«Yo soy el pri­mer in­tere­sa­do en acla­rar lo que ha su­ce­di­do en Cú­cu­ta con el di­ne­ro»

El pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la sa­le al pa­so de las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en las do­na­cio­nes pa­ra apo­yar a los mi­li­ta­res di­si­den­tes

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIO­NAL - GA­BRIE­LA PON­TE

Sa­lir a dar la ca­ra en me­nos de 24 ho­ras fue la pri­me­ra se­ñal de que el pre­si­den­te en­car­ga­do de Ve­ne­zue­la, Juan Guai­dó, no iba a de­jar pa­sar por al­to el po­lé­mi­co ar­tícu­lo pu­bli­ca­do que de­nun­cia­ba un en­tra­ma­do de co­rrup­ción en Cú­cu­ta. El di­gi­tal «Pa­nam Post» pu­bli­có una in­for­ma­ción don­de da­ba cuen­tas del su­pues­to des­vío de fon­dos por 90.000 dó­la­res por par­te de los dos re­pre­sen­tan­tes de Guai­dó en­car­ga­dos de coor­di­nar el tema de los mi­li­ta­res que de­ser­ta­ban del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro. Guai­dó atien­de vía te­le­fó­ni­ca a ABC des­pués de pre­sen­tar una de las ver­tien­tes del Plan País en la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na en Caracas, pa­ra acla­rar las acu­sa­cio­nes so­bre el ca­so de Cú­cu­ta, la gi­ra po­lí­ti­ca in­ter­na y las di­vi­sio­nes den­tro de la opo­si­ción.

—Se ha ge­ne­ra­do una gran polémica tras las in­for­ma­cio­nes so­bre la mal­ver­sa­ción de fon­dos por par­te de sus

de­le­ga­dos en Co­lom­bia. ¿Qué ha pa­sa­do con esos fon­dos? ¿Cuál es la ver­sión ofi­cial del pre­si­den­te Guai­dó? —Co­mo to­dos sa­ben, hay una emer­gen­cia en Ve­ne­zue­la. He­mos es­ta­do des­de prin­ci­pios de año re­co­gien­do in­su­mos, co­mi­da, me­di­ci­nas pa­ra po­der aten­der­la. El 23 de fe­bre­ro se sus­ci­tó una si­tua­ción iné­di­ta con los mi­li­ta­res que de­ser­ta­ron a Cú­cu­ta y se pu­sie­ron del la­do de la Constituci­ón y a fa­vor del cam­bio en Ve­ne­zue­la. Ellos se han ads­cri­to a un con­ve­nio que hi­ci­mos con Co­lom­bia pa­ra re­gu­la­ri­zar su es­ta­tus. Fue un pro­ce­so de adap­ta­ción rá­pi­do por­que Ac­nur y el Go­bierno co­lom­biano ayu­da­ron, pe­ro lle­gó un pun­to que la si­tua­ción se sa­tu­ró por­que hay más de 900 mi­li­ta­res, en to­tal, más de 1.600 per­so­nas si con­ta­mos con sus fa­mi­lia­res. Es­to nos obli­gó a bus­car ayu­da pa­ra aten­der­les. Y nos lle­vó a nom­brar a dos per­so­nas. Ac­tual­men­te es­ta­mos lle­van­do a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo de esos fon­dos, in­clu­so ayer (por el mar­tes) fue a la Fis­ca­lía la in­ves­ti­ga­ción co­lom­bia­na, que in­clu­so so­li­ci­ta­mos por lo im­por­tan­te que es pa­ra no­so­tros la trans­pa­ren­cia. Yo soy el pri­mer in­tere­sa­do. A es­tas dos per­so­nas las se­pa­ra­mos de su car­go y es­tán en pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción.

—Se le ha re­pro­cha­do que ha­ya tar­da­do mu­cho en pro­nun­ciar­se so­bre lo que ha pa­sa­do en Cú­cu­ta...

—Por­que es una una in­ves­ti­ga­ción que ya es­tá en cur­so.

—¿Qué cri­te­rios se si­guie­ron pa­ra otor­gar la ad­mi­nis­tra­ción de fon­dos a Ke­vin Ro­jas y a Ro­sa­na Ba­rre­ra?

—Son dos ac­ti­vis­tas y es­ta­ban en ese mo­men­to per­se­gui­dos. For­man par­te del equi­po ope­ra­ti­vo del es­ta­do Tá­chi­ra. Su fun­ción era aten­der a un por­cen­ta­je de en­tre 104 y 140 mi­li­ta­res, coope­rar con ellos en su aten­ción: hos­pe­da­je y co­mi­da.

