¿FIN DE LA SO­CIAL­DE­MO­CRA­CIA?

ABC (1ª Edición) - - LA TERCERA - POR JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL ES PE­RIO­DIS­TA

«Los ex­per­tos en po­lí­ti­ca es­can­di­na­va ad­vier­ten que los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas “es­tán gi­ran­do ha­cia el cen­tro pa­ra de­fen­der­se de la ex­tre­ma de­re­cha que avan­za”. ¿Ha­cia el cen­tro? Di­ría más bien ha­cia Sal­vi­ni. Mien­tras en Es­pa­ña, Igle­sias pi­de un gi­ro a la izquierda. Y es que aquí, en vez de ir ha­cia de­lan­te, va­mos ha­cia atrás»

EL so­cia­lis­mo real, dis­fraz del co­mu­nis­mo, aca­bó con el des­plo­me del Mu­ro de Ber­lín, que de­jó al des­cu­bier­to la ti­ra­nía y la mi­se­ria en aquel «pa­raí­so del pro­le­ta­ria­do», otro de sus dis­fra­ces. Lo que no im­pi­de que re­sur­ja ba­jo las más­ca­ras más di­ver­sas en los lu­ga­res más re­mo­tos, arrui­nan­do paí­ses ri­cos (véa­se Ve­ne­zue­la), e in­clu­so se ven­de en Es­pa­ña. Y se com­pra. Pe­ro ésa es otra his­to­ria. La que hoy quie­ro con­tar­les es la del so­cia­lis­mo de­mo­crá­ti­co, la so­cial­de­mo­cra­cia, fe­liz con­jun­ción de li­ber­tad, jus­ti­cia y pros­pe­ri­dad, que des­de hace me­dio si­glo ha pre­va­le­ci­do en Oc­ci­den­te has­ta el pun­to de que los con­ser­va­do­res adop­ta­ron bue­na par­te de sus fór­mu­las pa­ra po­der go­ber­nar. De un tiem­po a es­ta par­te, sin em­bar­go, la so­cial­de­mo­cra­cia ha ini­cia­do un de­cli­ve ace­le­ra­do que no só­lo le apar­ta del po­der, sino que ame­na­za su exis­ten­cia. ¿A qué se de­be? Pues a lo mis­mo: a que no le sa­len las cuen­tas, a que el pa­raí­so que pro­me­tía el «Es­ta­do de bie­nes­tar» se es­tá con­vir­tien­do en «Es­ta­do de ma­les­tar», a que no es po­si­ble tra­ba­jar ca­da vez me­nos, ga­nar ca­da vez más, co­ber­tu­ra so­cial des­de la cu­na a la se­pul­tu­ra, edu­ca­ción gra­tis y pen­sio­nes más al­tas por la sen­ci­lla ra­zón de que hay unos gi­gan­tes asiá­ti­cos –no só­lo China, sino tam­bién In­dia, Co­rea del Sur, Tai­wán y otros ti­gres– que fa­bri­can tan bien co­mo no­so­tros mu­cho más ba­ra­to. La gran cri­sis de 2008, que ex­pu­so la ban­ca­rro­ta en que vi­vían la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos, sig­ni­fi­có el fin del sue­ño so­cial­de­mó­cra­ta y la ne­ce­si­dad de ha­cer do­lo­ro­sos re­ajus­tes si que­ría­mos por lo me­nos vi­vir de­co­ro­sa­men­te, pe­ro no al tren de an­tes. Lo ma­lo es que a lo bueno se acos­tum­bra uno rá­pi­do, pe­ro a lo ma­lo cuesta, si es que se acos­tum­bra. La cla­se me­dia se ha vuel­to pro­le­ta­ria­do. O ido a Asia. Les pa­so la si­tua­ción de la so­cial­de­mó­cra­ta en los paí­ses de nues­tro en­torno:

Fran­cia: es­tu­vo a pun­to de des­apa­re­cer en las úl­ti­mas elecciones, don­de ob­tu­vo al­re­de­dor del 6% de los vo­tos, tras ha­ber ejer­ci­do la pre­si­den­cia con Ho­llan­de, y hoy es un «pe­que­ño par­ti­do», sin ma­yo­res am­bi­cio­nes. Cons­cien­te de ello, Ma­cron fun­dó otro com­ple­ta­men­te nue­vo, con bas­tan­te de po­pu­lis­mo, aun­que los «cha­le­cos ama­ri­llos» le han re­cor­da­do que no se les en­ga­ña fá­cil­men­te, mien­tras las gran­des fi­gu­ras han des­apa­re­ci­do o emi­gra­do, co­mo Valls.

