Teddy Bau­tis­ta vuel­ve a la jun­ta di­rec­ti­va de una SGAE en cri­sis

La di­mi­sión de Fer­nan­do Illán abre ca­mino al can­tan­te pa­ra ser vi­ce­pre­si­den­te

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - JE­SÚS GAR­CÍA CA­LE­RO

Vuel­ve Teddy Bau­tis­ta a los ór­ga­nos di­rec­ti­vos de la SGAE. Vi­vir es ver vol­ver, de­cía Azo­rín, aun­que no lo di­je­ra pen­san­do en la Sociedad Ge­ne­ral de Au­to­res y Edi­to­res. Des­de aho­ra, Eduar­do Bau­tis­ta es miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va por­que se ha pro­du­ci­do una di­mi­sión en la lis­ta en la que él era can­di­da­to y en la que que­dó a las puer­tas de re­sul­tar ele­gi­do. Co­rre por ello el es­ca­la­fón y re­gre­sa a los des­pa­chos de una sociedad en la que fue to­do y tu­vo po­der so­bre to­do. Y a la que su ges­tión abo­có a un cal­va­rio ju­di­cial in­ter­mi­na­ble.

Ocho años des­pués del re­gis­tro de la Guar­dia Ci­vil pa­ra la ope­ra­ción Sa­ga, aquel 1 de ju­lio de 2011, el en­ton­ces pre­si­den­te re­gre­sa co­mo miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va de la en­ti­dad, que atra­vie­sa la ma­yor cri­sis de su his­to­ria y que el lu­nes se en­fren­ta­rá a otra en­cru­ci­ja­da: una asam­blea de­ci­si­va. La his­to­ria no es sim­ple. To­dos tie­nen las es­pa­das en al­to. Na­die ce­de un ápi­ce, ni un eu­ro. Se oye que Bau­tis­ta po­dría no as­pi­rar a la pre­si­den­cia, pre­via mo­ción de cen­su­ra a Pi­lar Ju­ra­do, sino pac­tar una vi­ce­pre­si­den­cia pa­ra rein­ven­tar la SGAE.

La lle­ga­da de Teddy si­gue pro­vo­can­do co­men­ta­rios en­tre los so­cios: al­gu­nos año­ran el po­de­río de su pre­si­den­cia y otros re­cha­zan su re­gre­so con el com­pli­ca­do horizonte ju­di­cial que le es­pe­ra. Pe­ro ca­si to­dos ad­mi­ten que su co­no­ci­mien­to de la ges­tión y de la SGAE es su­pe­rior al de cual­quier otro so­cio. La ex­pe­rien­cia es un gra­do y su in­fluen­cia, un va­lor; to­do el mun­do le co­no­ce, tam­bién in­ter­na­cio­nal­men­te. ¿Da­ría bue­na ima­gen? Cuan­do anun­ció su can­di­da­tu­ra en 2018 ya ad­vir­tió que él tie­ne «un pro­yec­to pa­ra rein­ven­tar la en­ti­dad en un año», tras lo cual pen­sa­ba de­jar la ges­tión a quien le su­ce­die­se. Tam­bién que, si era pro­ce­sa­do, di­mi­ti­ría, por­que «no es com­pa­ti­ble».

Los gol­pes de la SGAE

Pe­ro son de­ma­sia­dos gol­pes los que lle­va la SGAE, ca­si su­pe­ran los 400 de la pe­lí­cu­la de Truf­faut. El ca­so Sa­ga, que juz­ga des­de 2011 la po­si­ble ad­mi­nis­tra­ción des­leal y una tra­ma apa­ren­te­men­te co­rrup­ta de al­tos car­gos, fa­mi­lia­res y ami­gos, aún no tie­ne fe­cha pa­ra la vis­ta. Le si­guió otro su­ma­rio tam­bién en la Au­dien­cia Na­cio­nal, el de la tra­ma fraudulent­a aso­cia­da a la Rue­da de las te­le­vi­sio­nes, en el que unos po­cos mú­si­cos han co­pa­do los re­par­tos otor­ga­dos por apa­re­cer en las TV du­ran­te el ho­ra­rio noc­turno. Y co­mo la re­cau­da­ción da vo­tos, en el nom­bre de las TV han to­ma­do el po­der y no van a ce­der­lo. Los úl­ti­mos pre­si­den­tes han si­do ne­ce­sa­ria­men­te nom­bra­dos con sus vo­tos, in­clui­da Pi­lar Ju­ra­do. Uno de sus más des­ta­da­dos miem­bros, Fer­nan­do Illán, ha di­mi­ti­do y es quien ha da­do pa­so al re­torno de Teddy.

Al fon­do de to­das es­tas ma­nio­bras, la ba­ta­lla es en­tre las edi­to­ria­les de las TV, con Mú­si­ca Apar­te a la ca­be­za, con­tra las mul­ti­na­cio­na­les, ex­pul­sa­das de la Jun­ta por una sen­ten­cia que des­pués fue de­cla­ra­da nu­la y creó una si­tua­ción que ya no tie­ne arre­glo po­si­ble. De ahí que se pi­da la di­mi­sión de la jun­ta (14 de sus miem­bros fue­ron se­ña­la­dos por una comisión deon­to­ló­gi­ca) y un cam­bio de es­ta­tu­tos que se vo­ta­rán el lu­nes pró­xi­mo, jun­to a los re­par­tos im­pug­na­dos, lo que po­dría dar un ba­lón de oxí­geno –o la pun­ti­lla, si son rechazados– a la pre­si­den­cia de Pi­lar Ju­ra­do.

La in­ter­ven­ción, en pausa

La pe­ti­ción de in­ter­ven­ción del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ha si­do des­es­ti­ma­da por la Jus­ti­cia, pe­ro no por im­pro­ce­den­te, sino por­que se pi­dió en una ins­tan­cia equivocada. Es de su­po­ner que vol­ve­ran a pre­sen­tar­la, alar­gan­do los pla­zos. El úl­ti­mo gol­pe que re­ci­bió la SGAE fue la ex­pul­sión de la aso­cia­ción mun­dial de en­ti­da­des de ges­tión, la CI­SAC, pro­vo­ca­da por los fa­llos de­tec­ta­dos en la ges­tión y no se pu­do pa­rar a tiem­po. ¿Se­rá Teddy la sal­va­ción de SGAE? Sue­na a bolero de Los Pan­chos: «Reír con­ti­go an­te cual­quier do­lor. Llo­rar con­ti­go, llo­rar con­ti­go, se­rá mi sal­va­ción».

ISABEL PERMUY

Teddy Bau­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.