—¿Por qué no eli­gió a per­so­nas con ma­yor le­gi­ti­mi­dad, co­mo diputados que vi­ven exi­lia­dos en Co­lom­bia, y sí a es­tos dos ac­ti­vis­tas?

—Pri­me­ro, por­que eran fun­cio­nes ne­ta­men­te ope­ra­ti­vos; y des­pués, por­que los diputados ya te­nían otras fun­cio­nes, en ma­te­ria de sa­lud, de re­cau­da­ción, de ali­men­ta­ción...

—Se ha­bla de que su­pues­ta­men­te se po­drían ha­ber apro­pia­do de 90.000 dó­la­res.

—Ese es el ma­ne­jo to­tal de los fon­dos des­ti­na­do a los mi­li­ta­res pa­ra hos­pe­da­je y ali­men­ta­ción. So­bre esa ci­fra se es­tá ha­cien­do la in­ves­ti­ga­ción pa­ra que ha­ya ab­so­lu­ta trans­pa­ren­cia.

—Us­ted ha afir­ma­do que ese di­ne­ro pro­ce­de de do­na­cio­nes rea­li­za­das

por par­ti­cu­la­res pa­ra apo­yar la lu­cha de la opo­si­ción —Exac­to.

—¿Cuá­les son las me­di­das que ha to­ma­do pa­ra es­cla­re­cer es­ta si­tua­ción?

—Re­ti­ra­mos a es­tas dos per­so­nas del car­go, man­da­mos la in­ves­ti­ga­ción a la Fis­ca­lía co­lom­bia­na, le pe­di­mos a Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal que hi­cie­ra una au­di­to­ria no so­la­men­te del tema de ma­ne­jo de la asis­ten­cia a los mi­li­ta­res, si no de to­do lo que ten­ga que ver con la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, en ge­ne­ral. Es­ta­mos en pro­ce­so pa­ra de­sig­nar un Con­tra­lor es­pe­cial de ca­ra al cese de la usur­pa­ción. Tam­bién re­mi­ti­mos la in­ves­ti­ga­ción a la comisión de con­tra­lo­ría de la Asam­blea Na­cio­nal ve­ne­zo­la­na. Hay que di­fe­ren­ciar­se de lo que fue el ré­gi­men que des­fal­có 330.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

—Un mes y me­dio des­pués del le­van­ta­mien­to cí­vi­co-mi­li­tar del 30 de abril, ¿pue­de de­cir­nos que pa­só aquel día? ¿Se ha­bía real­men­te ne­go­cia­do la sa­li­da de Ma­du­ro co­mo se di­ce? —Des­de el 5 de enero (cuan­do Guai­dó fue nom­bra­do pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal) no­so­tros ve­ni­mos di­cien­do que va­mos a ne­go­ciar con fun­cio­na­rios, ci­vi­les y mi­li­ta­res, que es­tén de acuer­do con el res­pe­to a la Constituci­ón, con el cese de la usur­pa­ción y la ce­le­bra­ción de elecciones li­bres. Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te la pre­sión in­ter­na, la ca­lle, la fun­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das de ca­ra a la tran­si­ción. Lo que pa­só el 30 de abril es un

re­fle­jo de to­dos esos in­gre­dien­tes: de Fuer­zas Ar­ma­das des­con­ten­tas, de la de­ci­sión de Ch­ris­top­her Fi­gue­ra (res­pon­sa­ble del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Bo­li­va­ria­na), de la gen­te que sa­lió a res­pal­dar en las ca­lles esa ini­cia­ti­va de los mi­li­ta­res, de fun­cio­na­rios que quie­ren po­ner­se del la­do de la Constituci­ón y del cese de la usur­pa­ción. Lo que su­ce­dió el 30 de abril fue ejem­plo de eso. Y a to­das lu­ces faltan más pa­ra se­guir el pro­ce­so de cam­bio en Ve­ne­zue­la.

—¿Pe­ro se ha­bía ne­go­cia­do la sa­li­da de Ma­du­ro?

