Una la­bor in­men­sa y ren­ta­ble

▼ La ac­ti­vi­dad de la Igle­sia en Es­pa­ña crece un año más en to­dos los ór­de­nes sus­ten­ta­da por un pre­su­pues­to glo­bal –la su­ma de to­das las dió­ce­sis– cer­cano a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que la asig­na­ción tri­bu­ta­ria re­pre­sen­ta un 24 %. Esa par­ti­da, d

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - Fran Ote­ro @fra­no­te­rof

La Me­mo­ria de Ac­ti­vi­da­des que la Igle­sia ha­ce pú­bli­ca por es­tas fe­chas –se pre­sen­tó a la so­cie­dad en un acto pú­bli­co este mar­tes en Madrid– vuel­ve a po­ner de ma­ni­fies­to la in­men­sa la­bor que la Igle­sia lleva a ca­bo en to­dos los ám­bi­tos: des­de la vi­ven­cia de la fe, a la asis­ten­cia so­cial, la edu­ca­ción, el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral... Es­to se re­pi­te e in­clu­so se am­plía, más si ca­be, ca­da año, aun­que es­ta úl­ti­ma me­mo­ria, co­rres­pon­dien­te a 2016, ofrece al­gu­nas cifras has­ta el mo­men­to iné­di­tas con las que la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la (CEE) bus­ca ex­pli­car­se me­jor an­te la so­cie­dad.

Una de ellas tie­ne que ver con la asig­na­ción tri­bu­ta­ria que re­cau­dó en el ejer­ci­cio de 2016: más de 256 mi­llo­nes de eu­ros, seis más que el an­te­rior pe­se a con­tar con unas 200.000 asig­na­cio­nes me­nos. Una can­ti­dad de la que el 80 % se en­vía a las dió­ce­sis pa­ra su sos­te­ni­mien­to, pe­ro cu­yo im­pac­to en el pre­su­pues­to glo­bal de to­das ellas se que­da en el 24 %. Es de­cir, me­nos de un eu­ro de ca­da cua­tro que se gas­ta la Igle­sia ca­da año pro­ce­de de la casilla del IRPF. ¿De dón­de pro­ce­den los re­cur­sos en­ton­ces? Fun­da­men­tal­men­te de las apor­ta­cio­nes vo­lun­ta­rias de los fie­les (36 %), a las que hay que su­mar otros in­gre­sos co­rrien­tes (20 %), in­gre­sos pro­ce­den­tes del pa­tri­mo­nio y otras ac­ti­vi­da­des (12 %), in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios (6 %) y fi­nan­cia­ción (2 %). Con es­tas cifras, el pre­su­pues­to que su­ma el de to­das las dió­ce­sis en nues­tro país se acer­có a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros (933,5 mi­llo­nes). Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal, vi­ce­se­cre­ta­rio pa­ra Asun­tos Eco­nó­mi­cos de la CEE, re­cal­có la im­por­tan­cia de que la ma­yor par­te de los re­cur­sos de la Igle­sia lle­guen de do­na­ti­vos: «Es la prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción, aun­que no hay que ol­vi­dar que dió­ce­sis pe­que­ñas de­pen­den eco­nó­mi­ca­men­te de lo que re­ci­ben por IRPF». En Gua­dix, ejem­plo al que alu­dió, el por­cen­ta­je su­pera el 70 %.

¿Y pa­ra qué tan­to di­ne­ro? Es otra de las pre­gun­tas que se sue­le plan­tear a la Igle­sia. Pues fun­da­men­tal­men­te pa­ra ac­cio­nes pas­to­ra­les y asis­ten­cia­les (26 %) y pa­ra la con­ser­va­ción de edi­fi­cios y gas­tos de fun­cio­na­mien­tos (26 %), pa­ra la re­tri­bu­ción del clero (20 %) y tam­bién del per­so­nal se­glar (12 %), así co­mo pa­ra gas­tos ex­tra­or­di­na­rios (10 %) y las apor­ta­cio­nes que se ha­cen a cen­tros de for­ma­ción (6 %).

Co­mo ates­ti­guan las cifras, más de la mi­tad del di­ne­ro que ges­tio­na la Igle­sia en nues­tro país se des­ti­na a ac­ti­vi­da­des pas­to­ra­les y asis­ten­cia­les –subie­ron un 6 %–, y a gas­tos de fun­cio­na­mien­to y de con­ser­va­ción de edi­fi­cios –que pa­ra el 60 % de las dió­ce­sis su­po­nen más de un ter­cio de gas­tos–.

Pa­ra los que, aun vien­do es­tos da­tos, ma­ni­fies­ten ob­je­cio­nes a que los con­tri­bu­yen­tes pue­dan asig­nar par­te de sus im­pues­tos a la Igle­sia, la me­mo­ria re­co­ge que la in­ver­sión de la Igle­sia al desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de la so­cie­dad equi­va­le a más del 138 % de lo que re­ci­be. Es de­cir, que por ca­da eu­ro in­gre­sa­do por IRPF, la Igle­sia de­vuel­ve a la so­cie­dad 1,38 eu­ros. O, si aten­de­mos a cri­te­rios de in­ver­sión, el di­ne­ro que la Igle­sia re­ci­be ren­ta un 38 % a la so­cie­dad.

