«Los ju­bi­la­dos sí que han aho­rra­do a tra­vés de su vi­vien­da y aho­ra pue­den dis­fru­tar­lo»

ABC (1ª Edición) - - PUBLICIDAD - Car­los A. Mar­tí­nez Ce­re­zo,

Co­mien­za a ser ca­da vez más fre­cuen­te que co­noz­ca­mos al­gu­na per­so­na ma­yor de nues­tro en­torno que ha rea­li­za­do so­bre su vi­vien­da la con­tra­ta­ción de al­gún pro­duc­to in­mo­bi­lia­rio o Bnan­cie­ro que le per­mi­te se­guir dis­fru­tan­do de su ca­sa de por vi­da y a la vez ob­te­ner in­gre­sos con los que com­ple­men­tar su pen­sión. Car­los A. Mar­tí­nez Ce­re­zo, Pre­si­den­te de Gru­po Re­ti­ro, em­pre­sa pionera en Es­pa­ña des­de 1996 en ofre­cer ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de ase­so­ra­mien­to e in­ter­me­dia­ción en la ges­tión de las al­ter­na­ti­vas de ren­ta­bi­li­za­ción del pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio de las per­so­nas ma­yo­res, nos acer­ca al­gu­na de las cla­ves de es­tos pro­duc­tos. - Las pen­sio­nes son una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los es­pa­ño­les, an­te la in­cer­ti­dum­bre so­bre su fu­tu­ro ¿el uso de la vi­vien­da se­rá un fac­tor de­ci­si­vo? - La uti­li­za­ción de la vi­vien­da co­mo com­ple­men­to a nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes se­rá sin lu­gar a du­das la gran so­lu­ción pa­ra que los ju­bi­la­dos ga­ran­ti­cen su má­xi­ma ca­li­dad de vi­da en es­ta eta­pa vi­tal. Por su­pues­to, de­be­mos exi­gir a nues­tros go­ber­nan­tes que afron­ten los cam­bios es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rios que ga­ran­ti­cen un sis­te­ma de pen­sio­nes digno y sos­te­ni­ble pa­ra to­dos, pe­ro a su vez no po­de­mos ce­rrar los ojos an­te una reali­dad so­cial, el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, que nos abo­ca a que no va­mos a po­der vi­vir so­lo de nues­tra pen­sión, da­da la cuan­tía de las mis­mas, y que es ne­ce­sa­rio pla­niB­car con tiem­po el aho­rro. Los ju­bi­la­dos es­pa­ño­les sí han aho­rra­do, lo que ocu­rre es que lo han he­cho a tra­vés del la­dri­llo, te­nien­do ac­tual­men­te más del 85% de su aho­rro to­tal en su vi­vien­da. Se tra­ta de que aho­ra pue­dan dis­fru­tar de ese aho­rro me­dian­te pro­duc­tos que les per­mi­tan con­ver­tir­lo en li­qui­dez du­ran­te la ju­bi­la­ción y esa es la de­di­ca­ción y el ser­vi­cio que ofre­ce Gru­po Re­ti­ro.

- ¿Cuá­les son esas op­cio­nes pa­ra las per­so­nas ma­yo­res?

- Son op­cio­nes Ae­xi­bles que se tra­tan de adap­tar a la si­tua­ción de ca­da ju­bi­la­do se­gún sus ne­ce­si­da­des a cu­brir, su edad en el mo­men­to de la con­tra­ta­ción y sus pre­fe­ren­cias per­so­na­les y fa­mi­lia­res. Así, exis­ten pro­duc­tos Bnan­cie­ros co­mo la Hi­po­te­ca In­ver­sa don­de el ma­yor man­tie­ne el pleno do­mi­nio de su vi­vien­da pre­ser­van­do que la mis­ma lle­gue el día de ma­ña­na a sus he­re­de­ros, y pro­duc­tos in­mo­bi­lia­rios, co­mo la Ren­ta Vi­ta­li­cia Inmobiliar­ia o la Ven­ta de la Nu­da Pro­pie­dad que per­mi­te al ma­yor se­guir usan­do su ca­sa has­ta su fa­lle­ci­mien­to sin pa­gar na­da por ello y co­brar una ren­ta vi­ta­li­cia o una úni­ca can­ti­dad. Tam­bién pue­den ven­der la to­ta­li­dad de la ca­sa y per­ma­ne­cer en la mis­ma co­mo in­qui­li­nos me­dian­te la Ven­ta con Al­qui­ler Ga­ran­ti­za­do.

- ¿Per­ma­ne­cer en la vi­vien­da pa­re­ce ser im­pres­cin­di­ble pa­ra la per­so­na ma­yor?

