«Un na­cio­na­lis­mo sin enemi­go es muy di­fí­cil de cons­truir»

El his­to­ria­dor Bruno Pa­dín pu­bli­ca un en­sa­yo so­bre la trai­ción en la his­to­ria de Es­pa­ña

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - BRUNO PAR­DO POR­TO

El mun­do cam­bia, pe­ro no tan­to. Hay cier­tas co­sas que per­ma­ne­cen en los mis­mos si­tios, ya sea por des­tino o por azar o por des­gra­cia inevi­ta­ble, y que jun­tas van con­for­man­do una suer­te de tra­di­ción com­par­ti­da. En Es­pa­ña, por ejem­plo, es­tá la de los trai­do­res. Los te­ne­mos di­ver­sos y de to­dos los co­lo­res, in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos, y con ellos he­mos es­cri­to bue­na par­te de nues­tro pa­sa­do, reivin­di­can­do una unión con­tra sus fe­lo­nías. Al me­nos, así lo sos­tie­ne el his­to­ria­dor Bruno Pa­dín Por­te­la en su pri­mer li­bro, «La trai­ción en la his­to­ria de Es­pa­ña» (Akal), que aca­ba de pu­bli­car­se.

Es­te am­bi­cio­so tra­ba­jo se abre con la cé­le­bre ci­ta de Mark Twain que di­ce que «la his­to­ria no se re­pi­te, pe­ro ri­ma», y ahí se lan­za él, a bus­car la mú­si­ca de la trai­ción a tra­vés de los si­glos. A es­cu­char­la. Des­de la an­ti­güe­dad has­ta Fer­nan­do VII, por li­mi­tar el es­tu­dio, por­que el ma­te­rial no se ter­mi­na ahí, ni mu­cho me­nos. Pa­ra ras­trear es­ta par­ti­cu­lar me­lo­día se ha ba­sa­do en los gran­des re­la­tos, es de­cir, en las gran­des His­to­rias de Es­pa­ña que se es­tu­dia­ban y se re­pe­tían has­ta la sa­cie­dad, y que ali

Iden­ti­dad «La trai­ción es uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les en la cons­truc­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal»

men­ta­ban un ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo muy di­fí­cil de re­ba­tir. Ha­bla­mos de la de Al­fon­so X «el Sa­bio», Juan de Ma­ria­na, Juan Fran­cis­co Mas­deu o Mo­des­to Lafuente, por ci­tar al­gu­nas. «Lo fun­da­men­tal son esas sín­te­sis de las his­to­rias ge­ne­ra­les, lo que se es­cri­be ahí: los si­len­cios, lo que se di­ce, lo que no se di­ce. Es­ta es una his­to­ria de His­to­rias de Es­pa­ña», afir­ma el au­tor.

Bu­cean­do en esas fuen­tes se ha en­con­tra­do con­que «la trai­ción es uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les en la cons­truc­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal». ¿Por qué? «Por­que te per­mi­te coesio­nar­te co­mo sociedad an­te un enemi­go que tie­nes den­tro», des­ta­ca. Por ejem­plo, los ju­díos, que han su­fri­do lo in­de­ci­ble en es­tas tie­rras. «Son los trai­do­res co­lec­ti­vos por an­to­no­ma­sia. Hay mu­chí­si­ma le­gis­la­ción an­ti­ju­día en la Edad Me­dia. Que­da­ron mar­ca­dos por­que se di­jo que ha­bían ayu­da­do a la in­va­sión mu­sul­ma­na. Aun­que es­ta fue una men­ti­ra di­fun­di­da por Lu­cas de Tuy...», apun­ta Pa­dín Por­te­la.

El odio pue­de unir, sí, pe­ro tam­bién lo con­tra­rio: es la trai­ción la que ex­pli­ca en bue­na me­di­da una de las mal­di­cio­nes de Es­pa­ña. «¿Por qué no se ven­ce a Ro­ma? Por la trai­ción a Vi­ria­to, en­tre otras co­sas. Por la di­vi­sión in­ter­na es­pa­ño­la», sos­tie­ne.

De he­cho, Pa­dín Por­te­la tam­bién se ha preo­cu­pa­do por ana­li­zar el fe­nó­meno de los na­cio­na­lis­mos a la luz de es­ta sin­gu­lar he­rra­mien­ta que es la trai­ción. «En con­tra­po­si­ción con el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol, el vas­co, el ga­lle­go y el ca­ta­lán van a ne­ce­si­tar siem­pre un opre­sor. Sin él su lu­cha y sus reivin­di­ca­cio­nes per­de­rán en gran me­di­da su fuer­za», afir­ma en las úl­ti­mas pá­gi­nas del li­bro. A ese enemi­go se le dio el nom­bre de Cas­ti­lla, más tar­de el de Es­pa­ña y, ri­zan­do el ri­zo, se que­dó el de Ma­drid.

Cul­par al enemi­go

«Es que un na­cio­na­lis­mo sin enemi­go es muy di­fí­cil de cons­truir», sen­ten­cia. «En el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol la trai­ción es fun­da­men­tal. Con res­pec­to a Ca­ta­lu­ña, el País Vas­co y Ga­li­cia, la cla­ve es el enemi­go ex­terno: lo eclip­sa to­do. Lo que se hace es cul­par a ese enemi­go ex­terno de no te­ner la in­de­pen­den­cia desea­da, de ex­pri­mir sus re­cur­sos… Es siem­pre el mis­mo es­que­ma. Siem­pre se re­pi­te», zan­ja.

Al fi­nal, esa desunión es uno de los pi­la­res des­de los que se en­tien­de el aje­trea­do pa­sa­do es­pa­ñol. ¿Pe­ro lle­va­mos en nues­tro ADN la trai­ción, la sed de gue­rri­llas in­ter­nas? «Yo quie­ro pen­sar que al­gún día va a pa­rar, pe­ro pa­re­ce una ten­den­cia inevi­ta­ble», la­men­ta. Y ese lamento se re­pi­te, por cier­to, en el cie­rre del en­sa­yo, don­de re­cuer­da al his­to­ria­dor Ed­ward Gib­bon: «De­cía Gib­bon que los dio­ses en la an­ti­gua Ro­ma eran ver­da­de­ros pa­ra la ple­be, fal­sos pa­ra el fi­ló­so­fo y úti­les pa­ra el po­lí­ti­co. Bas­ta con sus­ti­tuir la pa­la­bra “dio­ses” por “na­cio­na­lis­mo” pa­ra dar­se cuen­ta de que, en el fon­do, dos mil años no son na­da».

PA­BLO VIDAL

El his­to­ria­dor Bruno Pa­dín Por­te­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.