El Co­li­seo de Ro­ma si­gue en pie gra­cias a la tec­no­lo­gía an­ti­sís­mi­ca

Un es­tu­dio sos­tie­ne que los an­ti­guos in­ge­nie­ros ro­ma­nos sa­bían có­mo afron­tar los te­rre­mo­tos

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - ÁN­GEL GÓMEZ FUEN­TES CO­RRES­PON­SAL EN RO­MA

Los ro­ma­nos se ma­ra­vi­llan ca­da día al ver que al­gu­nos de sus mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos, co­mo el Co­li­seo, si­guen en pie des­pués de dos mil años, en con­tras­te con la reali­dad que hoy re­fle­ja la vi­da co­ti­dia­na de Ro­ma: una ca­pi­tal que se cae a pe­da­zos, con sus ca­lles lle­nas de ba­ches, ace­ras re­du­ci­das a trin­che­ras de gue­rra, al­can­ta­ri­llas obs­trui­das que cau­san la­gos ar­ti­fi­cia­les, es­ta­cio­nes de me­tro pa­ra­li­za­das du­ran­te me­ses por ave­ría en sus es­ca­le­ras me­cá­ni­cas... Es­te desas­tre to­tal se de­be al Ayun­ta­mien­to re­gi­do por Vir­gi­nia Rag­gi, del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas. Pe­ro, an­te es­ta Ro­ma que mue­re, se man­tie­ne el es­plen­dor de su le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co. Hay mu­chas teo­rías so­bre por qué las es­truc­tu­ras cons­trui­das por los an­ti­guos ro­ma­nos han du­ra­do tan­to tiem­po y por qué al­gu­nas in­clu­so han per­ma­ne­ci­do ca­si in­tac­tas. Se­gu­ra­men­te, los ro­ma­nos eran maes­tros en el ar­te del ce­men­to, cu­yo se­cre­to es­ta­ba en que con­te­nía ce­ni­zas vol­cá­ni­cas. De to­das for­mas, ese hor­mi­gón era vul­ne­ra­ble a las on­das sís­mi­cas cau­sa­das por las erup­cio­nes o los te­rre­mo­tos, bas­tan­te ha­bi­tua­les en la pe­nín­su­la itá­li­ca. Aho­ra, un nue­vo es­tu­dio sos­tie­ne que los an­ti­guos in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos ro­ma­nos co­no­cían la cien­cia de la in­vi­si­bi­li­dad es­truc­tu­ral y que es­ta­ban en con­di­cio­nes de lo­grar que sus edi­fi­cios fue­ran «in­vi­si­bles» a los efec­tos de las on­das des­truc­ti­vas.

No es cien­cia fic­ción

La in­vi­si­bi­li­dad no es cien­cia fic­ción. Los ro­ma­nos dis­po­nían de la tec­no­lo­gía pa­ra crear ca­pas in­vi­si­bles en torno a los mo­nu­men­tos, uti­li­zan­do pa­ra ello me­ta­ma­te­ria­les, se­gún un es­tu­dio li­de­ra­do por Stéphane Brû­lé y los in­ge­nie­ros ci­vi­les de la em­pre­sa Mé­nard de Lyon, jun­to con in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Fres­nel de Mar­se­lla. Se de­no­mi­na me­ta­ma­te­rial al ma­te­rial ar­ti­fi­cial con pro­pie­da­des elec­tro­mag­né­ti­cas inusua­les, ca­paz de in­fluen­ciar en las on­das, ya sean elec­tro­mag­né­ti­cas o de otro ti­po.

Brû­lé se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes con­tem­plan­do los res­tos ar­queo­ló­gi­cos de la ciu­dad de Au­tun, en el cen­tro de Fran­cia, cuan­do vio una fo­to­gra­fía aé­rea que mos­tra­ba los ci­mien­tos de un tea­tro ga­lo­rro­mano enterrados ba­jo un cam­po jus­to al la­do de la ca­rre­te­ra. Al con­tem­plar la es­truc­tu­ra se­mi­cir­cu­lar que for­ma­ban, pen­só que te­nía una ex­tra­ña se­me­jan­za con la mi­tad de una de las men­cio­na­das ca­pas de in­vi­si­bi­li­dad. Ul­te­rio­res in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el Co­li­seo de Ro­ma, el ma­yor an­fi­tea­tro del mun­do, y otras cons­truc­cio­nes pre­sen­ta­ban el mis­mo es­que­ma, lo que hace su­po­ner que fue­ra una elec­ción de­li­be­ra­da de los cons­truc­to­res ro­ma­nos pa­ra des­viar las on­das sís­mi­cas. Si al des­cu­bri­mien­to se le da fi­nal­men­te va­li­dez cien­tí­fi­ca, po­dría ser apli­ca­do en los edi­fi­cios de ciu­da­des con ries­go sís­mi­co.

ABC

Ex­te­rior del Co­li­seo ro­mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.