EL PSOE ABRA­ZA AL SE­PA­RA­TIS­MO EN NA­VA­RRA

La in­ves­ti­du­ra de Sán­chez, en ma­nos de los in­de­pen­den­tis­tas tras el pac­to del PSN con Ge­roa Bai que per­mi­te a Bil­du en­trar en la Me­sa del Par­la­men­to fo­ral

ABC (1ª Edición) - - PORTADA - PA­BLO OJER PAM­PLO­NA

El se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta de Na­va­rra, Ra­món Al­zó­rriz, fue el más cla­ro y trans­pa­ren­te de to­dos: «El PSN lo que quie­re es la Pre­si­den­cia del Go­bierno de Na­va­rra». Y con es­ta pre­mi­sa tan bre­ve, to­do lo su­ce­di­do ayer en el Par­la­men­to de Na­va­rra vino por sí mis­mo con la úni­ca in­ten­ción de dis­fra­zar un pac­to con Bil­du. Los na­cio­na­lis­tas de Ge­roa Bai, mar­ca na­va­rra del PNV, pre­si­di­rán el Par­la­men­to de Na­va­rra en la per­so­na de Unai Hual­de, pre­si­den­te en la Co­mu­ni­dad Fo­ral de la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta. Ade­más, la se­cre­ta­ría se­gun­da de la Me­sa del Par­la­men­to, or­ga­nis­mo que ri­ge y di­ri­ge el fun­cio­na­mien­to del po­der le­gis­la­ti­vo, ten­drá a un in­te­gran­te de Bil­du, Ma­yor­ga Ra­mí­rez. Los dos re­qui­si­tos que pe­día la to­da­vía presidenta del Go­bierno de Na­va­rra, Uxue Bar­kos. Y los so­cia­lis­tas se tu­vie­ron que con­for­mar tan so­lo con una se­cre­ta­ría pri­me­ra de la Me­sa. De­ma­sia­do es­ca­so pre­mio por ha­ber po­si­bi­li­ta­do el do­mi­nio na­cio­na­lis­ta en la Cá­ma­ra fo­ral.

Por eso, to­do in­di­ca que, de­trás del pac­to del Par­la­men­to de Na­va­rra hay al­go más. El pro­pio portavoz de Ge­roa Bai, Koldo Mar­tí­nez, lo afir­ma­ba ayer. «Re­pre­sen­ta a esa Na­va­rra pro­gre­sis­ta, plu­ral, que de­be ha­cer po­si­ble un go­bierno pro­gre­sis­ta y plu­ral que ló­gi­ca­men­te co­rres­pon­de en­ca­be­zar a la se­ño­ra Chi­vi­te», la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSN. «¿El Go­bierno de Na­va­rra es­tá más cer­ca?», le pre­gun­ta­ron los pe­rio­dis­tas al fi­na­li­zar la constituci­ón del Par­la­men­to de Na­va­rra. «Así de­be­ría ser», res­pon­dió Mar­tí­nez.

Im­pli­ca­ción na­cio­nal

La de­ci­sión de los so­cia­lis­tas ayer en el Par­la­men­to de Na­va­rra tu­vo tal im­pac­to que lo que po­día ser una sim­ple vo­ta­ción de una me­sa de un par­la­men­to pe­que­ño, con cin­co miem­bros co­mo es el navarro, tu­vo im­pli­ca­cio­nes de ca­rác­ter na­cio­nal ya que tam­bién es­tá en jue­go la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez.

El lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, ase­gu­ró ayer que «la Me­sa del Par­la­men­to navarro es el pri­mer pa­go al in­de­pen­den­tis­mo, una bur­da ma­nio­bra que con­su­ma la trai­ción de los so­cia­lis­tas a la Co­mu­ni­dad Fo­ral». Y lo re­la­cio­nó di­rec­ta­men­te con la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez. «Es­tá ven­dien­do Es­pa­ña a tro­zos» . Tam­bién la presidenta del PP en Na­va­rra, e in­te­gran­te de la comisión ne­go­cia­do­ra de los pactos au­to­nó­mi­cos, Ana Bel­trán, con­si­de­ró que Sán­chez «no pue­de de­cir que no quie­re el apo­yo de Bil­du-Ba­ta­su­na, por­que hoy lo ha te­ni­do ex­plí­ci­ta­men­te. Vol­ve­mos a ver a los so­cia­lis­tas arro­di­lla­dos y clau­di­can­do an­te el PNV», aña­dió.

