La mi­sión eco­nó­mi­ca de los re­li­gio­sos

▼ La si­tua­ción de las con­gre­ga­cio­nes, así co­mo la com­ple­ji­dad del mun­do ac­tual, exi­ge de ellas una ma­yor es­pe­cia­li­za­ción pa­ra po­ner en or­den sus cuen­tas, des­de la pers­pec­ti­va de la sos­te­ni­bi­li­dad de las pro­pias con­gre­ga­cio­nes y sus obras. Es­to im­pli­ca viv

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Fran Ote­ro

Los tiem­pos han cam­bia­do y la vi­da re­li­gio­sa ne­ce­si­ta adap­tar­se tam­bién en el plano eco­nó­mi­co, tal y co­mo le pi­de el Va­ti­cano. Un nue­vo mo­de­lo que de­be ba­sar­se en la sos­te­ni­bi­li­dad de las con­gre­ga­cio­nes y sus obras.

Ha­blar de eco­no­mía de las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas obli­ga a re­fe­rir­se a la vi­ven­cia de la po­bre­za re­li­gio­sa, cu­yo vo­to, con­ce­bi­do en épo­ca de eco­no­mía agra­ria, to­da­vía con­fi­gu­ra las de­ci­sio­nes de mu­chas. An­tes, el fo­co se en­con­tra­ba en la co­mu­ni­dad y en el apos­to­la­do lo­cal y su re­co­rri­do era muy li­mi­ta­do tan­to en el es­pa­cio co­mo en el tiem­po; no ha­bía pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo. Las vir­tu­des de cual­quier pro­cu­ra­dor, fi­gu­ra cla­ve por ser el en­car­ga­do de acu­mu­lar ví­ve­res pa­ra pa­sar el in­vierno, eran el se­cre­tis­mo y la ta­ca­ñe­ría. Hoy, la eco­no­mía y el mo­de­lo eco­nó­mi­co han cam­bia­do; tam­bién la si­tua­ción de las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, sus obras y sus miem­bros.Y, por tan­to, tam­bién tie­ne que cam­biar la for­ma en que las con­gre­ga­cio­nes ges­tio­nan sus bie­nes. Mu­chas, so­bre to­do las más gran­des, que han al­can­za­do un gra­do de pro­fe­sio­na­li­za­ción muy al­to, ya lo han he­cho. Pe­ro to­da­vía que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra otras.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio re­nun­ciar a la po­bre­za, cu­yo sig­ni­fi­ca­do se ha vis­to am­plia­do, tal y co­mo ex­pli­ca a es­te se­ma­na­rio Jaime Ba­dio­la, ad­mi­nis­tra­dor ge­ne­ral de los je­sui­tas en Es­pa­ña: «Pue­de sig­ni­fi­car vi­vir de nues­tro tra­ba­jo, en­ten­di­do es­te co­mo una ma­ne­ra de dig­ni­fi­car nues­tra vi­da, ade­más de ha­cer­nos solidarios con la gran ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad que ha de tra­ba­jar pa­ra vi­vir. Pue­de sig­ni­fi­car vi­vir aus­te­ra­men­te por res­pe­to al sa­cri­fi­cio que otros han he­cho en fa­vor de la mi­sión. Pue­de sig­ni­fi­car vi­vir sen­ci­lla y aus­te­ra­men­te pa­ra ayu­dar a que los me­nos afor­tu­na­dos pue­dan al­can­zar una vi­da dig­na. Pue­de sig­ni­fi­car mos­trar­nos co­mo una fa­mi­lia que sa­be cui­dar a sus ma­yo­res. Y pue­de sig­ni­fi­car vi­vir aus­te­ra­men­te por pa­re­cer­nos a Jesús, que vi­vió po­bre­men­te, y por so­li­da­ri­dad con sus pre­fe­ri­dos los po­bres».

Es­ta es una de las ideas de fon­do que trans­mi­te el do­cu­men­to Eco­no­mía al ser­vi­cio del ca­ris­ma y de la mi­sión, pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de mar­zo por el Va­ti­cano, a tra­vés de la Con­gre­ga­ción pa­ra los Ins­ti­tu­tos de Vi­da Con­sa­gra­da y las So­cie­dad de Vi­da Apos­tó­li­ca, y de obli­ga­da lec­tu­ra pa­ra su­pe­rio­res ge­ne­ra­les y ecó­no­mos. Se­gún Ba­dio­la, ofre­ce claves im­por­tan­tes pa­ra la ges­tión de los bie­nes de las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas: «De­mues­tra co­no­ci­mien­to de la rea­li­dad, de los pro­ce­di­mien­tos eco­nó­mi­cos, da im­por­tan­cia al ca­ris­ma de ca­da con­gre­ga­ción y es­ta­ble­ce la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo eje so­bre el que ha­cer bas­cu­lar la rea­li­dad eco­nó­mi­ca de las con­gre­ga­cio­nes. La sos­te­ni­bi­li­dad es par­te de la mi­sión, la cua­li­fi­ca».