- Así es, tan­to si la per­so­na ma­yor go­za de sa­lud co­mo si ne­ce­si­ta de una ayu­da asis­ten­cial, ma­yo­ri­ta­ria­men­te quie­ren se­guir vi­vien­do en su ca­sa. Y es­ta es la gran ven­ta­ja de to­dos los pro­duc­tos de Gru­po Re­ti­ro, que la per­so­na ma­yor no se des­vin­cu­la de su ho­gar de siem­pre ni de su barrio ni de su en­torno de re­fe­ren­cia de to­da su vi­da.

- ¿Cuál es la fór­mu­la pa­ra ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos?

- Las op­cio­nes más de­man­das por su ren­ta­bi­li­dad son la Ren­ta Vi­ta­li­cia Inmobiliar­ia y la Ven­ta de Nu­da Pro­pie­dad. En am­bos ca­sos, los ma­yo­res que­dan co­mo pro­pie­ta­rios del usu­fruc­to de sus vi­vien­das y per­ci­ben por la trans­mi­sión de la nu­da pro­pie­dad, o bien una ren­ta men­sual ga­ran­ti­za­da de por vi­da o un úni­co pa­go a la Br­ma de la Es­cri­tu­ra. Asi­mis­mo, li­be­ran gas­tos de la vi­vien­da co­mo el IBI y las de­rra­mas ex­tra­or­di­na­rias, y en el ca­so de la Ren­ta Vi­ta­li­cia Inmobiliar­ia no tie­nen que asu­mir nin­gún ti­po de cos­te por su constituci­ón.

- Por tan­to, la hi­po­te­ca in­ver­sa ya no se es­tá con­tra­tan­do tan­to co­mo en el pa­sa­do.

- Si­gue con­tra­tán­do­se so­bre to­do por par­te de per­so­nas que prio­ri­zan el que la vi­vien­da lle­gue el día de ma­ña­na a sus he­re­de­ros, pe­ro hay po­cas en­ti­da­des co­mer­cia­li­zán­do­lo. Des­de Gru­po Re­ti­ro cree­mos que es un pro­duc­to interesant­e que re­quie­re que se re­es­truc­tu­re por par­te de las En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras pa­ra ha­cer­lo más Ae­xi­ble co­mo ocu­rre en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes y por tan­to más com­pe­ti­ti­vo. - Qué ga­ran­tías tie­ne la per­so­na ma­yor en la con­tra­ta­ción de es­tos pro­duc­tos?

- La la­bor de Gru­po Re­ti­ro des­de hace más de 22 años co­mo des­pa­cho de abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­do ex­clu­si­va­men­te en es­tos pro­duc­tos es dar las má­xi­mas ga­ran­tías le­ga­les a la per­so­na ma­yor y a sus fa­mi­lia­res en la con­tra­ta­ción del pro­duc­to que en ca­da ca­so con­si­de­ren más ade­cua­do. To­das las trans­mi­sio­nes se for­ma­li­zan en Es­cri­tu­ra Pú­bli­ca an­te No­ta­rio, y se ins­cri­ben en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad. Se tra­ta de pro­duc­tos en los que in­ter­vie­nen múl­ti­ples as­pec­tos, ac­tua­ria­les, ju­rí­di­cos, Bs­ca­les, in­mo­bi­lia­rios, etc., y so­lo en ma­nos de bue­nos pro­fe­sio­na­les que sean ex­per­tos en di­chos pro­duc­tos se ga­ran­ti­za una co­rrec­ta pres­ta­ción del ser­vi­cio. Asi­mis­mo, en Gru­po Re­ti­ro da­mos un gran va­lor al ser­vi­cio post­ven­ta de for­ma que acom­pa­ña­mos a las per­so­nas ma­yo­res y sus fa­mi­lia­res du­ran­te to­da la vi­gen­cia de ese pro­duc­to.

- ¿Có­mo au­gu­ra que se­rán los pró­xi­mos 20 años en re­la­ción a es­tos pro­duc­tos?

- En nues­tros ini­cios yo so­lía de­cir que es­tá­ba­mos “pre­di­can­do en el de­sier­to”, por­que a pe­sar de que ofre­cía­mos so­lu­cio­nes muy asen­ta­das des­de ha­cía dé­ca­das en Eu­ro­pa, en nues­tro país eran me­nos co­no­ci­das y los ma­yo­res al­go más re­ti­cen­tes, qui­zás por la de­no­mi­na­da cul­tu­ra de la he­ren­cia. Hoy la men­ta­li­dad ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te, por lo que es­toy con­ven­ci­do de que en los pró­xi­mos años nor­ma­li­za­re­mos el uso du­ran­te la ju­bi­la­ción del aho­rro acu­mu­la­do a tra­vés de las vi­vien­das que con tan­to es­fuer­zo he­mos rea­li­za­do a du­ran­te to­da nues­tra vi­da la­bo­ral.

Car­los A. Mar­tí­nez Ce­re­zo du­ran­te la entrevista

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.