1.527 vi­das re­cons­trui­das

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

La fo­to­pe­rio­dis­ta Ana Palacios ha de­di­ca­do tres años a do­cu­men­tar la es­cla­vi­tud que su­fren 72 mi­llo­nes de ni­ños en Áfri­ca, y có­mo gra­cias a tres en­ti­da­des ca­tó­li­cas 1.527 de ellos han re­cons­trui­do su vi­da. «Es un pro­ble­ma muy ex­ten­di­do», que no afec­ta so­lo a los ni­ños ex­plo­ta­dos por gran­des em­pre­sas, sino a mul­ti­tud de me­no­res es­cla­vi­za­dos por fa­mi­lias de cla­se me­dia co­mo sir­vien­tes o ven­de­do­res en los mer­ca­dos, ex­pli­ca.

▼ Ca­si la mi­tad de los 152 mi­llo­nes de ni­ños es­cla­vos del mun­do se con­cen­tran en Áfri­ca sub­saha­ria­na, don­de mu­chas fa­mi­lias los usan co­mo cria­das o ven­de­do­res. Ni­ños es­cla­vos. La puer­ta de atrás, de la fo­tó­gra­fa documental Ana Palacios, na­rra el tra­ba­jo de va­rias en­ti­da­des ca­tó­li­cas, que han de­vuel­to a 1.527 de ellos a sus ho­ga­res

«Mi tío me lle­vó [de Be­nín] a Ni­ge­ria y me de­jó en ca­sa de una mu­jer. Ella le dio di­ne­ro, y él pro­me­tió dár­se­lo a mi pa­dre». Ha­bla La­van­de, de 10 años. Pe­ro po­dría ser Ar­gent, Le­leng, Amor­ce, Flet­che… o uno de los 72 mi­llo­nes de ni­ños es­cla­vos del Áfri­ca sub­saha­ria­na. En es­ta re­gión vi­ve ca­si la mi­tad de los 152 mi­llo­nes de me­no­res so­me­ti­dos a es­cla­vi­tud por los cua­les el mar­tes se ce­le­bró el Día Mun­dial con­tra el Tra­ba­jo In­fan­til.

Pue­de ser en una mi­na de col­tán en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, o pi­can­do pie­dras en Ni­ge­ria. Pe­ro otros mu­chos aca­ban en ma­nos de fa­mi­lias de cla­se me­dia que, a cam­bio de un po­bre pla­to de co­mi­da y un rin­cón pa­ra dor­mir, tie­nen una cria­da o un ven­de­dor pa­ra su pues­to en el mer­ca­do de cual­quier pe­que­ña ciu­dad.

La­van­de fue am­bas co­sas du­ran­te dos años: «Dor­mía en el sue­lo, me des­per­ta­ba tem­prano y lim­pia­ba, la­va­ba los pla­tos, ha­cía las ca­mas. Lue­go íba­mos a la tien­da de mi pa­tro­na, don­de ven­día cu­cha­ras». Así lo na­rra en Ni­ños es­cla­vos. La puer­ta de atrás, el úl­ti­mo tra­ba­jo de la pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fa Ana Palacios, que el 21 de ju­nio se pre­sen­ta en Ma­drid en for­ma de li­bro y documental. Los acom­pa­ña una ex­po­si­ción que se inau­gu­ra el día 27 en Za­ra­go­za. Es­te tra­ba­jo, que tam­bién vol­có en El Mun­do, le ha va­li­do el Pre­mio Ma­nos Uni­das de Pren­sa 2018.

Rea­li­za­do en co­la­bo­ra­ción con UNI­CEF, La puer­ta de atrás es el re­sul­ta­do de tres años de tra­ba­jo, con cin­co me­ses en to­tal acom­pa­ñan­do la reha­bi­li­ta­ción de 50 ni­ños es­cla­vos aten­di­dos por las ve­dru­nas en Ga­bón y To­go, los sa­le­sia­nos en es­te úl­ti­mo país y Men­sa­je­ros de la Paz en Be­nín.

Tra­di­ción es­cla­vis­ta

Es­tos paí­ses y otros del gol­fo de Gui­nea son «la zo­na más ca­lien­te de la es­cla­vi­tud in­fan­til» –ex­pli­ca Palacios a Al­fa y Ome­ga–. No es ca­sua­li­dad. El trá­fi­co de 20 mi­llo­nes de es­cla­vos a Amé­ri­ca du­ran­te si­glos ha de­ja­do hue­lla en la zo­na. «Hay per­so­nas que han tra­fi­ca­do con un ni­ño pun­tual­men­te. Mu­chos otros lo ha­cen de for­ma sis­te­má­ti­ca. Y, lue­go, hay au­tén­ti­cas re­des que lle­van a los ni­ños de un país –To­go, Be­nín– a otro –Ga­bón, Ni­ge­ria, Cos­ta de Mar­fil– en avión o bar­co. En Ga­bón, por ejem­plo, es­tá de mo­da te­ner una ni­ña to­go­le­sa en ca­sa».