—Aho­ra hay una tran­si­ción pa­ra el ce­so de la usur­pa­ción pa­ra te­ner elecciones li­bres. To­da­vía hay una dic­ta­du­ra. Mu­chos de los fun­cio­na­rios y mi­li­ta­res que es­tán to­da­vía en es­ta fa­se de la Ope­ra­ción Li­ber­tad, y es­ta­mos tra­ba­jan­do en in­cor­po­rar mu­chos más pa­ra lo­grar el cese de la usur­pa­ción. —Hay quie­nes ase­gu­ran que la li­be­ra­ción de Leo­pol­do Ló­pez de su arre­to do­mi­ci­lia­rio un día an­tes de los pre­vis­to per­ju­di­có lo que es­ta­ba pre­vis­to pa­ra el 1 de ma­yo. —Los que tie­nen hoy ca­pa­ci­dad de mo­ver tro­pas mi­li­ta­res son los mi­li­ta­res. Hoy to­da­vía vi­vi­mos en una dic­ta­du­ra. Y mi fun­ción co­mo pre­si­den­te en­car­ga­do es pre­ci­sa­men­te re­cla­mar las com­pe­ten­cias, en­tre ellas la de co­man­dan­te de las fuer­zas ar­ma­das. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en eso. Que se pon­gan del la­do de la constituci­ón. Los que to­man la de­ci­sión a prio­ri de mo­ver a los mi­li­ta­res fun­cio­na­rios son los mi­li­ta­res. —¿Por qué su equi­po con­ti­nua en las ne­go­cia­cio­nes en Os­lo aún cuan­do no se ha lle­ga­do a nin­gún acuer­do? —En es­tos mo­men­tos no es­ta­mos en Os­lo. Pa­ra no­so­tros el Gru­po de Li­ma, el Gru­po de Con­tac­to, EE.UU. e in­clu­so la reunión de Es­to­col­mo son he­rra­mien­tas pa­ra la pre­sión in­ter­na­cio­nal. Lo que pa­re­ce un consenso mun­dial de que de­be ha­ber una so­lu­ción po­lí­ti­ca al con­flic­to ve­ne­zo­lano. No po­de­mos ver es­tas ne­go­cia­cio­nes co­mo co­sas ais­la­das, se­ría un error de los ve­ne­zo­la­nos de ca­ra a la sa­li­da de Ma­du­ro del po­der. —¿Es cier­to que us­ted es­tá ha­cien­do cam­pa­ña po­lí­ti­ca en el in­te­rior del país de ca­ra a unas pró­xi­mas elecciones? —No ha­brá pró­xi­mas elecciones sin el cese de la usur­pa­ción y pa­ra eso de­be ha­ber agi­ta­ción, mo­vi­li­za­ción en la ca­lle y pre­sión ciu­da­da­na. Ese es el ob­je­ti­vo de la vi­si­ta por ca­da uno de los Es­ta­dos. Ade­más, los acom­pa­ña­mos en la tra­ge­dia co­ti­dia­na que es­ta­mos vi­vien­do los ve­ne­zo­la­nos: dos se­ma­nas sin re­pos­tar com­bus­ti­ble, se pier­den co­se­chas, no hay se­ñal te­le­fó­ni­ca, se va la elec­tri­ci­dad dos y tres ve­ces al día. —La Al­ta Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, Mi­che­lle Ba­che­let, lle­gó ayer a Ve­ne­zue­la pa­ra una vi­si­ta y se es­pe­ra una reunión con ella y su equi­po ma­ña­na vier­nes. ¿Qué le va a trans­mi­tir? —Es­ta­mos muy con­ten­tos de re­unir­nos con la Al­ta Co­mi­sio­na­da. En el in­for­me pre­li­mi­nar que pre­sen­tó su ofi­ci­na hace unos me­ses ya era muy con­tun­den­te la vi­si­bi­li­za­ción de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Ayer Ac­nur di­jo que la cri­sis de re­fu­gia­dos de ve­ne­zo­la­nos en el mun­do es la más gra­ve, in­clu­so por en­ci­ma de Si­ria. Que­re­mos apro­xi­mar so­lu­cio­nes de ca­ra a la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos, a la cri­sis ali­men­ta­ria y de sa­lud, a la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, en­tre otras co­sas.

Me­di­das to­ma­das «He­mos enviado la in­ves­ti­ga­ción a la Fis­ca­lía de Co­lom­bia y pe­di­do una au­di­to­ría a Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal» Ci­fra in­ves­ti­ga­da «Los 90.000 dó­la­res eran el to­tal de los fon­dos pa­ra los mi­li­ta­res que aban­do­na­ron Ve­ne­zue­la»

Ne­go­cia­cio­nes en Os­lo

Se­ría un error ver las ne­go­cia­cio­nes co­mo co­sas ais­la­das de ca­ra a la sa­li­da de Ma­du­ro del po­der

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.