El Ba­rça alar­ga la fi­nal tras una gran re­mon­ta­da

∑Los azul­gra­nas en­ju­ga­ron una di­fe­ren­cia de seis pun­tos en los dos úl­ti­mos mi­nu­tos. Cam­paz­zo fa­lló un ti­ro que hu­bie­ra da­do la Li­ga al Ma­drid

ABC (1ª Edición) - - DEPORTES - EMILIO V. ES­CU­DE­RO

El Barcelona man­tie­ne la es­pe­ran­za des­pués de lo­grar una vic­to­ria ma­yús­cu­la an­te un Real Ma­drid que to­có el tí­tu­lo con la ye­ma de los de­dos, pe­ro que ten­drá que se­guir lu­chan­do pa­ra con­se­guir­lo. Los azul­gra­nas, que lle­ga­ron a los dos úl­ti­mos mi­nu­tos per­dien­do por seis pun­tos, ter­mi­na­ron ven­cien­do con una re­mon­ta­da ex­prés. Tu­vo op­cio­nes de ven­cer el Ma­drid, que fa­lló sen­das ban­de­jas –Llull y Cam­paz­zo– en la úl­ti­ma ju­ga­da y que ten­drá que es­pe­rar al vier­nes pa­ra in­ten­tar le­van­tar el tí­tu­lo.

Vis­to lo vis­to en el se­gun­do par­ti­do, se es­pe­ra­ba una gue­rra en el Pa­lau. Un due­lo muy in­ten­so, que lo fue, pe­ro no tan­to co­mo se po­día ima­gi­nar. Am­bos equi­pos su­pie­ron re­ba­jar la ten­sión de los úl­ti­mos due­los y de­di­car­se úni­ca­men­te a ju­gar al ba­lon­ces­to. La me­jor no­ti­cia pa­ra los ár­bi­tros y tam­bién pa­ra los afi­cio­na­dos. Sin la de­fen­sa pe­ga­jo­sa de los azul­gra­nas, el Ma­drid vi­vió cómodo y por ahí ama­só su pri­me­ra gran ven­ta­ja en el par­ti­do (8-13, min. 3), fru­to de su in­creí­ble pun­te­ría ex­te­rior en esos mi­nu­tos ini­cia­les en los que Rudy y Cam­paz­zo gol­pea­ron al Ba­rça des­de la lí­nea de triple en tres oca­sio­nes.

El va­cío con el que el Barcelona lle­ga­ba al ter­cer par­ti­do de la fi­nal obli­ga­ba a Pe­sic a ha­cer cam­bios. Los hi­zo el téc­ni­co ser­bio, que de­jó a To­mic y Ri­bas en el ban­qui­llo de ini­cio. Una au­sen­cia ha­bi­tual en el ca­so del es­col­ta, pe­ro ex­tra­ña en el del croa­ta, uno de los se­ña­la­dos por las dos de­rro­tas an­te­rio­res. Sin él, al Ba­rça le cos­tó ano­tar por den­tro y do­mi­nar el re­bo­te ofen­si­vo, uno de sus pun­tos fuer­tes du­ran­te to­da la se­rie. Qui­zá el úni­co en el que ha si­do ne­ta­men­te su­pe­rior al Real Ma­drid.

Na­da más ver­se con­tra las cuer­das, Pe­sic re­cu­ló y dio en­tra­da a To­mic, que re­vi­ta­li­zó a su equi­po. Con él en pis­ta, la di­ná­mi­ca cam­bió ra­di­cal­men­te y los azul­gra­nas lle­ga­ron a po­ner­se seis arri­ba (27-21, min. 12). A esas al­tu­ras, era ya Heur­tel el que manejaba los hi­los del par­ti­do, aun­que el Ma­drid se­guía al ace­cho. Un triple na­da más pi­sar la can­cha de­mos­tró que la mu­ñe­ca de Ca­rroll se­guía ca­lien­te, aun­que fue otro de los se­cun­da­rios de lu­jo de La­so el que asu­mió es­ta vez el pro­ta­go­nis­mo.

