Her­mano Alois: «Ten­ga­mos la osa­día de con­fiar en el Es­pí­ri­tu»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - En­tre­vis­ta com­ple­ta en al­fa­yo­me­ga.es María Mar­tí­nez Ló­pez

En­tre los in­vi­ta­dos a la vi­si­ta del Pa­pa Francisco al Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias este jue­ves es­tá el her­mano Alois, prior de la Co­mu­ni­dad ecu­mé­ni­ca de Tai­zé. Es­ta vi­si­ta, que si­gue a las de Pa­blo VI en 1969 y Juan Pa­blo II en 1984, «en­fa­ti­za el ca­rác­ter irre­ver­si­ble del com­pro­mi­so de la Igle­sia ca­tó­li­ca» con el ecu­me­nis­mo des­de el Vaticano II, ase­gu­ra, y es «un nue­vo hi­to en una se­rie de po­de­ro­sos ges­tos ecu­mé­ni­cos» de Francisco: los signos de amis­tad con el pa­triar­ca Bar­to­lo­mé, su en­cuen­tro «sin pre­ce­den­tes» con el pa­triar­ca Ci­ri­lo de Mos­cú, y su vi­si­ta a Lund.

Al Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias per­te­ne­cen 348 igle­sias y co­mu­ni­da­des ecle­sia­les que re­pre­sen­tan a 500 mi­llo­nes de cris­tia­nos. La Igle­sia ca­tó­li­ca no es­tá en­tre ellas, pe­ro sí es miem­bro –re­cuer­da el her­mano Alois en en­tre­vis­ta a Alfa y Ome­ga –de un or­ga­nis­mo «esen­cial» del CMI: el de­par­ta­men­to de Fe y Or­den, que «ha he­cho un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal so­bre la uni­dad». El su­ce­sor del her­mano Ro­ger va­lo­ra po­si­ti­va­men­te la la­bor del con­se­jo pa­ra «unir a las igle­sias en pro de la jus­ti­cia y la paz». Sin em­bar­go, re­cuer­da que «las di­fi­cul­ta­des de com­pren­sión teo­ló­gi­ca no pue­den ha­cer que per­da­mos de vis­ta la me­ta prin­ci­pal»: la uni­dad ple­na. Pa­ra ello, pi­de «un em­pe­ño teo­ló­gi­co que ten­ga la osa­día de con­fiar en el Es­pí­ri­tu San­to».

In­ter­cam­bio de do­nes

Es im­pres­cin­di­ble, ade­más, que to­dos los cris­tia­nos to­men con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de avan­zar en el ca­mino ecu­mé­ni­co, por ejem­plo me­dian­te ini­cia­ti­vas de es­tu­dio de la Bi­blia, ora­ción y ac­ción so­cial y pas­to­ral. «Ca­da cual pue­de vi­vir a su pro­pio ni­vel la bús­que­da de la uni­dad co­mo un in­ter­cam­bio de do­nes: com­par­tir con los otros lo que no­so­tros con­si­de­ra­mos un don de Dios, pe­ro tam­bién aco­ger los te­so­ros que Dios ha de­po­si­ta­do en los de­más».

En­tre los mi­les de jó­ve­nes que vi­si­tan Tai­zé du­ran­te to­do el año, el her­mano Alois se en­cuen­tra con bas­tan­tes que «no sa­ben có­mo des­cri­bir­se con­fe­sio­nal­men­te» y sim­ple­men­te bus­can «una re­la­ción per­so­nal con Cris­to». Son hi­jos de una ge­ne­ra­ción que, co­mo afir­ma­ba el Pew Re­search Ins­ti­tu­te el año pa­sa­do, es­tá de­jan­do de iden­ti­fi­car­se con las di­fe­ren­cias his­tó­ri­cas en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes. «Pue­de ser po­si­ti­vo que los cre­yen­tes se de­fi­nan pri­me­ro co­mo cris­tia­nos», re­co­no­ce el prior. Pe­ro con la con­di­ción de que eso no ex­clu­ya la vi­da co­mu­ni­ta­ria: «No so­mos cris­tia­nos so­los, ne­ce­si­ta­mos una co­mu­ni­dad ecle­sial. La ex­pe­rien­cia de ora­ción y vi­da en co­mún de Tai­zé pue­de dar­les un sen­ti­do de co­mu­nión uni­ver­sal y tam­bién un gus­to por una co­mu­ni­dad con­cre­ta ge­nui­na».

El prior de Tai­zé cree que «no es ca­sua­li­dad» que al­gu­na de la po­lé­mi­cas más re­cien­tes vin­cu­la­das al ecu­me­nis­mo, co­mo la de la co­mu­nión al cón­yu­ge pro­tes­tan­te de un ma­tri­mo­nio mix­to, gi­re en torno a la Eu­ca­ris­tía. En ella con­flu­yen la co­mu­nión, el man­da­to del amor fra­terno y la ora­ción de Je­sús pa­ra que «to­dos sean uno». Y se pre­gun­ta: «¿No de­be­rían las igle­sias que en­fa­ti­zan que la uni­dad de la fe y el acuer­do so­bre los mi­nis­te­rios son ne­ce­sa­rios pa­ra re­ci­bir la co­mu­nión jun­tos dar la mis­ma im­por­tan­cia al acuer­do del amor fra­terno?». Así qui­zá se po­dría plan­tear «una hos­pi­ta­li­dad eu­ca­rís­ti­ca más am­plia» a quie­nes an­he­lan la uni­dad «y creen en la pre­sen­cia real de Cris­to».

AFP Photo / Giu­sep­pe Cacace

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.