Los tra­fi­can­tes sue­len ser per­so­nas co­no­ci­das de los pa­dres, que les ofre­cen que sus hi­jos se for­men en al­gún ofi­cio en la ciu­dad. «Son fa­mi­lias muy po­bres de las zo­nas ru­ra­les, y ac­ce­den por­que es una bo­ca me­nos que ali­men­tar y creen que van a te­ner una vi­da me­jor. Yo ha­bía oí­do ha­blar de ni­ños sol­da­do, de es­cla­vas se­xua­les en Asia. Pe­ro me im­pre­sio­nó mu­cho –re­co­no­ce la fo­to­pe­rio­dis­ta– que es­to es­té tan arrai­ga­do y ex­ten­di­do»: uno de ca­da cin­co me­no­res sub­saha­ria­nos es­tá su­je­to a al­gún ti­po de es­cla­vi­tud.

Su vi­da se re­du­ce a «lar­gas ho­ras de tra­ba­jo con po­co des­can­so. Es­tán des­nu­tri­dos, mal cui­da­dos, y a ve­ces su­fren ex­plo­ta­ción se­xual» y mal­tra­to –enu­me­ra pa­ra es­ta pu­bli­ca­ción Ga­brie­lle Mun­tuk­wua­ku, del cen­tro Ke­ke­li de las ve­dru­nas en Lo­mé (To­go)–. A es­to se su­ma la tris­te­za y la an­gus­tia de sen­tir­se aban­do­na­dos. Es­te cóc­tel les ge­ne­ra ba­ja au­to­es­ti­ma, re­trai­mien­to, re­tra­so del apren­di­za­je y, a ve­ces, mu­cha agre­si­vi­dad. Otros han asu­mi­do que es nor­mal «tra­ba­jar du­ro pa­ra sa­lir ade­lan­te». A ve­ces, des­pués de una pa­li­za, se es­ca­pan y se con­vier­ten en ni­ños de la ca­lle, que aca­ba­rán apro­ve­chán­do­se de otros.

«La co­mi­da aquí no se aca­ba»

Es pre­ci­sa­men­te en la ca­lle, y tam­bién en los mer­ca­dos, don­de los tra­ba­ja­do­res de es­tas en­ti­da­des con­tac­tan con los ni­ños. Otras ve­ces, la Po­li­cía se los con­fía, o ciu­da­da­nos con­cien­cia­dos les aler­tan. En el cen­tro Ke­ke­li, por ejem­plo, sen­si­bi­li­zan a las mu­je­res, que lue­go sue­len avi­sar­los de ca­sos que ven en los mer­ca­dos.

Tam­bién los go­bier­nos –di­ce Palacios– tie­nen cen­tros así, pe­ro sue­len ser de trán­si­to, mien­tras ave­ri­guan de dón­de es un ni­ño y, si es de otro país, lo tras­la­dan. Así lle­gó La­van­de des­de Ni­ge­ria al cen­tro de Men­sa­je­ros de la Paz en Co­to­nú (Be­nín). Su res­pon­sa­ble, Flo­rent Kou­do­ro, des­cri­be en una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Al­fa y Ome­ga có­mo los pre­pa­ran pa­ra una re­in­te­gra­ción fa­mi­liar que no es fá­cil. «A ve­ces, tar­dan cua­tro o cin­co años en sa­car to­do lo que lle­van en el co­ra­zón».

Han pa­sa­do mu­cha ham­bre, y cuan­do no lle­gan de otro cen­tro, «al prin­ci­pio llo­ran al ver que el pla­to se va­cía. Tar­dan días en asi­mi­lar que aquí la co­mi­da no se aca­ba. Al­gu­nos pa­san me­ses sin ha­blar», has­ta que la

la­bor del psi­có­lo­go, me­dian­te el di­bu­jo y otras ac­ti­vi­da­des, lo­gra que se va­yan abrien­do. Pri­me­ro sue­le ser con otros ni­ños, y lue­go con los ma­yo­res, de los cua­les se fían me­nos. «Un mo­men­to muy bueno pa­ra co­nec­tar con ellos son las va­ca­cio­nes en la pla­ya». Tam­bién es fun­da­men­tal la edu­ca­ción, cla­ve pa­ra su fu­tu­ra au­to­no­mía.

