Vi­to­lo ilu­mi­na al Atlético

∑ Bri­llan­te triun­fo del equi­po de Si­meo­ne an­te el Le­van­te, con el ca­na­rio en plan es­te­lar

ABC (1ª Edición) - - 52 ABC DEPORTE DEL LIGA SANTANDER - JO­SÉ CAR­LOS CARABIAS

En ho­ra­rio de ca­fé y crois­sant, 12 de la ma­ña­na de do­min­go con frío in­ten­so en Ma­drid, el Atlético ofre­ció a su gen­te al­gu­nos de los me­jo­res mi­nu­tos del cur­so. Un 1-0 que na­da tu­vo que ver con otros gua­ris­mos si­mi­la­res cap­tu­ra­dos por la mí­ni­ma, pi­dien­do la ho­ra y gra­cias. La se­sión fue lu­mi­no­sa, gra­ti­fi­can­te y ple­na. Ju­gó muy bien el Atlético, al fút­bol rá­pi­do, pun­zan­te y com­bi­na­ti­vo que no siem­pre apa­re­ce. Y se desa­yu­nó al Le­van­te en una ma­ña­na vir­tuo­sa de Vi­to­lo.

Un pri­mer ac­to an­te el Le­van­te que re­cor­dó la esen­cia del cho­lis­mo, ese es­pí­ri­tu que ha con­tri­bui­do a ele­var al club más allá de las fron­te­ras ima­gi­na­bles. Brío, ener­gía, pre­sen­cia, per­so­na­li­dad… Ese ta­lan­te gue­rre­ro mez­cla­do con la téc­ni­ca.

Los ju­ga­do­res del Le­van­te ex­pe­ri­men­ta­ron esa des­agra­da­ble sen­sa­ción de me­dir­se al Atlético y sus cir­cuns­tan­cias. Cual­quie­ra de ellos siem­pre te­nía a un enemi­go de­lan­te, al la­do, en­fren­te o ron­dan­do. Gra­cias a su efi­ca­cia pa­ra ro­bar o in­ter­cep­tar, dis­fru­tó el Atlético de un pu­ña­do de oca­sio­nes, la ma­yo­ría fa­bri­ca­das por Vi­to­lo, mag­ní­fi­co el ca­na­rio, ayer ti­tu­lar, vi­vo en la con­duc­ción y con el pe­ris­co­pio fino pa­ra ver a sus com­pa­ñe­ros.

En una de sus arran­ca­das se de­cla­ró el es­ta­do de fe­li­ci­dad en el Wan­da. Oblak Arias Sa­vic (8) Go­dín Juan­fran Tho­mas Ro­dri­go Ko­ke Vi­to­lo (76) Griez­mann Co­rrea (72)

Gi­mé­nez (8) Le­mar (72) Ka­li­nic (76) m. 57: Griez­mann, de pe­nal­ti. y Cam­pa­ña. Oier Ja­son Ca­ba­co Ro­ber Che­ma (46) To­ño Vuk­ce­vic (67) Bard­hi Cam­pa­ña Mo­ra­les Ro­ger (67)

Co­ke (46) Ro­chi­na (67) Ma­yo­ral (67) (Co­mi­té na­va­rro). Amo­nes­tó a Ja­son Es­tu­pen­da la ca­bal­ga­da con el ba­lón co­si­do al pie e in­me­jo­ra­ble el pa­se a Ko­ke, que de­fi­nió a gol con pro­pie­dad.

To­do du­ró unos se­gun­dos, has­ta que en­tró el VAR en ac­ción pa­ra es­ce­ni­fi­car que al ar­bi­tra­je ins­tan­tá­neo y tec­no­ló­gi­co le que­da mu­cho pa­ra ser re­so­lu­ti­vo: Prie­to Igle­sias re­vi­só y anu­ló el gol por una fal­ta pre­via de Ro­dri­go a Bard­hi, co­me­ti­da bas­tan­tes se­gun­dos an­tes. Pro­ba­ble equi­vo­ca­ción. ¿Has­ta cuán­do se de­li­mi­ta la in­fluen­cia de una in­frac­ción? ¿Has­ta cuán­do se de­be fe­li­ci­tar el año nue­vo?