Una sos­te­ni­bi­li­dad que afec­ta a la pro­pia con­gre­ga­ción y a sus obras, pues bus­ca sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ac­tua­les sin com­pro­me­ter la ca­pa­ci­dad de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. No tie­ne sen­ti­do, de acuer­do al do­cu­men­to va­ti­cano, man­te­ner cual­quier obra a to­da cos­ta y, por tan­to, ha­brá que dis­cer­nir si son sos­te­ni­bles tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mo se ha­ce en el apos­tó­li­co. «No es lo mis­mo que una obra pier­da un mi­llón de eu­ros que 100.000. Es cier­to que mu­chas obras, pa­ra cum­plir su mi­sión, tie­nen que ser de­fi­ci­ta­rias, pe­ro es di­fe­ren­te de­cir que de­ben man­te­ner­se in­con­di­cio­nal­men­te. Por­que, si pier­de un mi­llón fren­te a 100.000, hay 900.000 de di­fe­ren­cia que se po­drían apli­car a otras obras», ex­pli­ca Ba­dio­la.

Án­gel de la Par­te, ecó­no­mo de la pro­vin­cia de San­tia­go de los Mi­sio-

ne­ros Cla­re­tia­nos, re­co­no­ce que la ges­tión de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros e in­mo­bi­lia­rios es ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des del ins­ti­tu­to e, in­clu­so, pa­ra su­fra­gar los gas­tos de los cla­re­tia­nos ma­yo­res, aho­ra de­pen­dien­tes, y que ne­ce­si­tan un cui­da­do es­pe­cial en las dis­tin­tas ca­sas que tie­nen re­par­ti­das por Es­pa­ña. Tam­bién pa­ra apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a los sie­te co­le­gios que tie­nen en dis­tin­tas zo­nas del país y de los que so­lo dos son ren­ta­bles. Los otros cin­co no po­drían fun­cio­nar sin el pa­ra­guas de la con­gre­ga­ción.

Y pa­ra que un ins­ti­tu­to sea sos­te­ni­ble, pue­da aten­der a sus miem­bros, cui­dar a sus ma­yo­res, lle­var a ca­bo su la­bor apos­tó­li­ca e, in­clu­so, apo­yar obras vin­cu­la­das a su ca­ris­ma, tie­ne que po­ner a tra­ba­jar sus ta­len­tos,

co­mo na­rra Jesús en el Evan­ge­lio, y que, en es­tos ca­sos, sue­len ser el pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio y el fi­nan­cie­ro. Y tie­ne que ha­cer pro­yec­cio­nes, pla­ni­fi­car y pre­su­pues­tar. «Aquí, la pre­gun­ta per­ti­nen­te no es qué es lo que tie­nes, sino pa­ra qué lo tie­nes», apun­ta Jaime Ba­dio­la an­te el re­pa­ro que pue­de sur­gir en­tre los re­li­gio­sos a ges­tio­nar pro­yec­tos gran­des, con su­mas de di­ne­ro im­por­tan­tes. El do­cu­men­to va­ti­cano tam­bién lo ex­pre­sa de ma­ne­ra cla­ra: «Pue­de ocu­rrir que se si­gan ges­tio­nan­do obras que han de­ja­do de es­tar en lí­nea con la mi­sión e in­mue­bles que ya no res­pon­den a las obras que son ex­pre­sión del ca­ris­ma. Es ne­ce­sa­rio de­fi­nir qué obras y ac­ti­vi­da­des lle­var ade­lan­te, cuá­les eli­mi­nar o mo­di­fi­car y en qué nue­vas fron­te­ras ini­ciar re­co­rri­dos».

Eso no quie­re de­cir que las en­ti­da­des de la vi­da con­sa­gra­da ten­gan que ac­tuar ex­clu­si­va­men­te con la ló­gi­ca del ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je que do­mi­na los mer­ca­dos, sino con una se­rie de cri­te­rios so­cial­men­te res­pon­sa­bles. Ha­cer­lo así pue­de evi­tar dis­gus­tos en for­ma de es­cán­da­los, que lle­ven apa­re­ja­dos una cri­sis de repu­tación o in­clu­so pér­di­das mi­llo­na­rias. En la me­mo­ria co­lec­ti­va se en­cuen­tran ca­sos tan so­na­dos co­mo el de Ges­car­te­ra o me­nos co­no­ci­dos co­mo el de una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa de Va­lla­do­lid que tu­vo que ven­der un mo­nas­te­rio del si­glo XVII pa­ra evi­tar el em­bar­go del con­ven­to don­de vi­vían y so­bre el que pe­sa­ba una hi­po­te­ca.