Alemania: tras un lar­go pe­rio­do de coha­bi­ta­ción en el po­der con la CDU, en el que fue de­bi­li­tán­do­se po­co a po­co, la SPD ini­ció un rá­pi­do de­te­rio­ro que le ha he­cho per­der la mi­tad de los vo­tos y obli­ga­do a di­mi­tir a su lí­der, An­drea Nah­les. Los Ver­des le han so­bre­pa­sa­do en las úl­ti­mas elecciones ge­ne­ra­les no­tán­do­se que se de­san­gra no só­lo en­tre los jó­ve­nes sino tam­bién en­tre los ma­yo­res

y ju­bi­la­dos, mien­tras Al­ter­na­ti­va por Alemania (AfD) avan­za en­tre to­dos los seg­men­tos de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en lo que era Alemania Orien­tal (DDR). La si­tua­ción es tan gra­ve que ha si­do ne­ce­sa­rio que se unie­ran to­das las de­más fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra evi­tar que Gör­litz, una de sus ciu­da­des más sig­ni­fi­ca­ti­vas, ca­ye­ra en po­der de AfD el pa­sa­do fin de se­ma­na.

Ita­lia: al caos po­lí­ti­co que rei­na en aquel país se une al eco­nó­mi­co, con una ca­co­fo­nía de vo­ces y de si­glas que pa­re­ce bus­ca­da pa­ra en­ga­ñar­se en­tre sí y a los de­más, aun­que el avan­ce de la Li­ga, que une po­pu­lis­mo con xe­no­fo­bia, es tan pa­ten­te co­mo la caí­da en pi­ca­do de la izquierda, has­ta el pun­to de que mu­chos de sus feu­dos han pa­sa­do a ser­lo de Sal­vi­ni y sus mi­nis­tros no son ya an­ti­rre­fu­gia­dos, sino an­ti­eu­ro­peos.

Por­tu­gal es el úni­co país don­de la izquierda avan­za con pa­so fir­me, ofre­cien­do una se­gu­ri­dad no só­lo a sus habitantes, sino tam­bién a bas­tan­tes ex­tran­je­ros, co­mo Ma­don­na, que bus­can tran­qui­li­dad pa­ra ellos y pa­ra su di­ne­ro. Pe­ro es que la izquierda por­tu­gue­sa es una izquierda un po­co ra­ra, que ofre­ce a to­do el que ten­ga una vi­vien­da en el país y vi­va en él más de seis me­ses al año un 10% de im­pues­tos so­bre sus ga­nan­cias, una ver­da­de­ra gan­ga. Co­noz­co al­gún ame­ri­cano que vi­vía en Es­pa­ña y aho­ra vi­ve allí.

En los paí­ses es­can­di­na­vos, pa­ra­dig­ma de la so­cial­de­mo­cra­cia, tam­bién ha su­fri­do re­tro­ce­sos, has­ta el pun­to de per­der el go­bierno en al­gu­nos de ellos, co­mo No­rue­ga o Is­lan­dia, o man­te­ner­se