Co­da­zo de Heur­tel

Thomp­kins, cin­co pun­tos en los dos pri­me­ros par­ti­dos, re­cla­mó los fo­cos con un se­gun­do cuar­to es­pec­ta­cu­lar. El ame­ri­cano re­sul­tó im­pa­ra­ble, au­tor de tre­ce pun­tos que po­nían al Ma­drid ocho arri­ba po­co an­tes del des­can­so (29-37, min. 19). So­lo Heur­tel man­te­nía por en­ton­ces la se­re­ni­dad en un Barcelona, al que el pa­so de los mi­nu­tos le fue pa­san­do fac­tu­ra.

La an­sie­dad azul­gra­na fue en au­men­to y be­ne­fi­ció a los blan­cos, que ca­si sin que­rer­lo se vie­ron on­ce arri­ba (38-49, min. 22). La frus­tra­ción del as­pi­ran­te la en­car­nó Heur­tel, que tra­tó de gol­pear el ros­tro de Rudy Fer­nan­dez con su co­do. No lo con­si­guió, pe­ro la ac­ción –cas­ti­ga­da con an­ti­de­por­ti­va– sir­vió de re­sor­te pa­ra la reac­ción de sus com­pa­ñe­ros. En­ca­jó el Ma­drid un par­cial de 12-0 que equi­li­bró de nue­vo el cho­que y que de­vol­vía la es­pe­ran­za a la gra­da del Pa­lau (50-49, min. 26).

No se des­hi­zo el Real Ma­drid, de­ma­sia­do cur­ti­do en es­te ti­po de par­ti­dos co­mo pa­ra ve­nir­se aba­jo con tan po­co. Se aga­rra­ron los blan­cos a su me­jor ar­ma du­ran­te to­da la fi­nal y vol­vie­ron a gol­pear al Barcelona des­de la lar­ga dis­tan­cia por me­dio de Llull y Ca­rroll. Dos tri­ples con­se­cu­ti­vos que apla­ca­ron los áni­mos en en­via­ron el cho­que igua­la­do has­ta el úl­ti­mo cuar­to (56-58).

Ba­ta­lla fi­nal

La tre­gua de los dos pri­me­ros pe­rio­dos se aca­bó de re­pen­te. Las de­fen­sas vol­vie­ron a ser pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, co­mo lo ha­bía si­do du­ran­te to­da la fi­nal. Se tra­bó el en­cuen­tro, pe­ro el Ma­drid se­guía te­nien­do en Thomp­kins una mano ami­ga. Su­yos fue­ron los cua­tro pri­me­ros pun­tos del cuar­to, res­pon­di­dos por Smits y Orio­la (63-64, min. 33). Por en­ton­ces, ca­da ca­nas­ta era un triun­fo en sí mis­ma y se ce­le­bra­ba co­mo tal.

Tres tri­ples del Ma­drid –siem­pre el pe­rí­me­tro co­mo pun­ta de lan­za– po­nían el ner­vio­sis­mo en el ban­qui­llo azul­gra­na (71-77, min. 38). Que­da­ban dos mi­nu­tos y me­dio de par­ti­do cuan­do Ku­ric, iné­di­to en la fi­nal, anotó un triple que da­ba es­pe­ran­za a su equi­po. Sin­gle­ton y Heur­tel le acom­pa­ña­ron en ese ac­to de fe pa­ra de­vol­ver la ven­ta­ja a los azul­gra­nas.

Le que­da­ba un ata­que al Ma­drid, que es­ta vez no en­con­tró el pre­mio tras una en­tra­da de Llull. El re­bo­te, cap­tu­ra­do por Han­ga, ter­mi­nó per­dién­do­se por lí­nea de fon­do. Tu­vo en­ton­ces otra op­ción el Real Ma­drid, pe­ro el in­ten­to de Cam­paz­zo no en­con­tró el aro y los blan­cos ten­drán que es­pe­rar al vier­nes pa­ra tra­tar de le­van­tar el tí­tu­lo.

Re­ci­tal de Thomp­kins

El pí­vot, que so­lo ha­bía ano­ta­do cin­co pun­tos en los dos pri­me­ros par­ti­dos, su­mó ayer 13 en un cuar­to

EFE

Pa­blo La­so pro­tes­ta una de­ci­sión ar­bi­tral du­ran­te el par­ti­do

EFE

El ma­dri­dis­ta Llull tra­ta de ano­tar una ca­nas­ta an­te la opo­si­ción del azul­gra­na Han­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.