Es tal la im­por­tan­cia que tie­ne lo su­ce­di­do en Na­va­rra pa­ra el con­jun­to na­cio­nal que la portavoz de Ciu­da­da­nos, Inés Arri­ma­das, acu­dió en per­so­na al Par­la­men­to de Na­va­rra. Pa­ra ella, lo que pre­sen­ció en per­so­na su­po­ne «una ver­güen­za y una in­fa­mia». Y en­fa­ti­zó, «es­to es más gra­ve to­da­vía por­que hue­le a que ya hay un pac­to de Go­bierno pa­ra Na­va­rra y se­ría una in­fa­mia que el PSN im­pi­die­ra que la op­ción cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, que Na­va­rra Su­ma, go­ber­na­ra en Na­va­rra».

Sin em­bar­go, la vi­ce­pre­si­den­ta en fun­cio­nes del Go­bierno, pre­ten­dió con es­ca­so éxi­to des­li­gar­se de lo su­ce­di­do: «No tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con lo que se ha­ble pa­ra con­for­mar otra res­pon­sa­bi­li­dad».

El Go­bierno

Tras las vo­ta­cio­nes, to­dos bus­ca­ban qué com­pen­sa­ción ob­te­nían los so­cia­lis­tas des­pués de ha­ber acep­ta­do to­das y ca­da una de las con­di­cio­nes na­cio­na­lis­tas. «El nue­vo pre­si­den­te del Par­la­men­to fir­ma­rá un de­cre­to pa­ra am­pliar la Me­sa y que ten­gan ma­yo­ría los 23 par­la­men­ta­rios que con­for­ma­rán la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria». Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la Cá­ma­ra fo­ral la Me­sa con­ta­rá con dos nue­vos pues­tos con la úni­ca y ex­clu­si­va ra­zón de que in­clu­ya a un se­gun­do re­pre­sen­tan­te del PSN y la en­tra­da de Po­de­mos, que ten­drá una si­lla en la Me­sa del Par­la­men­to a pe­sar de ob­te­ner só­lo 2 de los 50 par­la­men­ta­rios na­va­rros. Y es­te cam­bio his­tó­ri­co se ha­rá con la úni­ca in­ten­ción de jus­ti­fi­car un po­si­ble nue­vo Go­bierno de Na­va­rra. Na­va­rra Su­ma ten­dría 2 pues­tos; el PSN, otros dos; y 3 re­pre­sen­tan­tes se re­par­ti­rían en­tre Ge­roa Bai, Bil­du y Po­de­mos. Un pues­to más en la Me­sa del Par­la­men­to de Na­va­rra no jus­ti­fi­ca la en­tre­ga de la Cá­ma­ra fo­ral a los na­cio­na­lis­tas. Así que to­dos los miem­bros de Na­va­rra Su­ma es­tán con­ven­ci­dos de que las ne­go­cia­cio­nes desa­rro­lla­das en

tre so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas y la im­po­si­ción de Bil­du en la Me­sa del Par­la­men­to, in­clu­ye tam­bién un acuer­do de Go­bierno.

«Se abren nue­vos tiem­pos y el ob­je­ti­vo si­gue sien­do el mis­mo, con­for­mar un go­bierno pro­gre­sis­ta abier­to y plu­ral», apun­tó Ra­mon Al­zó­rriz tras con­cluir la se­sión ple­na­ria. «Plan­tea­re­mos un acuer­do pro­gra­má­ti­co a 23 pa­ra po­ner en­ci­ma de la me­sa la reali­dad y las ne­ce­si­da­des de la ciu­da­da­nía na­va­rra», ade­lan­tó el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta. Pe­ro de to­dos es sa­bi­do, co­mo se re­fle­jó ayer en el Par­la­men­to de Na­va­rra, que la pre­sen­cia de Bil­du es im­pres­cin­di­ble pa­ra ese po­si­ble acuer­do eje­cu­ti­vo.