en él por los pe­los, co­mo en Fin­lan­dia, don­de só­lo con­si­guió un 0,2% de ven­ta­ja so­bre la ex­tre­ma de­re­cha en las úl­ti­mas elecciones. En Di­na­mar­ca, sin em­bar­go, Met­te Fre­de­rik­son aca­ba de lo­grar un cla­ro triun­fo so­bre los con­ser­va­do­res con un pro­gra­ma que define co­mo so­cial­de­mó­cra­ta, asen­ta­do en la «de­fen­sa del Es­ta­do de bie­nes­tar y la jus­ti­cia so­cial», co­mo ella ha si­do to­da su vi­da. Pe­ro si nos po­ne­mos a exa­mi­nar de cer­ca su so­cial­de­mo­cra­cia, nos en­con­tra­mos con al­gu­nos he­chos cho­can­tes. Tras ha­ber cri­ti­ca­do a los que en­via­ban a sus hi­jos a es­cue­las pri­va­das y de­fen­di­do ar­dien­te­men­te la es­cue­la pú­bli­ca, se des­cu­brió años des­pués que ella ha­bía enviado a sus re­to­ños a un co­le­gio pri­va­do. El es­cán­da­lo que se ar­mó fue gor­do y Met­te tu­vo que ad­mi­tir los he­chos, jus­ti­fi­cán­do­los en que «ha­bía cam­bia­do de opi­nión so­bre el asun­to». Quie­nes pien­san que en los paí­ses es­can­di­na­vos es­tas co­sas se pe­na­li­zan con la ex­clu­sión de la po­lí­ti­ca pa­ra siem­pre se equi­vo­can, por­que no só­lo la se­ño­ra Fre­de­rik­son si­gue en ella, sino que se le ha des­cu­bier­to al­gún otro pe­ca­di­llo o pe­ca­da­zo de ese es­ti­lo. Co­mo per­so­na de iz­quier­das se la su­po­ne a fa­vor de ad­mi­tir a los in­mi­gran­tes que lle­gan a Di­na­mar­ca tras la odi­sea del Me­di­te­rrá­neo y cru­zar Eu­ro­pa. Pe­ro fí­jen­se us­te­des la so­lu­ción que les ofre­ce: «El sis­te­ma de asi­lo ac­tual se ha de­rrum­ba­do. Pa­ra con­tro­lar la afluen­cia y ase­gu­rar que se aho­gue me­nos gen­te en el Me­di­te­rrá­neo, Di­na­mar­ca de­be es­ta­ble­cer un cen­tro de re­cep­ción fue­ra de Eu­ro­pa». No han leí­do us­te­des mal: «Fue­ra de Eu­ro­pa», o sea en Tur­quía, co­mo ya se ha in­ten­ta­do, en Li­bia, en Tú­nez, en Ma­rrue­cos, en cual­quier lu­gar me­nos en Eu­ro­pa, siem­pre que es­ta so­cial­de­mó­cra­ta da­ne­sa no res­trin­ja Eu­ro­pa a su mi­tad nor­te y su­gie­ra que esos «cen­tros de re­cep­ción» es­tén en Gre­cia, Ita­lia o Es­pa­ña. Y no só­lo lo di­ce sino que es­tá dis­pues­ta a se­guir prac­ti­cán­do­lo, pues só­lo la ter­ce­ra par­te de los in­mi­gran­tes que lle­ga­ban a Di­na­mar­ca en 2015 con­si­guie­ron la ad­mi­sión y dos años más tar­de eran la mi­tad de ellos. Es más, la nue­va pri­me­ra mi­nis­tra no ocul­ta su re­cha­zo del bur­ka en los es­pa­cios pú­bli­cos de las mu­je­res maho­me­ta­nas que lle­gan y, más po­lé­mi­co to­da­vía: apo­ya la nor­ma­ti­va de su po­li­cía de fron­te­ras de de­co­mi­sar las jo­yas y otros ob­je­tos de va­lor que trai­gan los in­mi­gran­tes pa­ra su­fra­gar los gas­tos que cau­sen al país.

¡Así es so­cial­de­mó­cra­ta cual­quie­ra! Es lo pri­me­ro que se le ocu­rre a uno cuan­do lee es­tas co­sas. Si ocu­rrie­ra en Es­pa­ña, los gri­tos se oi­rían no voy a de­cir en Co­pen­ha­gue, pe­ro sí en Pa­rís, con una fir­me re­pul­sa de Ma­cron. Pe­ro no crean us­te­des que ocu­rre só­lo en Di­na­mar­ca. Los ex­per­tos en po­lí­ti­ca es­can­di­na­va ad­vier­ten que los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas «es­tán gi­ran­do ha­cia el cen­tro pa­ra de­fen­der­se de la ex­tre­ma de­re­cha que avan­za». ¿Ha­cia el cen­tro? Di­ría más bien ha­cia Sal­vi­ni. Mien­tras en Es­pa­ña, Igle­sias pi­de un gi­ro a la izquierda. Y es que aquí, en vez de ir ha­cia de­lan­te, va­mos ha­cia atrás.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.