DA­TOS ALAR­MAN­TES

ABC (1ª Edición) - - ECONOMÍA - JUAN VELARDE FUER­TES

Hace po­co más de un si­glo, el 5 de di­ciem­bre de 1918, San­tia­go Al­ba se vio for­za­do a aban­do­nar el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Preo­cu­pa­do por la subida de la deu­da pú­bli­ca, de­ci­dió re­ca­bar im­pues­tos de­ri­va­dos de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les ge­ne­ra­dos en Es­pa­ña por su neu­tra­li­dad en la I Gue­rra Eu­ro­pea. El re­sul­ta­do fue una reac­ción em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca que dio con el Go­bierno en el sue­lo. Y aho­ra nos en­con­tra­mos con otra si­tua­ción alar­man­te, a cau­sa de in­cre­men­tos co­lo­sa­les del gas­to pú­bli­co. Co­mo con­se­cuen­cia, el por­cen­ta­je de la deu­da pú­bli­ca res­pec­to al PIB subió del 16,5% en 1980 al 97,2% en 2018, y la im­pre­sión de la evo­lu­ción en 2019 es que el pro­ce­so pro­si­gue.

Se con­tem­pla es­to co­mo un fe­nó­meno muy ge­ne­ral, por ejem­plo, esa es la no­ti­cia con­ti­nua que te­ne­mos en re­la­ción con las pen­sio­nes. Tam­bién es la in­for­ma­ción de lo que se pue­de dis­po­ner en el con­jun­to de las au­to­no­mías, sal­vo en Ma­drid, Ga­li­cia y Cas­ti­lla y León.

La ba­se de es­te im­pul­so de­fi­ci­ta­rio tie­ne raí­ces múl­ti­ples. Esen­cial­men­te se de­ri­van de lo que yo he ca­li­fi­ca­do co­mo bús­que­da de una ba­se eco­nó­mi­ca in­te­lec­tual­men­te jus­ti­fi­ca­ble, bien vi­si­ble por par­te del PSOE y los par­ti­dos alia­dos pa­ra lle­var­le re­cien­te­men­te al po­der.

Creer que la ba­se in­me­dia­ta pa­ra eso es cla­ra, es un error. Pro­ce­de con­si­de­rar que el la­do del gas­to pú­bli­co y aña­di­do el com­ple­men­to de au­men­tar el con­su­mo, no ge­ne­ra da­ño con subidas sa­la­ria­les y ri­gi­de­ces im­por­tan­tes en el mer­ca­do la­bo­ral. Se lo­gra­ba ese apo­yo de los sin­di­ca­tos que fue vi­si­ble cuan­do Fe­li­pe Gon­zá­lez, en vís­pe­ras de al­can­zar el po­der se­ña­ló su vo­lun­tad de li­qui­dar el Acuer­do Na­cio­nal de Em­pleo. Y an­te las con­se­cuen­cias pe­no­sas del dé­fi­cit pú­bli­co pa­ra una eco­no­mía abier­ta al ex­te­rior, co­mo Es­pa­ña, miem­bro de la Eu­ro­zo­na, com­ple­men­ta­ria­men­te, re­cor­dan­do vie­jas te­sis de­ri­va­das del an­ti­ca­pi­ta­lis­mo na­ci­do en el ma­ni­fies­to cé­le­bre de 1848, no se ima­gi­nan más que al­zas en la pre­sión tri­bu­ta­ria so­bre el mun­do em­pre­sa­rial, es­pe­cial­men­te so­bre el ban­que­ro y so­bre las ren­tas par­ti­cu­la­res me­dias y al­tas.

El pro­fe­sor Sch­wartz se­ña­la­ba la «im­po­si­bi­li­dad, aho­ra y siem­pre, de re­sol­ver los pro­ble­mas de Ha­cien­da con más re­cau­da­ción», al con­tem­plar el ini­cio de es­te pa­no­ra­ma. Mos­tra­ba otro ca­mino, el de con­te­ner el gas­to pú­bli­co y una fuer­te ac­ti­vi­dad. ¿No con­vie­ne te­ner­lo en cuen­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.