Los pro­fe­so­res es­pa­ño­les son los que lle­gan me­nos pre­pa­ra­dos a las au­las

So­lo un 48% in­clu­ye en su for­ma­ción ini­cial el con­te­ni­do, la pedagogía y las prác­ti­cas de la asig­na­tu­ra que im­par­te, se­gún la OCDE

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - JO­SE­FI­NA G. STEGMANN

El 52% de los pro­fe­so­res es­pa­ño­les ase­gu­ra que no es­tá lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do en el con­te­ni­do, ni en la pedagogía ni en la prác­ti­ca en el au­la de las ma­te­rias que en­se­ña. Es la con­clu­sión de la úl­ti­ma en­cues­ta in­ter­na­cio­nal so­bre en­se­ñan­za y apren­di­za­je, más co­no­ci­da co­mo Ta­lis (por sus si­glas en in­glés), ela­bo­ra­da por la OCDE y pu­bli­ca­da ayer.

El pres­ti­gio­so in­for­me Ta­lis, al­go así co­mo el «PI­SA de los pro­fe­so­res», se re­fie­re con­cre­ta­men­te a la for­ma­ción ini­cial que re­ci­ben los pro­fe­so­res que dan cla­se en Edu­ca­ción Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria (ESO). So­lo un 48 por cien­to de los do­cen­tes que es­tu­dian pa­ra con­ver­tir­se en pro­fe­so­res se for­man en los con

te­ni­dos, la pedagogía y las prác­ti­cas de las asig­na­tu­ras que van a im­par­tir. Es­te por­cen­ta­je es más preo­cu­pan­te cuan­do se com­pa­ra con la me­dia de los paí­ses de la OCDE, don­de el 79 por cien­to sí re­ci­ben es­ta for­ma­ción ini­cial. Así, Es­pa­ña se si­túa en la úl­ti­ma po­si­ción de los 48 paí­ses y eco­no­mías par­ti­ci­pan­tes en el in­for­me, su­pe­ra­dos, por ejem­plo, por Viet­nam, don­de el por­cen­ta­je de pro­fe­so­res «bien for­ma­dos» es del 99%, por Ru­ma­nía (91%), Fin­lan­dia (87%), Sin­ga­pur (89%) o Fran­cia (66%).

«La edu­ca­ción de más de la mi­tad de los edu­ca­do­res es­pa­ño­les in­clu­ye me­nos ele­men­tos que la que re­ci­ben la ma­yo­ría de los do­cen­tes de la OCDE. Es­to pue­de in­fluir en su ni­vel de pre­pa­ra­ción pa­ra ha­cer fren­te el au­la», se­ña­la Pa­blo Fra­ser, di­rec­tor de Edu­ca­ción y For­ma­ción de Ta­lis. El res­pon­sa­ble de los in­for­mes PI­SA, y tam­bién ca­be­za vi­si­ble en los Ta­lis, An­dreas Schlei­cher, re­su­me el pro­ble­ma a ABC de for­ma preo­cu­pan­te y aña­de otros: «Los do­cen­tes en Es­pa­ña ca­re­cen de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, un desa­rro­llo pro­fe­sio­nal con­ti­nuo ade­cua­do y una cul­tu­ra de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo».

Si se eva­lúan los tres ele­men­tos por se­pa­ra­do (con­te­ni­do, pedagogía y prác­ti­ca), Es­pa­ña fa­lla so­bre to­do en el úl­ti­mo. Nues­tro país se que­da en un 67% (la me­dia de la OCDE es del 88%), al mis­mo ni­vel que la Re­pú­bli­ca Che­ca (y su­pe­ra­dos por Fin­lan­dia, In­gla­te­rra o Sin­ga­pur). «El com­po­nen­te prác­ti­co de la for­ma­ción ini­cial re­quie­re me­jo­ra, por lo que no re­nun­cio al MIR edu­ca­ti­vo. Cuan­do una per­so­na ter­mi­na su ca­rre­ra de­ja de ser es­tu­dian­te y pa­sa a ser pro­fe­sio­nal, pe­ro hay una di­fe­ren­cia en pen­sar que al día si­guien­te ya lo eres to­tal­men­te o te fal­ta un pro­ce­so», re­co­no­ció Alejandro Tia­na, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Edu­ca­ción y FP en fun­cio­nes.

Los por­cen­ta­jes de la for­ma­ción ini­cial me­jo­ran cuan­do se evalúa a los do­cen­tes que com­ple­ta­ron su for­ma­ción en los úl­ti­mos cin­co años. En es­te ca­so, la pro­por­ción de do­cen­tes en cu­ya for­ma­ción ini­cial se in­clu­ye el con­te­ni­do de la ma­te­ria, más la pedagogía y las prác­ti­cas tre­pa al 68 por cien­to. «La bue­na no­ti­cia es que los pro­gra­mas de for­ma­ción do­cen­te es­tán co­men­zan­do a pro­veer una edu­ca­ción mu­cho más com­pren­si­va a los fu­tu­ros do­cen­tes», con­cre­ta Fra­ser.

