Una prue­ba de fe en me­dio de la ca­tás­tro­fe

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jor­ge Cri­sa­fu­lli*

En Don Bosco Fam­bul es­ta­mos acos­tum­bra­dos a las ca­tás­tro­fes; tan­to co­mo Sie­rra Leo­na: la gue­rra, la epi­de­mia del ébo­la en 2015, el in­cen­dio de una vi­lla mi­se­ria en­fren­te de Don Bosco Fam­bul en 2016, inun­da­cio­nes y des­li­za­mien­tos de tie­rra en 2017… Tra­ge­dias, to­das, acom­pa­ña­das de muer­te y des­truc­ción. En es­tas si­tua­cio­nes, los más vul­ne­ra­bles son siem­pre los más pe­que­ños, pe­ro Don Bosco siem­pre ha es­ta­do ahí pa­ra so­co­rrer­los y dar­les la mano.

Lo que nun­ca ha­bía­mos pen­sa­do es que en la tar­de del pa­sa­do 27 de ma­yo íba­mos a ex­pe­ri­men­tar una nue­va ca­tás­tro­fe, pe­ro es­ta vez en car­ne pro­pia. «¡Se es­tá que­man­do el re­fu­gio de las chi­cas!», «¡lla­men a los bom­be­ros!», «¡trai­gan ex­tin­to­res!». Los gri­tos ve­nían de la ca­lle. A 50 me­tros de Don Bosco Fam­bul, en pleno co­ra­zón de Free­town, pu­de ver có­mo el re­fu­gio de las ni­ñas es­ta­ba en lla­mas.

To­das las ni­ñas me­nos una ha­bían es­ca­pa­do. En ese mo­men­to vi en el pri­mer pi­so y a tra­vés de los ba­rro­tes de una ven­ta­na los pe­que­ños bra­zos de Mary (María) pi­dien­do au­xi­lio y sa­can­do su ros­tro pa­ra po­der res­pi­rar.

Los bom­be­ros ha­bían lle­ga­do y com­ba­tían el in­cen­dio, pe­ro la ca­sa era ya un in­fierno y re­sul­ta­ba im­po­si­ble en­trar o sa­lir. Fue un mo­men­to de gran im­po­ten­cia, co­mo el de María al pie de la cruz. En ese mo­men­to, un gri­to in­te­rior he­cho ora­ción bro­tó de mi co­ra­zón y de mis la­bios: «Ma­má María, pro­té­ge­la, sál­va­le la vi­da; no per­mi­tas que mue­ra» y re­pe­tí tres ve­ces «María Au­xi­lia­do­ra, rue­ga por no­so­tros».

Y su­ce­dió el mi­la­gro. Apa­re­ció una es­ca­le­ra lar­ga, un jo­ven su­bien­do a ella y arries­gan­do su vi­da, una pie­dra en su mano, las ba­rras de hie­rro ce­dien­do y la pe­que­ña María sa­lien­do de ese in­fierno con que­ma­du­ras le­ves en sus pies. Es­toy más con­ven­ci­do que nun­ca. La fe mue­ve mon­ta­ñas. Los mi­la­gros exis­ten y María Au­xi­lia­do­ra es­tá siem­pre pre­sen­te pa­ra cui­dar de sus hi­ji­tos e hi­ji­tas más ne­ce­si­ta­dos.

Y con­clu­yo: Sie­rra Leo­na co­no­ce qué es el su­fri­mien­to y co­no­ce me­jor aún qué es po­ner­se siem­pre de pie pa­ra se­guir an­dan­do y lu­chan­do. Así que, si us­ted, que­ri­do ami­go o ami­ga, an­da des­co­ra­zo­na­do por la vi­da y du­da de los mi­la­gros, co­ja el pró­xi­mo avión a Sie­rra Leo­na y ven­ga a com­pro­bar­lo por sí mis­mo.

*Mi­sio­ne­ro sa­le­siano en Free­town (Sie­rra Leo­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.