En el ca­so de los je­sui­tas, co­mo en las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas más o me­nos gran­des, las in­ver­sio­nes, in­mo­bi­lia­rias y fi­nan­cie­ras, si­guen cri­te­rios éti­cos por­que, ase­gu­ra Ba­dio­la, así es su es­ti­lo. En el cam­po fi­nan­cie­ro se de­jan ase­so­rar por en­ti­da­des que ana­li­zan la ca­li­dad éti­ca de las em­pre­sas en las que in­vier­ten, ade­más de po­ner so­bre la me­sa pre­via­men­te unos noes y síes. En la par­te in­mo­bi­lia­ria, fun­da­men­tal­men­te en ges­tión de al­qui­le­res, tie­nen su pro­pia po­lí­ti­ca de mo­ro­si­dad, igual que la po­lí­ti­ca de pre­cios, que no pue­de ser la que si­gue el mer­ca­do, sino más sen­si­ble y res­pon­sa­ble.

Los prin­ci­pios ge­ne­ra­les que es­ta­ble­ce el Va­ti­cano en es­te sen­ti­do son, tal y co­mo re­cuer­da Án­gel de la Par­te, ecó­no­mo de la pro­vin­cia de San­tia­go de los Mi­sio­ne­ros Cla­re­tia­nos, una eco­no­mía que cuen­te con el hom­bre, con to­dos y en es­pe­cial con el po­bre; la lec­tu­ra de la eco­no­mía co­mo ins­tru­men­to de la ac­ción mi­sio­ne­ra de la Igle­sia; y, por úl­ti­mo, una eco­no­mía evan­gé­li­ca de in­ter­cam­bio y co­mu­nión.

Ade­más, hay una se­rie de cri­te­rios que se­guir por­que así lo es­ta­ble­ce la so­cie­dad en los ins­ti­tu­tos re­li­gio­sos que desa­rro­llan su mi­sión y de la que no se pue­den abs­traer. Es­to tie­ne que ver con la trans­pa­ren­cia, que Ba­dio­la de­fi­ne co­mo pru­den­te, pues «ha de dar­se en to­do aque­llo en lo que exis­te obli­ga­ción le­gal, sin que ello im­pli­que te­ner que ir más allá». Tam­bién con el cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo: no va­le sal­tar­se las nor­mas aun­que sea con bue­na vo­lun­tad; por ejem­plo, pa­gar en ne­gro por­que así a la per­so­na que re­tri­bu­yes le que­da más di­ne­ro dis­po­ni­ble… La ren­di­ción de cuen­tas, pues los bie­nes no son de las con­gre­ga­cio­nes sino de to­da la Igle­sia pa­ra el cum­pli­mien­to de sus fi­nes. Y, fi­nal­men­te, cues­tio­nes co­mo la co­la­bo­ra­ción en­tre con­gre­ga­cio­nes y el ar­chi­vo o la ges­tión de la do­cu­men­ta­ción. Di­ce el ecó­no­mo de los je­sui­tas que si no se si­guen es­tos prin­ci­pios, «es­ta­mos li­mi­tan­do la ca­pa­ci­dad de que nues­tro tra­ta­mien­to de lo eco­nó­mi­co es­té al ser­vi­cio de la mi­sión».

Del mis­mo mo­do, es bueno que las en­ti­da­des re­li­gio­sas ten­gan cri­te­rios cla­ros a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes que pue­dan afec­tar al pa­tri­mo­nio. Por ejem­plo, no se pue­de ven­der un edi­fi­cio re­li­gio­so si el com­pra­dor lo va a des­ti­nar a un fin con­tra­rio a la Igle­sia ca­tó­li­ca. En es­te sen­ti­do, la San­ta Se­de pi­de que, en la me­di­da de lo po­si­ble, se trans­fie­ra a otra en­ti­dad re­li­gio­sa. O, a la ho­ra de acep­tar una he­ren­cia, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta si la vo­lun­tad del do­nan­te se pue­de cum­plir o no. Si una per­so­na quie­re de­jar a la con­gre­ga­ción una se­rie de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios pa­ra que con su ren­di­mien­to se den be­cas so­lo a es­pa­ño­les, co­mo de he­cho ha su­ce­di­do, esa he­ren­cia no se pue­de acep­tar.

En de­fi­ni­ti­va, di­ce Ba­dio­la, tra­ba­jar la di­men­sión eco­nó­mi­ca «no es op­cio­nal»; más aún, in­te­grar­la en la re­fle­xión so­bre la mi­sión «es una cues­tión de fi­de­li­dad a la pro­pia mi­sión». «To­da de­man­da de cam­bio pue­de pre­sen­tar una do­ble iden­ti­dad: la de opor­tu­ni­dad o ame­na­za. La vi­sión de fe nos in­vi­ta sua­ve­men­te a de­cli­nar la ba­lan­za ha­cia la pri­me­ra», con­clu­ye.

Fo­to­lia

Al­fa y Ome­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.