La mu­sa se­cre­ta de Bor­ges

∑Fue la des­ti­na­ta­ria de sus «Dos poe­mas in­gle­ses» y po­dría ha­ber ins­pi­ra­do, se­gún las pes­qui­sas del ar­tis­ta Bony Bull­rich, a la Bea­triz Vi­ter­bo de «El Aleph»

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - INÉS MAR­TÍN RO­DRI­GO

Con Jor­ge Luis Bor­ges (18991986) na­da es ca­sual. En él se im­po­ne la cau­sa­li­dad, a tra­vés de las in­ce­san­tes pis­tas que fue de­jan­do en to­dos sus tex­tos. Y, sin em­bar­go, su obra, bri­llan­te, in­men­sa, in­mor­tal, es­tá re­ves­ti­da de un mis­te­rio que no ha­ce más que agran­dar el mi­to. A ca­da nue­va lec­tu­ra, un des­cu­bri­mien­to, la cer­te­za de al­go que, al prin­ci­pio, ni se in­tu­yó. Eso le pa­só al ar­tis­ta ar­gen­tino Bony Bull­rich (Bue­nos Ai­res, 1964), quien, tras dé­ca­das de ob­se­si­va lec­tu­ra de «El Aleph» (1949), ha­ce unos me­ses dio con la po­si­ble iden­ti­dad de Bea­triz Vi­ter­bo, su pro­ta­go­nis­ta. Aun­que Bor­ges le con­tó a Ma­ría Est­her Váz­quez, una de sus bió­gra­fas, que una de las tres mu­je­res que ins­pi­ra­ron el per­so­na­je es­ta­ba vi­va, el es­cri­tor nun­ca qui­so re­ve­lar quién era.

Se­gún Bull­rich, «“El Aleph” es una fo­to­co­pia ima­gi­na­ria de la his­to­ria clí­ni­ca de Bea­triz Bibiloni», a la que Bor­ges de­di­có los «Dos poe­mas in­gle­ses», es­cri­tos en 1934 y que in­clu­yen al­gu­nos de su ver­sos más her­mo­sos y sen­sua­les: «Te ofrez­co ese nú­cleo de mí mis­mo que he sal­va­do, de al­gún mo­do: ese co­ra­zón que no co­mer­cia con pa­la­bras, que no tra­fi­ca con sue­ños, y que no ha si­do to­ca­do por el tiem­po, por el jú­bi­lo, por las ad­ver­si­da­des». En vi­da, Bor­ges no qui­so que se tra­du­je­ran. Quién sa­be por qué. El ca­so es que Bibiloni es­ta­ba ca­sa­da.

«El ha­llaz­go fue un ac­ci­den­te en mi vi­da, ya que siem­pre atri­buí “El Aleph” a Es­te­la Can­to o Ele­na Al­vear. Ha­ce unos me­ses, pu­se en un Ex­cel to­dos los di­chos so­bre Bibiloni, y to­do cam­bió», re­co­no­ce el ar­tis­ta, nie­to de nues­tra pro­ta­go­nis­ta. He aquí las «coin­ci­den­cias» en­tres am­bas mu­je­res, en pa­la­bras de Bull­rich y con las fra­ses es­cri­tas por Bor­ges en el cuen­to en­tre­co­mi­lla­das: «Cuan­do era jo­ven, Bea­triz Bibiloni “te­nía lar­gas y afi­la­das ma­nos, era le­ve­men­te in­cli­na­da y ha­bía en su an­dar, si el oxí­mo­ron es to­le­ra­ble, una co­mo gra­cio­sa tor­pe­za”. No na­ció en “In­ver­nes”, pe­ro «His­to­ria uni­ver­sal de la in­fa­mia» (1935), el pri­mer li­bro de re­la­tos de Bor­ges, es­ta­ba de­di­ca­do a una mis­te­rio­sa mu­jer cu­yas ini­cia­les eran I.J. En la se­gun­da edi­ción (1954), reem­pla­za a I.J. por una no me­nos des­co­no­ci­da S.D. Se­gún Bor­ges con­tó a Es­te­la Can­to, S.D. era Sa­ra Diehl, pe­ro «to­dos sus bió­gra­fos se die­ron por ven­ci­dos» con la iden­ti­dad de I.J. Un día, bus­can­do in­for­ma­ción so­bre Sa­ra Diehl, Bony Bull­rich con­sul­tó su ár­bol ge­nea­ló­gi­co: se lla­ma­ba Sa­ra Isa­bel Jo­se­fi­na Diehl. «¡I. J. es Isa­bel Jo­se­fi­na. Siem­pre fue la mis­ma! Es­ta­ba ca­sa­da y, pa­ra pro­te­ger­la, Bor­ges pu­so las ini­cia­les del me­dio. En 1954, mu­rió su ma­ri­do y lo

cam­bió».

