Tom Hanks: «No me pue­do ima­gi­nar sien­do otro di­bu­jo que no sea Woody»

El ac­tor pre­sen­ta «Toy Story 4», úl­ti­ma en­tre­ga de la sa­ga de Pi­xar, en la que vuel­ve a po­ner voz al va­que­ro más ani­ma­do de la gran pan­ta­lla

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - DA­VID MO­RÁN

¿ Las ce­jas ar­quea­das de Buzz Light­year, ese ges­to co­mo de pas­mo per­pe­tuo? Una bro­ma al la­do de las ca­ras a las que se de­bió en­fren­tar el equi­po de «Toy Story 4» jus­to an­tes de de­vol­ver a la vi­da a los par­lan­chi­nes y alo­ca­dos ju­gue­tes de Pi­xar. «In­clu­so mi ma­dre me di­jo que por qué ha­cía­mos otra, si la ter­ce­ra ha­bía si­do tan bue­na», re­cuer­da Josh Coo­ley, di­rec­tor de la cin­ta que se es­tre­na ma­ña­na en Es­pa­ña. «Ca­da vez que me ve­nían a ver y me de­cían que que­rían ha­cer otra his­to­ria so­bre Woody pen­sa­ba lo mis­mo: “¿De ver­dad? ¿Es­táis se­gu­ros? ¿Creéis que po­déis ha­cer una pe­lí­cu­la me­jor que ‘Toy Story 2’? No sé si se­rá tan fá­cil, pe­ro vea­mos”», ex­pli­ca

a su la­do el ac­tor Tom Hanks, res­pon­sa­ble de po­ner voz al va­que­ro Woody des­de el estreno de la se­rie en 1995, y au­tén­ti­co maes­tro de ce­re­mo­nias de la pre­sen­ta­ción de «Toy Story 4» en Barcelona. «La ver­dad es que te­nía la es­pe­ran­za de que la pe­lí­cu­la fue­se una mier­da pa­ra no te­ner que ha­cer­la, pe­ro ya ves...», bro­mea un Hanks ejem­plar en su pa­pel de en­ter­tai­ner lo­cuaz y bro­mis­ta y en­can­ta­do de des­tri­par al­gu­nos se­cre­tos del más fa­mo­so va­que­ro ar­ti­cu­la­do.

Ahí es­tán, por ejem­plo, esas ma­ra­to­nia­nas se­sio­nes de gra­ba­ción que le de­ja­ban ren­di­do y ago­ta­do. «Nun­ca he ido a una se­sión de gra­ba­ción de “Toy Story” sin desear que aca­ba­se lo an­tes po­si­ble, ya que siem­pre es al­go así co­mo “va­mos a pro­bar­lo to­do de nue­vo, pe­ro es­ta vez a ver si pue­des aña­dir más an­gus­tia exis­ten­cial”. No se me ocu­rre na­da más pla­cen­te­ro que ha­cer du­ran­te seis o sie­te ho­ras al día», re­la­ta. En es­te ca­so, lo de an­gus­tia exis­ten­cial no es nin­gu­na exa­ge­ra­ción, ya que en «Toy Story 4» ve­mos a un Woody su­mi­do en una pro­fun­da cri­sis de iden­ti­dad que, re­le­ga­do co­mo ju­gue­te de ca­be­ce­ra de Bon­nie, bus­ca su si­tio en­tre nue­vas ad­qui­si­cio­nes co­mo Forky y reapa­ri­cio­nes es­te­la­res co­mo la de Bo Peep.

Cam­bios pro­fun­dos

«Es­tar vivo es cam­biar y afron­tar re­tos, pe­ro mu­chas pe­lí­cu­las abor­dan es­tos cam­bios de una ma­ne­ra muy su­per­fi­cial. En “Toy Story”, sin em­bar­go, hay un cam­bio real y exis­ten­cial: en la pri­me­ra pe­lí­cu­la la lle­ga­da de Buzz sa­cu­de to­do el uni­ver­so de Woody; en la se­gun­da Woody des­cu­bre sus orí­ge­nes, y en la ter­ce­ra se en­fren­ta a la mar­cha de Andy a la uni­ver­si­dad», re­la­ta Hanks, pa­ra quien ese she­riff al que se le cue­la una serpiente en la bo­ta de vez en cuan­do ha si­do un per­so­na­je úni­co. «Ha si­do al­go muy di­fe­ren­te a cual­quier otro pa­pel que ha­ya he­cho. Es un lí­der que se en­fren­ta a las cri­sis y al cam­bio con di­fe­ren­tes gra­dos de con­fian­za», ex­pli­ca.

Úni­co ha si­do tam­bién, aña­de Hanks, el gra­do de im­pli­ca­ción del equi­po. «Na­die quie­re ser par­te de una pe­lí­cu­la de “Toy Story” sim­ple­men­te co­rrec­ta», sub­ra­ya el in­tér­pre­te de «Big» y«Fo­rrest Gump». Má­xi­me cuan­do, pro­ba­ble­men­te, es­ta sea la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de ver a Woody y Buzz en ac­ción. «Creo que es un fi­nal apro­pia­do pa­ra la sa­ga, es­pe­cí­fi­ca­men­te en lo que se re­fie­re a Woody, así que no hay pla­nes pa­ra una quin­ta pe­lí­cu­la», se­ña­la el pro­duc­tor Jo­nas Ri­ve­ra. «Bueno, tam­po­co ha­bía pla­nes pa­ra una cuar­ta, así que...», ma­ti­za Hanks a su la­do.

