El di­le­ma en­tre el éxi­to y lo per­so­nal

Ape­nas hay ca­sos en el de­por­te co­mo el de Luis En­ri­que, an­te­po­ner la vi­da fa­mi­liar a la no­to­rie­dad pro­fe­sio­nal

ABC (1ª Edición) - - DEPORTES - J. C. CARABIAS

« Cuan­do tengas hi­jos en­ten­de­rás que son lo más im­por­tan­te en la vi­da (...) Crée­me, ni tí­tu­los ni na­da (...) ¿No tie­nes hi­jos, ver­dad?». Sa­ru­nas Ja­si­ke­vi­cius, ex­ba­se li­tuano del Barcelona, fi­gu­ra del ba­lon­ces­to, ex­ju­ga­dor de la NBA y ac­tual en­tre­na­dor del Zal­gi­ris Kau­nas, man­tu­vo una dis­cu­sión que tras­cen­dió a la tí­pi­ca ru­ti­na de las rue­das de pren­sa de­por­ti­vas, sus alineacion­es y sus par­tes de le­sio­nes. In­sis­tía, crí­ti­co, un pe­rio­dis­ta en la au­sen­cia del pí­vot bra­si­le­ño Au­gus­to Li­ma en el ter­cer par­ti­do de las se­mi­fi­na­les de la li­ga li­tua­na de 2017. «Au­gus­to es­tá aho­ra en un cie­lo emo­cio­nal­men­te y yo es­toy fe­liz por él», zan­jó Ja­si­ke­vi­cius. «Hay per­so­nas y per­so­nas, en­tre­na­do­res y en­tre­na­do­res, pe­ro es­te hom­bre es muy gran­de», res­pon­dió muy agra­de­ci­do el jugador.

Por lo que se tra­du­ce de los acon­te­ci­mien­tos que han desem­bo­ca­do en el nom­bra­mien­to de Ro­bert Mo­reno co­mo se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol, Luis En­ri­que no ha te­ni­do du­das fren­te al di­le­ma éti­co en­tre el éxi­to pro­fe­sio­nal y su tran­ce per­so­nal. La dis­yun­ti­va de ele­gir en­tre dos al­ter­na­ti­vas di­fe­ren­tes y el di­le­ma que pue­de con­fun­dir o al­te­rar la vi­sión no ha re­sul­ta­do tal pa­ra Luis En­ri­que. An­te un mo­ti­vo per­so­nal de ín­do­le fa­mi­liar y la se­lec­ción es­pa­ño­la, se ha de­can­ta­do por vol­car­se en su vi­da pri­va­da.

Ped­ja Mi­ja­to­vic es un

hé­roe del ma­dri­dis­mo, au­tor del gol de la sép­ti­ma Co­pa de Eu­ro­pa, aquel tan­to an­te la Ju­ven­tus en 1998. Han pa­sa­do los días de pur­pu­ri­na y lu­jo pa­ra él, los res­tau­ran­tes gra­tis y las pal­ma­das en el hom­bro. Na­da en su exis­ten­cia se pue­de equi­pa­rar a la muer­te de su hi­jo, An­drea, que vi­vió siem­pre en pa­rá­li­sis ce­re­bral cui­da­do por una fa­mi­lia en Va­len­cia ami­ga del fut­bo­lis­ta. «Cam­bia­ría aquel gol por la sa­lud de mi hi­jo», con­fe­só en una entrevista a «El Mun­do». «Y no só­lo por su vi­da. Cam­bia­ría to­do lo que he con­se­gui­do por ha­ber­le es­cu­cha­do de­cir al­go. Por­que él era pa­ra­lí­ti­co ce­re­bral, no ha­bla­ba, no ca­mi­na­ba, no se co­mu­ni­ca­ba... Lo ha­bría da­do to­do por es­cu­char un ho­la, ¿có­mo es­tás?. No pu­do ser». An­drea mu­rió en ju­nio de 2009 cuan­do te­nía ca­tor­ce años.

Luis En­ri­que y Mi­ja­to­vic son mi­llo­na­rios, fut­bo­lis­tas sin agu­je­ros en el ban­co. Me­nos co­no­ci­do es el ca­so de la ju­ga­do­ra de ba­lon­mano Mai­te Zu­ga­rron­do. Se ha re­ti­ra­do de la éli­te fe­me­ni­na por­que no pue­de con­ci­liar una vi­da pri­va­da sin­gu­lar y el de­por­te. Zu­ga­rron­do, pam­plo­ne­sa de 30 años, era la por­te­ra del me­jor equi­po es­pa­ñol, el Su­per Ama­ra Be­ra Be­ra y, des­de la cum­bre de tres li­gas y dos Co­pas, aban­do­na por­que no dis­po­ne de su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra man­te­ner a sus ni­ñas, sus dos so­bri­nas de 4 y 6 años que tie­ne en aco­gi­da des­pués de que los ser­vi­cios so­cia­les de­ci­die­ran que no po­dían se­guir en el ho­gar de sus pa­dres bio­ló­gi­cos. La de­por­tis­ta bus­ca tra­ba­jo co­mo en­fer­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.