Ba­jo «el sín­dro­me del im­pos­tor»

Cuan­do les lla­ma­ron de la Ca­sa del Rey, mu­chos pen­sa­ron que era una bro­ma. To­dos reúnen mé­ri­tos pa­ra re­ci­bir la con­de­co­ra­ción, pe­ro se sor­pren­die­ron al re­ci­bir un re­co­no­ci­mien­to del Rey. Ayer, ha­blan­do en­tre ellos, al­gu­nos co­men­ta­ban que ha­bían sen­ti­do el

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - POR A. MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

CLO­TIL­DE VE­NIEL AMA DE CA­SA DE 107 AÑOS

«¿Qué ten­go que ha­cer con el Rey?»

Es­ta va­len­cia­na de 107 años ha tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te du­ran­te to­da su vi­da pa­ra que se re­co­no­cie­ra y va­lo­ra­ra el tra­ba­jo del ama de ca­sa, y fun­dó la Aso­cia­ción de Amas de Ca­sa de Bi­corp, su pue­blo. Ayer acu­dió al Pa­la­cio Real con su hi­ja, su nie­ta y su bis­nie­ta. A la sa­li­da, re­cor­dó que cuan­do la lla­ma­ron de la Ca­sa del Rey, di­jo: «Ay, ay, ¿pe­ro yo? ¿y qué ten­go que ha­cer? ¿y qué ten­go qué de­cir? ¿y de­lan­te del Rey? ¡Ma­dre mía!... Pe­ro hoy es­toy tran­qui­la, me he re­tra­ta­do con él». Con más de un si­glo de vi­da, di­ce que «es­tas ma­nos, no sa­ben lo que han tra­ba­ja­do» y re­cuer­da que es­tu­vo «sir­vien­do en Barcelona» y tra­ba­jan­do en la ven­di­mia. Cree que al­gu­nas amas de ca­sa «se han es­pa­bi­la­do aho­ra tam­bién y hay que re­co­no­cer que tra­ba­jan co­mo los hom­bres». Tras re­ci­bir la con­de­co­ra­ción de ma­nos de Don Fe­li­pe, tu­vo un re­cuer­do «pa­ra los que no tie­nen na­da». «Si no fue­ra por Cá­ri­tas, que les ayu­dan... qué pe­na, de ver­dad», aña­dió. Por eso, ani­mó «a ayu­dar al que lo ne­ce­si­ta».

EU­GE­NIO BAISÓN HA DO­NA­DO SAN­GRE 161 VE­CES

«Pen­sé que se es­ta­ban rien­do de mí»

Es­te hi­jo adop­ti­vo de Mai­re­na del Al­ja­ra­fe (Se­vi­lla), de 71 años, ha do­na­do san­gre 161 ve­ces y aho­ra se de­di­ca a con­cien­ciar en ins­ti­tu­tos a fa­vor de la do­na­ción por­que, co­mo di­ce, «no pue­de fal­tar san­gre en nues­tros hos­pi­ta­les». Por eso, res­pal­da las pa­la­bras del Rey a fa­vor de la so­li­da­ri­dad. Baisón per­dió un hi­jo con seis años, y tie­ne otro de 38 y uno de so­lo 20 me­ses. Cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da de La Zar­zue­la, pen­só que «se es­ta­ban rien­do de mí». «Cuan­do co­gí el te­lé­fono y me di­je­ron que me lla­ma­ban de la Ca­sa Real, les di­je que no les po­día aten­der por­que te­nía que acu­dir a una ci­ta mé­di­ca. Al ra­to, me lla­ma­ron de un te­lé­fono muy lar­go y eran de la De­le­ga­ción del Go­bierno pa­ra de­cir­me que me iban a lla­mar de la Ca­sa Real». Baisón nun­ca ha fa­lla­do y ha do­na­do san­gre ca­da tres me­ses, in­clu­so al día si­guien­te de la muer­te de su hi­jo. «La paz que uno sien­te al do­nar san­gre es in­com­pa­ra­ble con na­da», ase­gu­ra.

ERNESTO AGU­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.