El Le­van­te se des­pe­re­zó gra­cias al ví­deo du­ran­te unos mi­nu­tos, siem­pre en bús­que­da de su ágil Mo­ra­les. Pe­ro es­ta­ba el Atlético co­nec­ta­do a su mé­du­la, so­ber­bio el par­ti­do de Arias en el la­te­ral, y vol­vió a re­to­mar el man­do en esa con­jun­ción de tác­ti­ca, vi­ta­li­dad y des­plie­gue. No lle­gó el gol en lan­ces pro­pi­cios de Tho­mas, Griez­mann y Vi­to­lo, pe­ro la gra­da se fue sa­tis­fe­cha al des­can­so con lo que vio.

Fue el Atlético más lu­mi­no­so del cur­so, el que des­min­tió con el jue­go tren­za­do su pre­sun­ta aver­sión al to­que, la aso­cia­ción de ideas o pa­ses. Fue sin­to­má­ti­ca una pe­ne­tra­ción de Vi­to­lo, epí­lo­go de una com­bi­na­ción de al me­nos 20 o 25 pa­ses se­gui­dos de sus com­pa­ñe­ros en el cam­po del Le­van­te. Es­tu­vo de ci­ne Vi­to­lo, pro­ta­go­nis­ta por su ban­da, siem­pre pe­li­gro­so con el ba­lón en el pie y ova­cio­na­do cuan­do fue sus­ti­tui­do. Des­pués de un año en el Atlético, al que lle­gó co­mo fi­cha­je es­te­lar en el in­vierno jun­to a Die­go Cos­ta, de de­ma­sia­das le­sio­nes y de fal­ta de rit­mo y con­fian­za por­que su en­tre­na­dor no le da­ba con­ti­nui­dad, el ca­na­rio em­pie­za a ser quien fue. «No ten­go com­pro­mi­so con na­die, con na­die –en­fa­ti­zó Si­meo­ne–. Vi­to­lo se ha preo­cu­pa­do de me­jo­rar y nos da una pau­sa que so­lo te­nía­mos con Griez­mann».

Re­cur­sos téc­ni­cos

El gol lle­gó en un pe­nal­ti por mano de Vuk­ce­vic que eje­cu­tó Griez­mann sin con­tem­pla­cio­nes, zur­da­zo vio­len­to arri­ba. El gol pa­re­ció in­clu­so po­co pre­mio pa­ra el Atlético, que in­sis­tió en bus­ca del se­gun­do en va­rios con­tra­gol­pes o ela­bo­ra­cio­nes bien or­ques­ta­das que hi­cie­ron las de­li­cias de su pa­rro­quia. El pa­ta­dón o las ti­ras de piel no son el úni­co ar­gu­men­to de es­te equi­po, do­ta­do de gen­te con gran­des re­cur­sos téc­ni­cos y ca­pa­ci­dad de des­equi­li­brio.

Lo de­mos­tró Co­rrea, siem­pre di­fe­ren­te cuan­do le sa­le el re­ga­te, Griez­mann en plan lí­der, Ko­ke re­cu­pe­ra­da su me­jor ver­sión, Juan­fran con ofi­cio por el la­te­ral iz­quier­do, o Tho­mas en la ges­ta­ción del jue­go. Sa­lió Le­mar, el fi­cha­je más ca­ro, y el mur­mu­llo le lle­gó cla­ro: Vi­to­lo le es­tá ga­nan­do si­tio.

EFE

Vi­to­lo, ro­dea­do de ju­ga­do­res del Le­van­te, fue ti­tu­lar por pri­me­ra vez es­ta tem­po­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.