En pa­ra­le­lo, se desa­rro­lla la ta­rea ti­tá­ni­ca de en­con­trar a su fa­mi­lia. Si el ni­ño no sa­be de dón­de vie­ne, sí da otras pis­tas: las mar­cas tra­di­cio­na­les en su ca­ra, la len­gua o len­guas mez­cla­das que ha­bla, las can­cio­nes y bai­les que sa­be... pue­den apun­tar, al me­nos, a una zo­na. El equi­po con­tac­ta con las au­to­ri­da­des lo­ca­les, y co­mien­za a vi­si­tar la zo­na si­guien­do es­tas pis­tas.

El día del re­gre­so

¡Por fin, prue­ba con­se­gui­da! Pe­ro el re­gre­so no es in­me­dia­to. «Ha­ce fal­ta que el ni­ño quie­ra vol­ver. Si no quie­re, sue­le ser se­ñal de que fue el pro­pio pa­dre –nun­ca la ma­dre– quien lo ven­dió», cuen­ta Kou­do­ro. Tam­bién los pa­dres de­ben acep­tar­lo, y po­der sa­car­lo ade­lan­te. Otra con­di­ción es que se le es­co­la­ri­ce. Cuan­do las con­di­cio­nes no se cum­plen, se in­ten­ta que el ni­ño vi­va con otro pa­rien­te o con una fa­mi­lia de aco­gi­da, y se le da una for­ma­ción pro­fe­sio­nal que lo ha­ga au­to­su­fi­cien­te.

El día del re­torno se pre­pa­ra con es­me­ro. Se jun­ta a to­dos los ha­bi­tan­tes, se ha­ce una la­bor de sen­si­bi­li­za­ción so­bre lo que les pa­sa real­men­te a los ni­ños que al­guien se lle­va, y se po­ne a to­dos en aler­ta por si apa­re­ce otro tra­fi­can­te o al­gún ni­ño vuel­ve a des­apa­re­cer. Al fi­nal, el pa­dre fir­ma –mu­chas ve­ces con su hue­lla dac­ti­lar– el com­pro­mi­so de ha­cer­se car­go del pe­que­ño.

En el ca­so de La­van­de, el im­pac­to fue ma­yor por­que se hi­zo en­tre­ga de tres ni­ños del mis­mo po­bla­do a la vez. Ana Palacios es­tu­vo allí. «No es la ima­gen que te ima­gi­nas de un gran abra­zo con la­gri­mo­nes, por­que los pa­dres ya han vi­si­ta­do a los ni­ños en el cen­tro. Y, ade­más, unos y otros sien­ten mu­chas co­sas: ilu­sión, mie­do, con­fu­sión…». Al­gu­nos pa­dres pen­sa­ban que sus hi­jos es­ta­ban bien. «Otros han re­co­rri­do el país bus­cán­do­los tras per­der­les la pis­ta. En cuan­to a los ni­ños, lo mis­mo se ríen que llo­ran. Se mue­ren de ga­nas de ver a ese her­ma­ni­to pe­que­ño al que de­ja­ron re­cién na­ci­do, co­mo le pa­sa­ba a In­di­go; y a la vez no sa­ben mu­cho qué vi­da les es­pe­ra…».

Las ONG in­ten­tan ase­gu­rar­se de que to­do va­ya bien, con vi­si­tas fre­cuen­tes y lla­ma­das al co­le­gio. Las ve­dru­nas, los sa­le­sia­nos y Men­sa­je­ros de la Paz han lo­gra­do ya, así, el re­gre­so de 1.527 ni­ños a sus ho­ga­res.

Con to­do, «son par­ches –apun­ta Palacios–. Ellos me­jor que na­die sa­ben que el cam­bio de­be ser ma­yor, ve­nir de arri­ba, y ata­car las raí­ces del pro­ble­ma edu­can­do a la po­bla­ción, a los jue­ces y po­li­cías… Es­tas ONG tie­nen un es­tre­cho víncu­lo con las au­to­ri­da­des, y es­tán lo­gran­do que el im­pul­so lle­gue a ellas. En los go­bier­nos hay vo­lun­tad y mu­chí­si­mos pro­to­co­los (aun­que el de de­vo­lu­ción de Ga­bón a To­go lle­va diez años sin ter­mi­nar­se). Pe­ro tam­bién son paí­ses con una co­rrup­ción muy ins­ti­tu­cio­na­li­za­da…».

La­van­de y otros dos ni­ños de su po­bla­do, en el mo­men­to de lle­gar en co­che al po­bla­do que de­ja­ron ha­ce años. A la de­re­cha, In­di­go (aba­jo a la iz­quier­da) es­cu­cha, abra­zan­do a su her­ma­ni­to, a la tra­ba­ja­do­ra de Men­sa­je­ros de la Paz que lo ha lle­va­do de vuel­ta a ca­sa

Fotos: Ana Palacios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.