«Uni­dos pa­ra sal­var vi­das»

▼ La Igle­sia ofrece su co­la­bo­ra­ción a las au­to­ri­da­des pa­ra aten­der a los mi­gran­tes del Aqua­rius… y pa­ra hu­ma­ni­zar el sis­te­ma es­pa­ñol de mi­gra­cio­nes y asi­lo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - Ri­car­do Ben­ju­mea

«Hay más vo­lun­ta­rios que re­fu­gia­dos y más pi­sos que re­fu­gia­dos». El pa­dre Ángel Gar­cía, fun­da­dor de Men­sa­je­ros de la Paz, ha­bla­ba en la ma­ña­na del do­min­go des­de el puer­to de Va­len­cia de «un día pre­cio­so, his­tó­ri­co»; «un día pa­ra es­tar fe­li­ces y or­gu­llo­sos» de ser es­pa­ño­les. «Hay un an­tes y un des­pués» de la lle­ga­da de los 629 mi­gran­tes pro­ce­den­tes del Aqua­rius, de­cía al re­fe­rir­se a es­ta ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da, aun­que sin ol­vi­dar que «si­guen lle­gan­do otros re­fu­gia­dos a las cos­tas es­pa­ño­las y no es­tán tan bien aten­di­dos».

Tam­bién el Pa­pa Francisco ala­ba­ba la ac­ti­tud de Es­pa­ña por «el ejem­plo que es­tán dan­do de ca­ri­dad», se­gún de­cía el 14 de ju­nio al re­ci­bir en au­dien­cia al car­de­nal Cañizares, quien le in­for­mó so­bre el ope­ra­ti­vo de la ar­chi­dió­ce­sis de Va­len­cia en co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les.

Esa coope­ra­ción ecle­sial con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en ma­te­ria mi­gra­to­ria vol­vió a vi­sua­li­zar­se el lu­nes 18, en un acto con­vo­ca­do por la Me­sa de Hos­pi­ta­li­dad de la ar­chi­dió­ce­sis de Madrid en el cen­tro cul­tu­ral Con­de Du­que al que asis­tie­ron la al­cal­de­sa, Ma­nue­la Car­me­na, y el

pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad, Ángel Ga­rri­do (la nue­va mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Mi­gra­cio­nes y Se­gu­ri­dad So­cial, Mag­da­le­na Va­le­rio, aun­que ini­cial­men­te te­nía pre­vis­to par­ti­ci­par, ex­cu­só su asis­ten­cia por mo­ti­vos de agen­da). Con el elo­cuen­te tí­tu­lo Pac­tos que sal­van vi­das, el ob­je­ti­vo era re­lan­zar los Pac­tos Glo­ba­les so­bre Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos, que la ONU in­ten­ta­rá al­can­zar en di­ciem­bre en Ma­rra­kech por una «emi­gra­ción se­gu­ra or­de­na­da y re­gu­lar». El Pa­pa ha pe­di­do a los epis­co­pa­dos lo­ca­les que se in­vo­lu­cren en este pro­ce­so, en diá­lo­go con go­bier­nos y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La San­ta

Se­de ha ela­bo­ra­do un do­cu­men­to con 20 pun­tos de ac­ción del que ca­da Igle­sia lo­cal de­be po­ner el acento en aque­llos as­pec­tos que más di­rec­ta­men­te le afec­tan.

