Com­ba­tir las raíces de la co­rrup­ción

▼ Lu­char con­tra la co­rrup­ción es de­fen­der ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas sólidas, sin ol­vi­dar que la me­jor pre­ven­ción es la edu­ca­ción

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

La con­de­na e in­gre­so en pri­sión de Iñaki Un­dar­ga­rín sig­ni­fi­ca un pun­to de in­fle­xión en Es­pa­ña. Qui­zá por el con­tras­te en­tre el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to de al­gu­nos con las he­ri­das que ha de­ja­do la cri­sis eco­nó­mi­ca, se ha­bía ins­ta­la­do una in­to­le­ran­cia has­ta aho­ra des­co­no­ci­da ha­cia la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, pe­ro el ca­so Nóos di­si­pa mu­chas du­das so­bre au­to­cen­su­ras en nues­tro Es­ta­do de De­re­cho. Tras el de­rri­bo del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy a raíz de la sen­ten­cia del ca­so Gür­tel, he­mos vis­to a un mi­nis­tro re­cién nom­bra­do di­mi­tir por vie­jos asun­tos con Ha­cien­da, e in­clu­so el des­pi­do del se­lec­cio­na­dor na­cio­nal en vís­pe­ras del co­mien­zo del Mun­dial por la for­ma –se­gún la Fe­de­ra­ción de Fútbol –«po­co ejem­plar» de anun­ciar­se su fi­cha­je por par­te del Real Madrid.

Es­ta sú­bi­ta re­va­lo­ri­za­ción de la ejem­pla­ri­dad en la vi­da pú­bli­ca pa­re­ce, en prin­ci­pio, po­si­ti­va pa­ra la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, has­ta aho­ra de­ma­sia­do to­le­ran­te con vi­cios co­mo la la­xi­tud en el uso del di­ne­ro pú­bli­co. Con­vie­ne sin em­bar­go evi­tar un exceso de ce­lo que, ade­más de hi­pó­cri­ta, des­tru­ya a la li­ge­ra el buen nom­bre de cual­quier sos­pe­cho­so de ha­ber co­me­ti­do un de­li­to y nie­gue la ca­pa­ci­dad de re­den­ción a quien efec­ti­va­men­te ha­ya po­di­do equi­vo­car­se en al­gún mo­men­to. La ex­pe­rien­cia su­gie­re ade­más que el pu­ri­ta­nis­mo es un in­di­cio de ci­nis­mo, mien­tras que las per­so­nas (y las so­cie­da­des) real­men­te vir­tuo­sas no se es­can­da­li­zan tan fá­cil­men­te por las im­per­fec­cio­nes y debilidades de los de­más, no por que res­ten va­lor a las ma­las ac­cio­nes, sino por­que lo que de ver­dad les preo­cu­pa es la per­so­na, a di­fe­ren­cia del fa­ri­seo, ob­se­sio­na­do con la apa­rien­cia.

Lu­char con­tra la co­rrup­ción es de­fen­der ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas sólidas, co­men­zan­do por la jus­ti­cia. Sin ol­vi­dar que en las ins­ti­tu­cio­nes hay per­so­nas, y que la me­jor pre­ven­ción es la edu­ca­ción. Con­ti­nua­men­te de­man­da el Pa­pa res­tau­rar la alian­za edu­ca­ti­va en­tre fa­mi­lia, es­cue­la y so­cie­dad. La fal­ta de cohe­ren­cia en­tre lo que ven y los mensajes que re­ci­ben ni­ños y jó­ve­nes, uni­da mu­chas ve­ces a la in­ca­pa­ci­dad de los adul­tos de afron­tar las pre­gun­tas de sen­ti­do que se ha­cen los chi­cos, abo­na el te­rreno al ci­nis­mo. Aun­que lue­go, eso sí, les en­se­ñe­mos a la­pi­dar al co­rrup­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.