TARDOCARLI­SMO

La Co­ro­na re­gis­tra ma­yor re­cha­zo allí don­de el na­cio­na­lis­mo ha asu­mi­do la he­ren­cia car­lis­ta con más en­tu­sias­mo

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

PO­CO tie­ne de ex­tra­ño que el ma­yor por­cen­ta­je de re­cha­zo a la Co­ro­na se re­gis­tre en Ca­ta­lu­ña y en el País Vas­co. Por­que en esas dos re­gio­nes –sí, re­gio­nes, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas– es don­de el na­cio­na­lis­mo ha asu­mi­do la he­ren­cia car­lis­ta con más en­tu­sias­mo, aun­que ya no con­ci­ba el car­lis­mo co­mo eje de un con­flic­to le­gi­ti­mis­ta o di­nás­ti­co sino co­mo un mo­vi­mien­to de de­fen­sa de pri­vi­le­gios te­rri­to­ria­les ex­tem­po­rá­neos y de opo­si­ción a la con­fi­gu­ra­ción de Es­pa­ña co­mo na­ción igua­li­ta­ria de ciu­da­da­nos. No de­ja de re­sul­tar pa­ra­dó­ji­co que ese sus­tra­to his­tó­ri­co de tra­di­ción fue­ris­ta ha­ya desem­bo­ca­do aho­ra en la de­man­da de un ré­gi­men re­pu­bli­cano, pe­ro tie­ne sen­ti­do en cuan­to que sus par­ti­da­rios sa­ben que la abo­li­ción de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria se­ría el fac­tor cla­ve pa­ra el des­gua­ce del Es­ta­do. Tam­bién lo sa­bía el Rey, por for­tu­na, cuan­do de­ci­dió sa­lir en de­fen­sa del or­den cons­ti­tu­cio­nal en el mo­men­to crí­ti­co en que ame­na­za­ba co­lap­so. Aquel fir­me dis­cur­so acen­tuó su im­po­pu­la­ri­dad en­tre quie­nes es­pe­ra­ban en­con­trar un me­li­fluo lla­ma­mien­to al diálogo, el man­tra ba­jo el que dis­fra­zan su pro­yec­to de rup­tu­ra se­ce­sio­nis­ta y su re­pu­dio del pue­blo es­pa­ñol co­mo úni­co su­je­to so­be­rano; pe­ro al mis­mo tiem­po asen­tó en el res­to del país la ima­gen del nue­vo Mo­nar­ca co­mo ga­ran­te de la in­te­gri­dad del vi­gen­te mar­co de­mo­crá­ti­co. No se pue­de gus­tar a to­do el mun­do y, en el peor de los ca­sos, siem­pre re­sul­ta más ho­nes­to y leal si­tuar­se del la­do de las le­yes cu­yo cum­pli­mien­to y obe­dien­cia se ha ju­ra­do.

Por su­pues­to que a Fe­li­pe VI –Fe­li­pe IV lo lla­man a ve­ces los se­pa­ra­tis­tas en un lap­sus de vic­ti­mis­mo mi­to­ló­gi­co– le preo­cu­pa esa bre­cha. Por eso Ca­ta­lu­ña es la tie­rra en la que ha des­ple­ga­do en es­tos cin­co años una ac­ti­vi­dad pú­bli­ca más in­ten­sa. Las autoridade­s no lo han re­ci­bi­do allí, por cier­to, de la for­ma más co­rrec­ta: le han he­cho des­plan­tes y or­ga­ni­za­do es­cra­ches de pro­tes­ta y su efi­gie ha si­do que­ma­da en ho­gue­ras. Pe­ro tam­bién es cons­cien­te de has­ta qué pun­to su fi­gu­ra re­pre­sen­ta la ul­ti­ma ra­tio, el úl­ti­mo di­que po­lí­ti­co y mo­ral con­tra el desafío de in­de­pen­den­cia, de mo­do que sus vi­si­tas son asi­mis­mo una ma­ne­ra de dar am­pa­ro a la co­mu­ni­dad no na­cio­na­lis­ta so­juz­ga­da por una mi­no­ría –sí, mi­no­ría, al me­nos de mo­men­to– in­su­rrec­ta. Por mu­cho des­pre­cio o fal­ta de res­pe­to que le mues­tren, no pien­sa arriar la ban­de­ra que ha ju­ra­do dos ve­ces co­mo sím­bo­lo de con­vi­ven­cia. Su fun­ción, por li­mi­ta­da de po­de­res que sea, tie­ne un ca­rác­ter de sal­va­guar­dia y tu­te­la que no pue­de de­cli­nar en fun­ción de unas en­cues­tas. Y su pre­sen­cia sig­ni­fi­ca y re­fuer­za el an­cla­je de la au­to­no­mía ca­ta­la­na en la arquitectu­ra ins­ti­tu­cio­nal de la Es­pa­ña mo­der­na. La Co­ro­na es, de nue­vo, la cla­ve que su­je­ta la bó­ve­da en­te­ra. De al­gún mo­do, la suer­te del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo es­pa­ñol ha vuel­to a de­pen­der de su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia fren­te a la ame­na­za de un tardocarli­smo en re­bel­día ca­si per­pe­tua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.