«Las fa­mi­lias nu­me­ro­sas es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción»

Ma­ría Je­sús La­go Pro­fe­so­ra de Geo­gra­fía Uni­ver­si­dad CEU-San Pa­blo

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - L. DANIELE

La ba­ja na­ta­li­dad es un fe­nó­meno com­ple­jo que no se pue­de atri­buir a una so­la cau­sa. Las generacion­es de mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va son ca­da vez más pe­que­ñas y el re­tra­so en la edad pa­ra te­ner el pri­mer hi­jo au­men­ta pro­gre­si­va­men­te. Ma­ría Je­sús La­go, pro­fe­so­ra de Geo­gra­fía Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo, cree que de­trás de es­te fe­nó­meno de­mo­grá­fi­co hay «un cam­bio de men­ta­li­dad» en la sociedad es­pa­ño­la. Se­gún es­ta ex­per­ta, des­pués de una dé­ca­da con una caí­da sos­te­ni­da en el nú­me­ro de na­ci­mien­tos, se de­be­ría de­jar de ha­blar «de un fe­nó­meno co­yun­tu­ral» y apun­tar a «un cam­bio de pa­ra­dig­ma».

«Ya no hay mar­cha atrás. Es­to co­men­zó a cam­biar con la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al tra­ba­jo y el sur­gi­mien­to de un con­cep­to di­fe­ren­te de fa­mi­lia. Hoy exis­ten mu­chas fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les com­pues­tas por mu­je­res que de­ci­den te­ner hi­jos so­las y so­lo tie­nen uno», ase­gu­ró.

Los al­tos es­tán­da­res de vi­da que ha con­se­gui­do la sociedad es­pa­ño­la du­ran­te los años de la De­mo­cra­cia tam­bién ha pro­vo­ca­do que las pa­re­jas «no en­cuen­tren nun­ca el mo­men­to pa­ra te­ner un hi­jo». «An­tes no nos im­por­ta­ba si no te­nía­mos un apa­ra­to de te­le­vi­sión, pe­ro aho­ra que­re­mos to­da la ca­sa amue­bla­da cuan­do de­ci­di­mos ca­sar­nos. Eso hace que mu­chas ve­ces se sa­cri­fi­quen los hi­jos», apun­ta.

La au­sen­cia de po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción en el mer­ca­do la­bo­ral ha des­mo­ti­va­do tam­bién a las mu­je­res pa­ra ser ma­dres. «Las mu­je­res que de­ci­den te­ner hi­jos hoy son muy va­lien­tes por­que lo tie­nen to­do en su con­tra y las ma­dres de fa­mi­lias nu­me­ro­sas ya son una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción», se­ña­la.

Pa­ra La­go, la mu­jer ade­más si­gue lle­van­do so­bre sus es­pal­das la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do de los hi­jos, lo que su­po­ne un te­cho de cris­tal en su tra­ba­jo. Por ello, con­si­de­ra ne­ce­sa­rio tra­ba­jar más en cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción so­bre la co­rres­pon­sa­bi­li­dad en el ho­gar –tal co­mo ya se rea­li­zan pa­ra lu­char con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro o los ac­ci­den­tes de trá­fi­co–. Pe­se a to­do es­te «cóc­tel mo­lo­tov» que po­ne en­tre las cuer­das a la na­ta­li­dad, La­go cree que «hay que vol­ver a prio­ri­zar lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: los hi­jos».

M. JE­SÚS LA­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.