa del in­cen­dio tu­vo un ori­gen eléc­tri­co. El fue­go se ini­ció en el cua­dro eléc­tri­co del pi­so oku­pa, en la pri­me­ra plan­ta. Se ha­bían ma­ni­pu­la­do los ele­men­tos de pro­tec­ción y con­trol de la po­ten­cia, lo que de­ri­vó en una so­bre­car­ga en la red. El fue­go y el hu­mo se pro­pa­ga­ron de for­ma vi­ru­len­ta por las diez plan­tas de es­ta fin­ca del ba­rrio ba­da­lo­nés de Sant Roc, co­brán­do­se la vi­da de una an­cia­na del no­veno y de dos pa­quis­ta­níes del oc­ta­vo. Las con­clu­sio­nes de los Mos­sos co­rro­bo­ran la ver­sión de los ve­ci­nos que, tras el trá­gi­co su­ce­so, ex­pli­ca­ron que los mo­ra­do­res te­nían mul­ti­tud de apa­ra­tos co­nec­ta­dos a una red ile­gal.

Por eso, los Mos­sos d’Es­qua­dra de­tu­vie­ron a los seis oku­pas en­tre el jue­ves y el vier­nes. El sá­ba­do, tres de los hom­bres pa­sa­ron a dis­po­si­ción ju­di­cial y el juez los de­jó en li­ber­tad con car­gos. Las otras tres per­so­nas –un hom­bre y dos mu­je­res– ha­bían que­da­do ya en li­ber­tad en se­de po­li­cial y es­tán a la es­pe­ra de que las ci­te el juez.

Es­te ti­po de ma­ni­pu­la­cio­nes son fre­cuen­tes en el ba­rrio, se­gún di­ver­sos tes­ti­mo­nios, que ad­vier­ten que lo que la ma­ña­na del 5 de enero su­ce­dió en el nú­me­ro 244 de la ave­ni­da Mar­qués de Mont-roig po­drían re­pro­du­cir­se en otros blo­ques. Se­gún los ve­ci­nos, en al­gu­nos ca­sos es­tos «pin­cha­zos» ile­ga­les lo ha­cen quie­nes su­fren po­bre­za ener­gé­ti­ca –to­man ellos la ini­cia­ti­va en de for­ma frau­du­len­ta en lu­gar de re­cu­rrir a ayu­das ins­ti­tu­cio­na­les– y, otras ve­ces, las ins­ta­la­cio­nes son des­ti­na­das a cul­ti­vos clan­des­ti­nos de ma­rihua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.