Ca­be re­cor­dar que pa­ra ser pro­fe­sor en la ESO (que son los eva­lua­dos en Ta­lis) es ne­ce­sa­rio po­seer (ade­más del gra­do uni­ver­si­ta­rio) un más­ter que acre­di­te la for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca y di­dác­ti­ca. Así lo es­ta­ble­ció, des­de 2006, la Ley Or­gá­ni­ca de Edu­ca­ción (LOE), en vi­gor con las mo­di­fi­ca­cio­nes de la Lom­ce. Es­te más­ter exi­ge unas prác­ti­cas que an­tes no eran ne­ce­sa­rias (bas­ta­ba la li­cen­cia­tu­ra más el cer­ti­fi­ca­do de ap­ti­tud pe­da­gó­gi­ca, más co­no­ci­do co­mo CAP y pa­ra el que no era ne­ce­sa­rio ha­cer prác­ti­cas). El más­ter se em­pe­zó a im­plan­tar en Es­pa­ña a par­tir del cur­so 2009/2010, lo que ex­pli­ca la me­jo­ra en los da­tos de los úl­ti­mos años.

Fal­ta de in­cen­ti­vos pa­ra la for­ma­ción con­ti­nua

El res­pon­sa­ble de PI­SA y de Ta­lis no so­lo ad­vier­te de fa­llos en la for­ma­ción ini­cial sino tam­bién en el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal con­ti­nuo y el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo de los maes­tro es­pa­ño­les. La asis­ten­cia a cur­sos y se­mi­na­rios pre­sen­cia­les es una de las mo­da­li­da­des más po­pu­la­res pa­ra los do­cen­tes de la OCDE y Es­pa­ña (76% y 72%, res­pec­ti­va­men­te). Sin em­bar­go, la pro­por­ción de do­cen­tes es­pa­ño­les que par­ti­ci­pan en for­ma­ción ba­sa­da en el apren­di­za­je y la ob­ser­va­ción en­tre igua­les es del 19%, una de las pro­por­cio­nes más ba­jas. A tra­vés del in­for­me se ha que­ri­do sa­ber si hay im­pe­di­men­tos pa­ra par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. El 48% de los do­cen­tes de la OCDE se­ña­la que no tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra par­ti­ci­par. En el ca­so de Es­pa­ña es­ta pro­por­ción as­cien­de has­ta el 76%.

Es­pa­ña se en­fren­ta al en­ve­je­ci­mien­to de las plan­ti­llas

En Es­pa­ña, los maes­tros tie­nen, en pro­me­dio, 46 años de edad, por en­ci­ma del pro­me­dio de edad de la OCDE

(44 años). La po­bla­ción do­cen­te es­pa­ño­la ha ex­pe­ri­men­ta­do uno de los en­ve­je­ci­mien­tos más pro­nun­cia­dos: la pro­por­ción de do­cen­tes de 50 años o más ha au­men­ta­do un 7% des­de 2008. «Es­pa­ña ten­drá que re­no­var tres de ca­da ocho miem­bros de su per­so­nal do­cen­te du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da», ad­vier­te el in­for­me.

Ba­jo por­cen­ta­je de aco­so es­co­lar y buen am­bien­te

Un 96% es­tán de acuer­do con la afir­ma­ción que sos­tie­ne que «los do­cen­tes se lle­van bien con los es­tu­dian­tes». Tam­bién las ci­fras de «bull­ying» son muy ba­jas: so­lo el 5% de los di­rec­to­res de­cla­ra la exis­ten­cia de com­por­ta­mien­tos de in­ti­mi­da­ción o aco­so es­co­lar en­tre sus es­tu­dian­tes, mien­tras que en la OCDE es­te por­cen­ta­je es del 14%. «En Es­pa­ña, la pro­por­ción de di­rec­to­res que de­cla­ran que la in­ti­mi­da­ción fí­si­ca y no fí­si­ca tie­nen lu­gar en sus cen­tros al me­nos se­ma­nal­men­te ha dis­mi­nui­do en más de seis pun­tos des­de 2013», apun­ta la en­cues­ta.

Me­nos alum­nos, me­jor que más suel­do

A los do­cen­tes se les pre­gun­tó que ele­gi­rían si pu­die­ran au­men­tar el pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo. Un 85% di­jo que op­ta­ría por una re­duc­ción del nú­me­ro de alum­nos por cla­se, mien­tras que me­nos de la mi­tad se de­can­ta­ría por un au­men­to de suel­do.

MIR edu­ca­ti­vo Edu­ca­ción no des­car­ta un MIR edu­ca­ti­vo pa­ra me­jo­rar la for­ma­ción de los do­cen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.