«Se va a lla­mar Juan»

Na­ti­vi­dad de san Juan Bau­tis­ta, so­lem­ni­dad

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo

Sa­be­mos que el do­min­go es el día del Se­ñor y que ra­ra­men­te se sus­ti­tu­ye la li­tur­gia de este día por la ce­le­bra­ción de un san­to. La ce­le­bra­ción de la Na­ti­vi­dad de san Juan Bau­tis­ta no cons­ti­tu­ye una ex­cep­ción, sino la oca­sión pa­ra ex­pli­car por qué cam­bia­mos es­ta semana los textos del do­min­go por los de san Juan. Cuan­do se ce­le­bra cual­quier san­to, de or­di­na­rio se con­me­mo­ra la fe­cha de su muer­te. Sin em­bar­go, el mar­ti­rio de san Juan, el 29 de agos­to, se re­cuer­da con me­nor in­ten­si­dad li­túr­gi­ca. La ra­zón de es­ta apa­ren­te ano­ma­lía es la vin­cu­la­ción en­tre el na­ci­mien­to del Bau­tis­ta y el del Sal­va­dor. De he­cho, acer­cán­do­nos al ca­len­da­rio nos per­ca­ta­mos en­se­gui­da de que es­ta fies­ta coin­ci­de con un acon­te­ci­mien­to as­tro­nó­mi­co, el sols­ti­cio de ve­rano, y con los seis me­ses an­tes de la Na­ti­vi­dad del Se­ñor. A par­tir de este sols­ti­cio los días em­pie­zan a acor­tar­se, pre­pa­ran­do la os­cu­ri­dad en me­dio de la cual seis me­ses des­pués sur­gi­rá el Sal­va­dor.

El víncu­lo con el na­ci­mien­to del Sal­va­dor

Por lo tan­to, es­ta­mos an­te una fies­ta que cons­ti­tu­ye ya una pre­pa­ra­ción de la Na­vi­dad, co­mo si se tra­ta­ra del co­mien­zo de un Ad­vien­to. El Bau­tis­ta cons­ti­tu­ye el pun­to fi­nal del An­ti­guo Tes­ta­men­to, abrién­do­nos el ca­mino ha­cia el Nue­vo. No hay que ha­cer gran­des es­fuer­zos pa­ra des­cu­brir los pa­ra­le­lis­mos en­tre el mo­do de ve­nir al mun­do de Je­sús y de Juan. En am­bos ca­sos es­ta­mos an­te una si­tua­ción que pa­re­cía im­po­si­ble. Di­ce el pa­sa­je que este do­min­go es­cu­cha­mos, re­fi­rién­do­se a Isa­bel, la ma­dre del Bau­tis­ta, que: «el Se­ñor le ha­bía he­cho una gran mi­se­ri­cor­dia, y se ale­gra­ban con ella». Pa­re­cía im­po­si­ble que Isa­bel es­tu­vie­ra em­ba­ra­za­da, pues­to que era de edad avan­za­da. Tam­bién el ángel ha­bía pre­di­cho a Za­ca­rías, su pa­dre, que con el na­ci­mien­to de este ni­ño mu­chos ha­brían de ale­grar­se.

La mi­se­ri­cor­dia de nues­tro Dios

El pun­to cen­tral del Evan­ge­lio lo cons­ti­tu­ye la elec­ción del nom­bre de Juan. Quie­nes ro­dean a la fa­mi­lia del pre­cur­sor pien­san que es na­tu­ral lla­mar al ni­ño Za­ca­rías, co­mo su pa­dre. Sin em­bar­go, pa­ra los ju­díos, el nom­bre de­fi­ne tam­bién la mi­sión de una per­so­na, y tan­to su ma­dre co­mo su pa­dre de­ci­den po­ner­le el nom­bre de Juan, que sig­ni­fi­ca en he­breo «Dios es mi­se­ri­cor­dio­so» o «Dios se ha apia­da­do». A pri­me­ra vis­ta po­de­mos pen­sar que tie­ne sen­ti­do el nom­bre es­co­gi­do, da­do que Isa­bel y Za­ca­rías ex­pe­ri­men­tan co­mo una ac­ción de pie­dad de Dios el ser pa­dres a pe­sar de su ve­jez. Pe­ro hay al­go más: lo que es­tá in­di­can­do este nom­bre es tam­bién una pro­fe­cía; pro­fe­cía de lo que va a ser de la vi­da de Juan y pro­fe­cía de lo que es­tá por ve­nir. La ale­gría del na­ci­mien­to de Juan es ex­pre­sa­da to­dos los días me­dian­te el can­to del Be­ne­dic­tus, per­te­ne­cien­te al ofi­cio de lau­des. Uno de los ver­sícu­los de este can­to di­ce: «Por la en­tra­ña­ble mi­se­ri­cor­dia de nues­tro Dios, nos vi­si­ta­rá el Sol que na­ce de lo al­to pa­ra ilu­mi­nar a los que vi­ven en ti­nie­blas y en som­bra de muer­te». Ese «Sol que na­ce de lo al­to» no es otro que el mis­mo Cris­to a quien el na­ci­mien­to de Juan anun­cia. Por lo tan­to, la ve­ni­da de Juan al mun­do su­po­ne la me­jor de las pro­fe­cías que el hom­bre pue­de oír: se han aca­ba­do las ti­nie­blas y se ha aca­ba­do la muer­te.

Del mis­mo mo­do que con Je­sús, po­co se di­ce de la in­fan­cia y de la vi­da ocul­ta de Juan Bau­tis­ta. El Evan­ge­lio re­la­ta que «el ni­ño cre­cía y se for­ta­le­cía en el es­pí­ri­tu». Asi­mis­mo, se nos in­sis­te en que «vi­vía en lu­ga­res de­sier­tos has­ta los días de la ma­ni­fes­ta­ción a Is­rael». Juan ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un as­ce­ta. Es­ta con­di­ción per­mi­te com­pren­der que re­ci­bir al Se­ñor, pre­pa­rar­le el ca­mino, im­pli­ca una re­nun­cia do­ble: mo­rir a uno mis­mo, al pro­ta­go­nis­mo y al afán por so­bre­sa­lir, vi­vien­do en hu­mil­dad ple­na; al mis­mo tiem­po una re­nun­cia a cier­tas co­mo­di­da­des y bie­nes que nos pue­den on­nu­bi­lar y no apre­ciar la luz del sol que te­ne­mos an­te no­so­tros.

Na­ti­vi­dad del Bau­tis­ta, de Pon­tor­mo. Ga­lle­ria Uf­fi­zi, Flo­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.