El pac­to

Vis­to lo su­ce­di­do ayer en el Par­la­men­to de Na­va­rra y vis­tas las reacciones, to­do apun­ta a que ayer tan só­lo se es­ce­ni­fi­có un pac­to en­tre so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas que in­cluía, de for­ma in­di­rec­ta pe­ro efec­ti­va, a los in­de­pen­den­tis­tas de Bil­du. Des­de hace dos se­ma­nas, se­gún miem­bros de Ge­roa Bai, los so­cia­lis­tas te­nían so­bre la me­sa la pro­pues­ta de for­mar una Me­sa del Par­la­men­to de Na­va­rra pre­si­di­da por la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta y con la pre­sen­cia «im­pres­cin­di­ble» de Bil­du. Los aber­tza­les tie­nen la de­ci­sión fi­nal so­bre el Go­bierno de Na­va­rra pues­to que la can­di­da­ta so­cia­lis­ta, Ma­ría Chi­vi­te, ne­ce­si­ta, co­mo mí­ni­mo, la abs­ten­ción in­de­pen­den­tis­ta.

Du­ran­te es­tas dos se­ma­nas se pro­du­cen dis­tin­tos con­tac­tos en­tre so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas has­ta que las ne­go­cia­cio­nes se in­ten­si­fi­can el pa­sa­do lu­nes y, so­bre to­do el mar­tes con ma­ra­to­nia­nas reunio­nes de has­ta cin­co ho­ras de du­ra­ción. ¿Se ne­ce­si­tan cin­co ho­ras pa­ra de­ci­dir si se acep­ta o no la pre­sen­cia de Bil­du en la Me­sa del Par­la­men­to de Na­va­rra? La ló­gi­ca y los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas con­si­de­ran que no. O se acep­ta o no se acep­ta. Por eso, con­si­de­ran que el mar­tes por la tar­de y por la no­che más que es­ta de­ci­sión, se dis­cu­tió la for­ma de re­pre­sen­tar el pac­to en­tre so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas.

Ayer, a las 10.30 ho­ras se anun­cia­bael fin de las ne­go­cia­cio­nes sin acuer­do. In­clu­so los so­cia­lis­tas pre­sen­ta­ron su pro­pia can­di­da­ta, In­ma Ju­río, pa­ra la pre­si­den­cia del Par­la­men­to. Al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción anun­cia­ban ya la vic­to­ria de Na­va­rra Su­ma en la pug­na por la Me­sa del Par­la­men­to. Na­die ob­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y a la se­gun­da ron­da pa­sa­ban los dos más vo­ta­dos, el can­di­da­to de Na­va­rra Su­ma, Iñaki Iriar­te, y el de Ge­roa Bai, Unai Hual­de.

Pe­ro la es­ce­ni­fi­ca­ción no ha­bía con­clui­do. En ese mo­men­to, la constituci­ón de la Me­sa del Par­la­men­to se sus­pen­dió y una re­pre­sen­ta­ción de na­cio­na­lis­tas y so­cia­lis­tas se reunie­ron en una sa­la de la Cá­ma­ra fo­ral. Fue me­dia ho­ra, 32 mi­nu­tos exac­ta­men­te, de en­tra­das y sa­li­das en la sa­la. Has­ta que to­dos vol­vie­ron al ple­na­rio del Par­la­men­to y el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción so­cia­lis­ta fue ta­jan­te, «Unai», es­pe­tó a sus par­la­men­ta­rios. To­do lo de­más vino ro­da­do. El ros­tro de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas cam­bió por com­ple­to y la som­bra de la de­cep­ción, y del te­mor an­te lo que se ave­ci­na­ba, su­cum­bió por com­ple­to.

El can­di­da­to na­cio­na­lis­ta, Unai Hual­de, sa­lió ele­gi­do pre­si­den­te del Par­la­men­to de Na­va­rra. Y el can­di­da­to aber­tza­le sa­lió ele­gi­do co­mo se­gun­do se­cre­ta­rio, con el vis­to bueno de los so­cia­lis­tas, pe­ro sin su vo­to.

La Me­sa

El PSOE te­nía la pro­pues­ta de for­mar una Me­sa pre­si­di­da por na­cio­na­lis­tas y Bil­du

Ma­ría Chi­vi­te, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSN, abra­za a Unai Hual­de (Ge­roa Bai), tras ser ele­gi­do pre­si­den­te del Par­la­men­to de Na­va­rra gra­cias a los vo­tos so­cia­lis­tas

EFE

JUAN LUIS SÁN­CHEZ DE MU­NIÁIN YO­LAN­DA IBÁ­ÑEZ UNAI HUAL­DE IN­MA­CU­LA­DA JU­RÍO MAIOR­GA RA­MÍ­REZ NA­VA­RRA SU­MA NA­VA­RRA SU­MA GE­ROA BAI PSN EH BIL­DU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.