El ca­so de las «mor­di­das» de CDC cer­ca aho­ra a las cons­truc­to­ras

La Au­dien­cia Na­cio­nal impu­ta a 15 em­pre­sas por pa­gar co­mi­sio­nes a cam­bio de obras

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - JE­SÚS HIE­RRO / LUIS P. ARECHEDERR­A

Que Con­ver­gèn­cia co­bró du­ran­te años «mor­di­das» a em­pre­sa­rios a cam­bio de con­ce­der­les obras pú­bli­cas en Ca­ta­lu­ña des­de ins­ti­tu­cio­nes que con­tro­la­ban los na­cio­na­lis­tas ya lo cons­ta­tó la sen­ten­cia del ca­so del Pa­lau de la Mú­si­ca. La Au­dien­cia de Barcelona con­de­nó en­ton­ces por las co­mi­sio­nes ile­ga­les al ex­te­so­re­ro con­ver­gen­te Da­niel Osà­car –ade­más de a los res­pon­sa­bles de la ins­ti­tu­ción cul­tu­ral por ayu­dar a «ca­na­li­zar» las «mor­di­das»–; pe­ro los res­pon­sa­bles de Fe­rro­vial se li­bra­ron de la con­de­na por ha­ber pres­cri­to el de­li­to de trá­fi­co de in­fluen­cia que les atri­buían las acu­sa­cio­nes.

Sin em­bar­go, las pes­qui­sas so­bre las tre­tas con­ver­gen­tes pa­ra fi­nan­ciar­se ile­gal­men­te no aca­ba­ron con el ca­so Pa­lau, y la Au­dien­cia Na­cio­nal tie­ne so­bre la me­sa la «cau­sa del 3%», de ma­yo­res di­men­sio­nes, y don­de las em­pre­sas in­ves­ti­ga­das a prio­ri ten­drán una más di­fí­cil es­ca­pa­to­ria. El juez Jo­sé de la Ma­ta ha impu­tado a los re­pre­sen­tan­tes de un to­tal de 15 em­pre­sas por pa­gar «mor­di­das» a Con­ver­gèn­cia, ya du­ran­te la pre­si­den­cia de Ar­tur Mas.

Se­gún una pro­vi­den­cia dic­ta­da el pa­sa­do 17 de ju­nio, el ma­gis­tra­do ha ci­ta­do en­tre el 3 y el 5 de ju­lio a los re­pre­sen­tan­tes de es­tas em­pre­sas, en­tre ellas la Fun­da­ción ACS, Co­pi­sa, Ur­ba­ser, Tey­co, Opro­ler y So­ler Cons­truc­to­ra. Tam­bién ha ci­ta­do al ex­te­so­re­ro Osà­car; al ex­pre­si­den­te de la em­pre­sa pú­bli­ca In­fraes­truc­tu­res.cat Jo­sep Lluís Quer y al em­pre­sa­rio Jor­di Su­ma­rro­ca. En un au­to que de­ta­lla las impu­tacio­nes, el juez ci­fra en 175 mi­llo­nes de eu­ros el im­por­te de las ad­ju­di­ca­cio­nes de los pro­yec­tos in­ves­ti­ga­dos –un to­tal de 28 obras– y en un mi­llón de eu­ros las su­pues­tas mor­di­das que aca­ba­ron en las ar­cas con­ver­gen­tes. «El mon­to to­tal de li­ci­ta­cio­nes com­pro­me­ti­das as­cien­de por el mo­men­to a 218,75 mi­llo­nes de eu­ros», di­ce el juez, que im­pul­sa la in­ves­ti­ga­ción y po­ne el fo­co aho­ra en los em­pre­sa­rios.

Al­tos car­gos de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia, re­bau­ti­za­da lue­go co­mo PDECat pa­ra tra­tar de la­var su ima­gen ase­dia­da por los ca­sos de co­rrup­ción, «pu­sie­ron en mar­cha una es­truc­tu­ra pa­ra fi­nan­ciar ile­gal­men­te a es­te par­ti­do po­lí­ti­co, de for­ma en­cu­bier­ta», ar­gu­men­ta el juez, se­gún los in­di­cios de los que dis­po­ne has­ta la fe­cha. Los re­pre­sen­tan­tes de la for­ma­ción po­lí­ti­ca al­te­ra­ban «to­do ti­po de con­cur­sos pú­bli­cos» pa­ra fa­vo­re­cer a los em­pre­sa­rios ami­gos, que de­vol­vían el fa­vor a tra­vés de «do­na­cio­nes» a las fun­da­cio­nes li­ga­das a CDC: Cat­dem y Fo­rum Barcelona. El ma­gis­tra­do des­ve­la la ope­ra­ti­va de las su­pues­tas prác­ti­cas co­rrup­tas, de­ta­lla los con­tra­tos sos­pe­cho­sos y es­tre­cha el cer­co so­bre las em­pre­sas, so­bre to­do cons­truc­to­ras, que de­be­rán ren­dir cuen­tas. «Han exis­ti­do múl­ti­ples em­pre­sa­rios que, sis­te­má­ti­ca­men­te, se con­cer­ta­ron con al­tos car­gos de Con­ver­gèn­cia pa­ra al­te­rar en per­jui­cio de los in­tere­ses pú­bli­cos los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción pú­bli­ca», di­ce De la Ma­ta, que sos­tie­ne que las ad­ju­di­ca­cio­nes se re­ci­bían «a cam­bio de efec­tuar gran can­ti­dad de pa­gos». Pa­ra di­si­mu­lar las ile­ga­li­da­des, los pa­gos se ha­cían a di­fe­ren­tes em­pre­sas o fun­da­cio­nes, e iban a pa­rar no a Con­ver­gèn­cia di­rec­ta­men­te, sino a sus fun­da­cio­nes. Las pes­qui­sas se en­ca­mi­nan ha­cia una de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de una cau­sa de fi­nan­cia­ción ile­gal de una for­ma­ción po­lí­ti­ca: cua­drar el círcu­lo y des­cu­brir los su­pues­tos fa­vo­res ile­ga­les que re­ci­bie­ron a cam­bio los em­pre­sa­rios. El ma­gis­tra­do De la Ma­ta con­si­de­ra que, ade­más de «con­cre­tas ad­ju­di­ca­cio­nes», es­tos pa­gos con­se­guían «crear o man­te­ner la bue­na re­la­ción con el par­ti­do», cons­cien­tes los em­pre­sa­rios «de que era la vía pa­ra con­se­guir pos­te­rior­men­te ad­ju­di­ca­cio­nes».

Andreu Vi­lo­ca, en­ton­ces te­so­re­ro con­ver­gen­te y tam­bién impu­tado en la cau­sa, era quien se en­car­ga­ba de lle­var «un con­trol ex­haus­ti­vo» de las li­ci­ta­cio­nes de obra pú­bli­ca en las ins­ti­tu­cio­nes que do­mi­na­ba el par­ti­do.

En­tre las ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas fi­gu­ran, por ejem­plo, la re­for­ma de la pla­za de las Glò­ries de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, go­ber­na­da en­ton­ces por el con­ver­gen­te Xa­vier Trias, y tam­bién obras en el puer­to de Barcelona que li­ci­tó la Au­to­ri­dad Por­tua­ria.

El te­so­re­ro con­ver­gen­te Vi­lo­ca lle­va­ba «un con­trol ex­haus­ti­vo» de las obras pú­bli­cas que eran li­ci­ta­das en las ins­ti­tu­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.