de chi­ca le de­cían “la in­gle­sa”. Te­nía “una vio­len­ta ca­be­lle­ra, al­ti­vo cuer­po, y un cán­cer en el pe­cho”. Por si fue­ra po­co, “un ém­bo­lo” (ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar) la trans­for­mó en “la re­li­quia atroz de lo que de­li­cio­sa­men­te ha­bía si­do” pa­ra Bor­ges en su ju­ven­tud. Ade­más, es­tá la “aba­rro­ta­da sa­li­ta”, un cuar­to que era así por­que, tras su­frir el de­rra­me, ya no le in­tere­sa­ba más lo es­té­ti­co, só­lo lo que ne­ce­si­ta­ba. Y, so­bre to­do, “ha­bía en ella ne­gli­gen­cias, dis­trac­cio­nes, des­de­nes, ver­da­de­ras cruel­da­des, que tal vez re­cla­ma­ban una ex­pli­ca­ción pa­to­ló­gi­ca”. Son tan­tas las re­fe­ren­cias a ella...».

Mu­jer es­pec­ta­cu­lar

Bibiloni na­ció en Bue­nos Ai­res el 20 de no­viem­bre de 1902. Su ma­dre, Ma­ría Webs­ter, fue la res­pon­sa­ble de su edu­ca­ción y de que ma­ne­ja­ra tan bien el es­pa­ñol co­mo el in­glés (¿en­tien­den aho­ra por qué Bor­ges, «Geor­gie» pa­ra ella, es­cri­bió aque­llos ver­sos en el idio­ma de La ar­gen­ti­na Bea­triz Bibiloni, en una ima­gen de ju­ven­tud Sha­kes­pea­re?). Her­mo­sa, de­por­tis­ta, cul­ta, in­te­lec­tual, en­can­ta­do­ra, Bibiloni en­can­di­ló a la so­cie­dad de la épo­ca, Bor­ges in­clui­do, aun­que ter­mi­nó ca­sán­do­se con el abo­ga­do «Ti­to» Bull­rich. Ce­le­bra­ron su lu­na de miel a bor­do del tras­atlán­ti­co «Cap. Ar­co­na», don­de, se­gún re­cuer­da El­vi­ra Cor­ba­lán, cui­da­do­ra de Bibiloni, fue des­cri­ta por el ca­pi­tán co­mo «la mu­jer más es­pec­ta­cu­lar que ha­bía via­ja­do ja­más en los bar­cos de la lí­nea Ale­ma­na Ham­burg Süd». Bull­rich ex­pli­ca que «ese fue el mo­men­to en el que Bor­ges es­tu­vo enamo­ra­do de ella, pe­ro Bea­triz só­lo le mi­ra­ba co­mo ami­go, aun­que le que­ría mu­cho». El tiem­po iba pa­san­do y, «al­re­de­dor de los años cua­ren­ta», Bibiloni su­frió el pri­mer ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar de los tres que ten­dría. «Le die­ron la ex­tre­maun­ción, pe­ro, mi­la­gro­sa­men­te, al día si­guien­te se des­per­tó y so­bre­vi­vió cin­cuen­ta años más», re­cuer­da su nie­to, aun­que «ya no era la mis­ma».

Ese es el per­so­na­je, ya en­fer­mo, las­tra­do por la em­bo­lia, que apa­re­ce en los dia­rios de Bioy Casares, que ti­tu­ló «Bor­ges» (2006) y que, se­gún Bull­rich, son ejem­plo de la «pos­ver­dad» y «po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos». «Con fra­ses ais­la­das, cons­tru­ye per­so­na­jes, in­clu­so con Bea­triz Bibiloni. Ella ado­ra­ba a Bor­ges y te­nía to­da la con­fian­za con él. Le de­cía to­dos los dis­pa­ra­tes ha­bi­dos y por ha­ber y, des­pués, Bor­ges iba a co­mer con Bioy y se lo con­ta­ba. Le con­ta­ba que cuan­do es­ta­ba muy me­di­ca­da se caía de las es­ca­le­ras, que creía que es­ta­ba en

«Se co­no­cie­ron en su ju­ven­tud. Él se enamo­ró, pe­ro ella só­lo le mi­ra­ba co­mo ami­go»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.