Tras ad­ver­tir so­bre el pe­li­gro de es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias en exceso ar­ti­fi­cia­les en­tre mi­gran­tes y re­fu­gia­dos («en mu­chos ca­sos, es di­fí­cil ha­cer una cla­ra dis­tin­ción»; «a me­nu­do, sus ne­ce­si­da­des son muy si­mi­la­res, por no de­cir idén­ti­cas»), el car­de­nal Car­los Oso­ro, ar­zo­bis­po de Madrid, pi­dió eli­mi­nar de «cual­quier for­ma de ex­pul­sión ar­bi­tra­ria y co­lec­ti­va», en par­ti­cu­lar de las lla­ma­das «ex­pul­sio­nes su­ma­rias». Y abo­gó por «el ac­ce­so a los ser­vi­cios bá­si­cos» pa­ra los mi­gran­tes, co­mo el «de­re­cho a la sa­lud pri­ma­ria». Men­ción apar­te hi­zo so­bre los me­no­res mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos, cri­ti­can­do que la res­pues­ta sea «la de­ten­ción obli­ga­to­ria», que «nun­ca es el me­jor in­te­rés del ni­ño». De pa­so de­jó caer que la pro­pues­ta de los co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio lleva me­ses lis­ta a la es­pe­ra del vis­to bueno del Go­bierno.

Pe­ro an­tes que las res­pues­tas ins­ti­tu­cio­na­les ha­ce fal­ta un cam­bio de ac­ti­tud per­so­nal: no acos­tum­brar­nos «al su­fri­mien­to del otro», aña­dió el pur­pu­ra­do re­cor­dan­do a los mi­gran­tes aho­ga­dos en el Me­di­te­rrá­neo. Es pre­ci­so –di­jo– «sal­var el va­lor supremo de la hos­pi­ta­li­dad, co­lum­na ba­si­lar de nues­tra ci­vi­li­za­ción y ex­po­nen­te de nues­tro ni­vel de cohe­ren­cia y de dig­ni­dad mo­ral».

Más aún: las mi­gra­cio­nes, a su jui­cio, son «una gran opor­tu­ni­dad y ri­que­za pa­ra nues­tra so­cie­dad», aun­que al mis­mo tiem­po «plan­tean se­rios in­te­rro­gan­tes a nues­tra for­ma de vi­da» y exi­gen «un cam­bio de men­ta­li­dad» que im­pli­ca «pa­sar de mi­rar al otro co­mo una ame­na­za a nues­tra co­mo­di­dad, a va­lo­rar­lo co­mo al­guien que pue­de apor­tar mu­cho».

En ese cam­bio de men­ta­li­dad la Igle­sia jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, a jui­cio de la al­cal­de­sa de Madrid. Ma­nue­la Car­me­na mos­tró su «agra­de­ci­mien­to pro­fun­do al Pa­pa Francisco» por su li­de­raz­go mo­ral en este asun­to. En lo que res­pec­ta a la po­lí­ti­ca, an­te «una pro­ble­má­ti­ca tan di­fí­cil», la re­gi­do­ra re­co­no­ció que no es po­si­ble «la una­ni­mi­dad» en­tre los par­ti­dos, pues­to que «no to­dos te­ne­mos la mis­ma solución». Sin em­bar­go, «to­dos de­be­mos es­tar uni­dos por la vo­ca­ción úni­ca de sal­var vi­das» y «de­be­mos dia­lo­gar», acep­tan­do que «no hay unos bue­nos y otros me­nos bue­nos».

Ape­la­cio­nes a la uni­dad hu­bo igual­men­te en la in­ter­ven­ción de Ángel Ga­rri­do, pa­ra quien es «im­pres­cin­di­ble su­mar es­fuer­zos pa­ra ar­ti­cu­lar una res­pues­ta con­jun­ta, in­te­gral y lo más efi­caz po­si­ble», in­clu­yen­do a «la so­cie­dad ci­vil», con la Igle­sia en «un lu­gar muy des­ta­ca­do», pues­to que ya tra­ba­ja­ba ayu­dan­do a las per­so­nas mi­gran­tes «cuan­do ni si­quie­ra exis­tían to­da­vía las ONG».

Car­de­nal Oso­ro: «De­be­mos sal­var el va­lor supremo de la hos­pi­ta­li­dad, co­lum­na ba­si­lar de nues­tra ci­vi­li­za­ción y ex­po­nen­te de nues­tro ni­vel de cohe­ren­cia y de dig­ni­dad mo­ral»

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.