Los fis­ca­les se har­tan

ABC (1ª Edición) - - ENFOQUE - ÁL­VA­RO MAR­TÍ­NEZ

No pue­den más. Los seis fis­ca­les An­ti­co­rrup­ción de Se­vi­lla, to­dos los que hay, han es­ta­lla­do y de­nun­cia­do co­ral­men­te an­te su su­pe­rior, el fis­cal je­fe Alejandro Lu­zón, la ne­gli­gen­te ac­ti­tud de la juez Ma­ría Nú­ñez Bo­la­ños en ma­cro­cau­sas de tan­ta re­le­van­cia, y man­go­le­ta a ma­nos lle­nas, co­mo los ERE, la fun­da­ción IDEA y la Faf­fe, la lla­ma­da Fun­da­ción Fon­do An­da­luz de For­ma­ción y Em­pleo, don­de al­gu­nos je­ri­fal­tes de ese chi­rin­gui­to de la Jun­ta, otro más, pa­sa­ron has­ta ocho tar­je­tas de cré­di­to dis­tin­tas (los hay con afi­ción) por el da­tá­fono de al­gu­nos de los más afa­ma­dos pu­ti­clubs de Se­vi­lla, Cádiz y Cór­do­ba. So­lo en el Don An­ge­lo se gas­ta­ron más de 25.000 eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co en glo­rio­sas juer­gas ve­né­reas fo­men­tan­do, eso sí, el em­pleo más an­ti­guo del mun­do.

Y no pue­den más los seis fis­ca­les, los seis, con la ac­ti­tud de la juez –que aca­ba de co­ger­se una ba­ja tras un luc­tuo­so re­vés fa­mi­liar– por­que uno tras otro los su­ma­rios van de­ca­yen­do por pres­crip­ción, ti­ran­do a la ba­su­ra mi­les de ho­ras de in­ves­ti­ga­ción de la Guar­dia Ci­vil y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que han reuni­do prue­bas evi­den­tes de gra­ves de­li­tos co­rrup­tos. De­nun­cian los seis fis­ca­les, los seis, que Nú­ñez duer­me los asun­tos, di­la­ta los tiem­pos o re­tra­sa la prác­ti­ca de di­li­gen­cias so­li­ci­ta­das, o di­rec­ta­men­te se nie­ga a rea­li­zar­las, de tal for­ma que no hay ma­ne­ra de que los asun­tos so­bre­pa­sen la fa­se de ins­truc­ción.

Nú­ñez es el re­ver­so de la juez Ala­ya, en cu­yo tro­lley ca­bía bue­na par­te del Pa­tio de Mo­ni­po­dio que te­nía montado la ad­mi­nis­tra­ción so­cia­lis­ta. Ayer mis­mo, la sec­ción en­car­ga­da de re­sol­ver los re­cur­sos re­la­cio­na­dos con los ERE anu­ló otro au­to de Nú­ñez que acor­da­ba el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa ma­triz con res­pec­to a cua­tro ex al­tos car­gos de Em­pleo, An­to­nio Fer­nán­dez, Juan Márquez, Agus­tín Bar­be­rá y Fran­cis­co Ja­vier Gue­rre­ro, aquel di­rec­tor ge­ne­ral de Em­pleo que man­da­ba a su chó­fer a com­prar co­caí­na pa­ra lue­go con­su­mir­la tam­bién en lo­ca­les de lu­ce­ci­tas de neón ro­sa. To­do, in­sis­ti­mos, con el di­ne­ro que de­bía ir a fo­men­tar el em­pleo o a pa­liar su fal­ta.

Ni la Jus­ti­cia ni la po­lí­ti­ca pue­den per­mi­tir que los más gra­ves ca­sos de co­rrup­ción ha­bi­dos en Es­pa­ña que­den en na­da y que ni si­quie­ra pa­guen por ello esos «tres o cua­tro gol­fos», a los que Ma­nuel Cha­ves cir­cuns­cri­bía es­te ex­po­lio mi­llo­na­rio de fon­dos pú­bli­cos. Lue­go fue­ron sa­lien­do bas­tan­tes más. Eran, des­de sus pues­tos en la Jun­ta, los en­car­ga­dos de que dis­mi­nu­ye­ra la gi­gan­tes­ca co­la del pa­ro an­te las ofi­ci­nas de Em­pleo en An­da­lu­cía (830.000 per­so­nas, se­gún la úl­ti­ma EPA). Pe­ro se de­di­ca­ban, tar­je­ta en mano, a guar­dar su turno en el Don An­ge­lo. [ES­PA­ÑA] So­bre es­tas lí­neas, la por­ta­da de ABC en la que de­nun­cia­ba la pa­rá­li­sis en el juz­ga­do de los ERE

La juez Ma­ría Nú­ñez Bo­la­ños, ins­truc­to­ra del su­ma­rio de los ERE, en su des­pa­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.