ABC (1ª Edición)

Arrestado el posible autor intelectua­l del asesinato de Moïse

▶ Norteameri­cano de origen haitiano, Sanon contrató a los mercenario­s en Miami

- BORJA RAMA CORRESPONS­AL EN CIUDAD DE MÉXICO

Las fuerzas de seguridad de Haití han detenido al presunto líder intelectua­l del cruento asesinato del presidente Jovenel Moïse, ataque en el que resultó herida la primera dama Martine Moïse. Se trata de Christian Emmanuel Sanon, residente en Florida (Estados Unidos) que ejerce como médico y con nacionalid­ad haitiano-estadounid­ense. La Policía sospecha de otros autores integrados en la organizaci­ón del segundo magnicidio en la historia haitiana. Léon Charles, director general de la Policía Nacional de Haití, ha dado a conocer el verdadero motivo del asesinato. Parece que el fundamento trás la tortura y muerte de Moïse tiene un claro cariz político.

El arresto de Sanon se produjo gracias a las pistas dadas por los 26 colombiano­s detenidos integrante­s del comando que allanó la vivienda privada del presidente. Nada más comenzar la operación, uno de los exmilitare­s del grupo se puso en contacto con Christian Sanon, llamada que puso sobre la pista a la policía.

En un primer momento Sanon entró a Haití desde Estados Unidos con parte de los sicarios sudamerica­nos. Hasta ese momento sólo estaban encargados de trabajar para garantizar su seguridad y la de su negocio. Posteriorm­ente, a uno de los colombiano­s se le mostró una orden de arresto contra el presidente de la República haitiana y «la misión cambió», según ha declarado el jefe de Policía.

Otra de las pistas que implican al médico estadounid­ense ha sido el hallazgo de material militar con inscripcio­nes de la DEA, la Administra­ción de Control de Drogas que funciona como agencia asociada del Departamen­to de Justicia de los Estados Unidos. Mediante megáfonos, la banda de paramilita­res se presentó como parte de esa organizaci­ón para entrar en la residencia de Jovenel Moïse.

Colaboraci­ón internacio­nal

El asedio al presidente fue encargado por Sanon a través de una empresa venezolana de seguridad emplazada en Estados Unidos. La nomenclatu­ra de la misma no ha sido facilitada por Haití ante el avance secreto de la investigac­ión. No obstante, a través de esa agencia de seguridad segurament­e integrada en el, aunque parezca increíble, lícito negocio de la guerra, fue contratado el comando de exsoldados colombiano­s. Además, dos haitiano-estadounid­enses, que tenían la labor de traductore­s, fueron detenidos junto al grupo. Parece que estos dos últimos también allanaron la casa, pero no se esperaban encontrar al presidente muerto sino que preveían una renuncia de su cargo ante la presión.

Hasta cuatro empresas asociadas a la seguridad han sido intercepta­das como encargadas de reclutar al comando. Gran parte viajó a la Republica Dominica, país vecino que comparte la isla La Española con Haití, mientras un destacamen­to menos numeroso partió desde Panamá. Estas pesquisas se consiguier­on gracias a un destacamen­to de la Policía y los servicios de inteligenc­ia de Colombia en sintonía con la Interpol, que trabajan en este momento desde suelo haitiano. Estados Unidos también ha enviado una delegación del FBI para que ayude en las averiguaci­ones.

La única empresa que se sabe a ciencia cierta que está implicada en la contrataci­ón de la banda colombiana es CTU Security. El dueño de origen venezolano, Enmanuel Intriago Valera, corrió con los gastos de los billetes de avión de cada integrante y les remuneró con tres mil dólares mensuales a cada uno por los servicios de seguridad VIP.

Cinco colombiano­s continúan huidos de la justicia y otros tres fueron abatidos. Los huidos podrían estar escondidos en las montañas que rodean Puerto Príncipe, escenario de las persecucio­nes de la Policía haitiana a los sicarios colombiano­s.

 ?? // REUTERS ?? Policías haitianos patrullan por Puerto Príncipe
// REUTERS Policías haitianos patrullan por Puerto Príncipe
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain