EL TEMBLEQUE

El úni­co sa­ber acre­di­ta­do por Ma­cron es pe­gar (a los cha­le­cos ama­ri­llos) sin de­jar se­ñal (en los me­dios)

ABC (1ª Edición) - - GENTESTILO & TV - IG­NA­CIO RUIZ-QUINTANO

El tembleque de frau Mer­kel dis­pa­ró la ima­gi­na­ción. ¿Una pom­pa de po­lo­nio en­via­da por Pu­tin al pre­si­den­te ucra­niano? Más bien, una res­pues­ta ner­vio­sa de la can­ci­ller a la pre­ten­sión de su Sa­ca­rino Ma­cron de cons­ti­tuir­se en Ceo de su IV Reich.

El úni­co sa­ber acre­di­ta­do por Ma­cron es pe­gar (a los cha­le­cos ama­ri­llos) sin de­jar se­ñal (en los me­dios, que le dan tra­ta­mien­to de Fe­de­ri­co II el Gran­de), y al des­cu­brir su am­bi­ción, Mer­kel, la frau que no po­día tem­blar, rom­pe a fla­near co­mo el hé­roe de los Grimm cuan­do to­mó una es­po­sa que le echó en­ci­ma una pa­lan­ga­na de agua fría.

Ma­cron cuen­ta pa­ra sus pla­nes con Sán­chez y Ri­ve­ra, que ne­go­cian pa­ra Es­pa­ña el pro­tec­to­ra­do fran­cés.

–Las ne­ce­si­da­des del mun­do eu­ro­peo en es­tos ins­tan­tes de­ter­mi­nan la po­si­bi­li­dad de cons­ti­tuir una pre­po­ten­te fe­de­ra­ción ibé­ri­ca que fue­se guar­dián del mun­do afri­cano al cual las po­ten­cias ven­ce­do­ras en la gue­rra van a lle­var su ci­vi­li­za­ción –edi­to­ria­li­za­ba en 1918 la pren­sa pro­gre­sis­ta de Ma­drid.

Y Ma­drid en­via­ba a Pa­rís a Ro­ma­no­nes («¡li­be­ra­lis­mo y mo­der­ni­dad!»), que te­nía don de len­guas, pa­ra ha­cer­se el en­con­tra­di­zo con el pre­si­den­te Wil­son, al que ro­nea­ba el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán con la «bou­ta­de» de la au­to­de­ter­mi­na­ción co­lo­nial.

Nues­tro min­dun­dis­mo po­lí­ti­co hace siem­pre la mis­ma ru­ta. Ho­mo­lo­ga­ción y con­ver­gen­cia. En el 76 ha­bía que ho­mo­lo­gar­se: Es­pa­ña se des­pren­dió de su in­dus­tria pa­ra ser ho­mo­lo­ga­da co­mo «de­mo­cra­cia» por los co­va­chue­lis­tas de la UE, to­dos con cons­ti­tu­cio­nes otor­ga­das por el ejér­ci­to ven­ce­dor (a cu­yos Dou­glas C54 prohí­ben ate­rri­zar hoy en Ber­lín pa­ra un ho­me­na­je). Y en el 86 ha­bía que con­ver­ger, só­lo que, re­cor­da­do por Hug­hes, que es eco­no­mis­ta, se ha con­ver­gi­do po­co: caí­da tras el 75 (cri­sis del pe­tró­leo), al­za, on­du­la­ción y cé­nit po­co an­tes de la cri­sis del 2008; y tras ella, con los nue­vos da­tos, Es­pa­ña es­tá (87,5) co­mo en el 75 (87,4).

La piel de to­ro (de conejo, me­jor) es­tá ya en la me­sa de Ma­cron, con Sán­chez y Ri­ve­ra (es­tos no tiem­blan) de tin­to­re­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.