Eso sí: lo que prác­ti­ca­men­te que­da des­car­ta­do es que el ac­tor ca­li­for­niano aca­be po­nien­do su voz a otro per­so­na­je de ani­ma­ción. «No me pue­do ima­gi­nar sien­do otro di­bu­jo que no sea

Woody. No ten­go un gran re­per­to­rio de vo­ces, así que es así co­mo sueno ca­si to­do el tiem­po. Pue­do ir más len­to o más rá­pi­do, pe­ro ya es­tá», re­la­ta.

Pues­tos a ima­gi­nar, y en­tra­dos de lleno en el te­rreno de la es­pe­cu­la­ción, tam­po­co se ima­gi­na Hanks de­ma­sia­do ale­ja­do de esos per­so­na­jes ca­si siem­pre bon­da­do­sos que vie­ne in­ter­pre­tan­do des­de hace unas cuan­tas dé­ca­das. Los vi­lla­nos, a ex­cep­ción del Mi­chael Su­lli­van de «Ca­mino a la per­di­ción», no pa­re­cen he­chos pa­ra el ciu­da­dano Hanks. «Siem­pre bus­co al­go de au­ten­ti­ci­dad en los pa­pe­les. Sí, ma­té a mu­cha gen­te en “Ca­mino a la per­di­ción” por­que es­ta­ba lo­co. Y eje­cu­té a gen­te en “La mi­lla ver­de” por­que era mi tra­ba­jo. Pa­ra in­ter­pre­tar a un vi­llano ten­go que en­ten­der per­fec­ta­men­te lo que es­tá ha­cien­do y por qué lo hace», ex­pli­ca.

Ni vi­lla­nos ni Mar­vel

Así que, ¿una cin­ta de Bond? No le ha­gan reír. «Oh, en es­tas pe­lí­cu­las los vi­lla­nos tie­nen fra­ses co­mo: “An­tes de ma­tar­le, se­ñor Bond, qui­zá quie­ra un tour por mis ins­ta­la­cio­nes ”», suel­ta en­tre ri­sas. Vis­to lo vis­to, me­jor ni ha­bla­mos de ver su nom­bre en al­gu­na sa­ga de su­per­hé­roes. «El úni­co per­so­na­je que po­dría in­ter­pre­tar en una pe­lí­cu­la de Mar­vel es el de po­li­cía ate­rra­do que avi­sa al Ca­pi­tán Amé­ri­ca de que hay un mon­tón de ti­pos atra­pa­dos en un edi­fi­cio», bro­mea.

A la ho­ra de re­fe­rir­se a esos pa­pe­les de ti­pos mal­va­dos que lle­va es­qui­van­do bue­na par­te de su ca­rre­ra, Hanks des­em­pol­va su for­ma­ción tea­tral pa­ra ala­bar a los gran­des vi­lla­nos sha­kes­pe­ria­nos –«pue­do en­ten­der per­fec­ta­men­te por qué Ri­car­do III y Ya­go ha­cen lo que ha­cen», des­ta­ca– y ce­le­brar que so­bre las ta­blas se en­cuen­tra el se­cre­to de su ver­sa­ti­li­dad y de su trán­si­to de la co­me­dia al dra­ma. «Mi pri­mer tra­ba­jo fue co­mo ac­tor en una com­pa­ñía de tea­tro de re­per­to­rio clá­si­co y ha­cía­mos prác­ti­ca­men­te de to­do: dra­ma, co­me­dia, far­sa, tra­ge­dia... So­bre el es­ce­na­rio no ha­bía di­fe­ren­cia mien­tras la obra fue­se bue­na», re­la­ta un ac­tor que, con los años, ha apren­di­do que lo im­por­tan­te no es el gé­ne­ro, sino «trans­mi­tir la ver­dad» y co­nec­tar con ella. «He he­cho al­gu­nas co­me­dias que sin du­da son las pe­lí­cu­las más mier­do­sas que ha­yáis vis­to, pe­ro nun­ca me he sen­ti­do co­mo “ven­ga, se­rá la bom­ba, es co­mo si no fue­ra tra­ba­jo”. Nun­ca es así. Y tam­po­co cuan­do ha­go una tra­ge­dia es to­do se­rie­dad. Al fi­nal lo im­por­tan­te es en­con­trar la ver­dad. Si no lo ha­ces, aca­ba­rás ha­cien­do una mier­da», zan­ja.

MAR­TA DIAS

Tom Hanks , fo­to­gra­fia­do ayer en Barcelona

En cri­sis Woody atra­vie­sa en «Toy Story 4» una pro­fun­da cri­sis de iden­ti­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.