«Una de las pá­gi­nas más her­mo­sas»

Una de las con­se­cuen­cias de la fe es la aten­ción a los más ne­ce­si­ta­dos, al her­mano que su­fre y ne­ce­si­ta ayu-

da. Y la Igle­sia tam­bién ha es­ta­do ahí, al pie del ca­ñón, en los años más du­ros de la cri­sis. Y si­gue hoy. Los da­tos no de­jan lu­gar a du­das: des­de 2010 au­men­ta­ron un 71 % el nú­me­ro de cen­tros so­cia­les y asis­ten­cia­les de la Igle­sia, de 5.337 a 9.110, 3.773 más. Re­cur­sos que aten­die­ron a 4.765.869 per­so­nas en nues­tro país, un 10 % de la po­bla­ción. Lu­ga­res don­de se cu­bren ne­ce­si­da­des bá­si­cas co­mo una co­mi­da ca­lien­te, un lu­gar pa­ra dor­mir o el pa­go del re­ci­bo de la luz, o más con­cre­tas, co­mo la ayu­da a me­no­res y mu­je­res en di­fi­cul­tad. «Es una de las pá­gi­nas más her­mo­sas de la so­li­da­ri­dad que po­da­mos po­ner nun­ca en un pa­pel», re­co­no­ció Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal.

Jun­to a es­ta la­bor, qui­zá la más re­co­no­ci­da, no hay que ol­vi­dar el gran vo­lu­men de per­so­nas que acu­den re­gu­lar­men­te a Mi­sa, 8,5 mi­llo­nes se­gún el CIS. «Ya sé que an­tes ha­bía mu­cha más gen­te, pe­ro me pa­re­ce un da­to re­le­van­te», apun­tó Ba­rrio­ca­nal, que si­guió con el to­rren­te de da­tos: 226.000 bau­ti­zos, 240.000 pri­me­ras co­mu­nio­nes, 130.000 con­fir­ma­cio­nes o 50.000 ma­tri­mo­nios ca­nó­ni­cos. Se po­ne es­pe­cial én­fa­sis en la me­mo­ria a los pá­rro­cos ru­ra­les, «los úni­cos agen­tes» en al­gu­nos lu­ga­res y que, ade­más de ce­le­brar los sa­cra­men­tos, tam­bién ha­cen una im­por­tan­te la­bor so­cial, por ejem­plo, en la vi­si­ta a los en­fer­mos. Ca­be re­se­ñar en es­ta lí­nea la la­bor rea­li­za­da en el ám­bi­to de la sa­lud con 139 gru­pos de aten­ción a en­fer­mos, 1.445 vo­lun­ta­rios en hos­pi­ta­les, 62.044 per­so­nas en­fer­mas y fa­mi­lia­res acom­pa­ña­das en do­mi­ci­lio y los ca­si 20.000 vo­lun­ta­rios y agen­tes de pas­to­ral de la sa­lud. Tam­bién en el pe­ni­ten­cia­rio, que cuen­ta con 147 ca­pe­lla­nes, 2.323 vo­lun­ta­rios y 67 ca­sas de aco­gi­da don­de acu­den 2.674 per­so­nas.

Im­por­tan­te es asi­mis­mo la la­bor edu­ca­ti­va de las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de Igle­sia, co­mo ya se pu­so de ma­ni­fies­to ha­ce al­gu­nas se­ma­nas a tra­vés de un es­tu­dio de im­pac­to eco­nó­mi­co rea­li­za­do por la con­sul­to­ra PwC. La con­clu­sión, lo que la Igle­sia in­vier­te se mul­ti­pli­ca por cua­tro en be­ne­fi­cios so­cia­les. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, cu­yo im­pac­to glo­bal equi­va­le a más del 3 % del PIB de nues­tro país.

Diá­lo­go con el Go­bierno

Cues­ta creer que con es­tas cifras exis­tan vo­ces que vean la casilla a fa­vor de la Igle­sia en el IRPF co­mo un pri­vi­le­gio más que co­mo una in­ver­sión so­cial. Pe­dro Sán­chez, aho­ra pre­si­den­te del Go­bierno, se mos­tró par­ti­da­rio en nu­me­ro­sas oca­sio­nes de de­nun­ciar los Acuer­dos y de su­pri­mir ese ins­tru­men­to. Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal se mos­tró par­ti­da­rio de ha­blar –«siem­pre es­ta­mos abier­tos al diá­lo­go»– con to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, sean del co­lor que sean en el mar­co de la Cons­ti­tu­ción. Y agre­gó: «Ha­brá asun­tos en que nos pon­ga­mos de acuer­do en­se­gui­da y hay otros te­mas don­de se­gu­ro no lo va­mos a ha­cer. Pe­ro la Igle­sia no es­tá pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca. Pre­sen­ta­re­mos pro­pues­tas y aca­ta­re­mos lo que di­gan los po­de­res pú­bli­cos». Y re­cor­dó que fue un Go­bierno so­cia­lis­ta el que re­for­mó el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción tal y co­mo aho­ra mis­mo.

CEE

Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la me­mo­ria anual de ac­ti­vi­da­des de la Igle­sia Ca­tó­li­ca 2016, el pa­sa­do 14 de ju­nio

Ra­fael Carmona

Un sa­cer­do­te ha­bla con un pa­cien­te, en el Hos­pi­tal de San Juan de Dios de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.