Y el San­tí­si­mo fre­nó la ma­tan­za

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sánchez Agui­lar

La ima­gen en Ma­sa­ya el 21 de ju­nio se ha con­ver­ti­do ya en un icono de si­tua­ción en Nicaragua. Es la Igle­sia ca­mi­nan­do en­tre trin­che­ras, San­tí­si­mo en mano, pa­ra fre­nar una nue­va ma­tan­za. Mien­tras par­ti­ci­pa­ban en una vi­gi­lia de ora­ción en la ca­te­dral de Managua, a po­ca dis­tan­cia, el car­de­nal Bre­nes, el nun­cio Som­mer­tag y el obis­po au­xi­liar, Sil­vio Jo­sé Báez, fue­ron aler­ta­dos de que se pre­pa­ra­ba un in­mi­nen­te ata­que con­tra es­ta población de­cla­ra­da en re­bel­día con­tra el pre­si­den­te Or­te­ga. Ha­bla de to­do ello en una ex­ten­sa en­tre­vis­ta con es­te se­ma­na­rio el obis­po Báez, que ha emer­gi­do en los úl­ti­mos me­ses co­mo gran re­fe­ren­te en de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. Se ha crea­do «un am­bien­te de te­rror» en Nicaragua, ase­gu­ra, con pis­to­le­ros afi­nes al Go­bierno re­co­rrien­do ca­sa por ca­sa en bus­ca de opo­si­to­res. Es­te ti­po de de­nun­cias le han oca­sio­na­do va­rias ame­na­zas de muer­te. «No sien­to mie­do, y creo que es una gra­cia del Se­ñor», aun­que «sí me preo­cu­pa un po­co mi fa­mi­lia», con­fie­sa.

Mon­se­ñor Sil­vio Jo­sé Báez es obis­po au­xi­liar de Managua y una de las vo­ces más fir­mes con­tra la dic­ta­du­ra y la vio­len­ta re­pre­sión de Daniel Or­te­ga hacia al pue­blo ni­ca­ra­güen­se. Re­ci­be cons­tan­tes ame­na­zas de muer­te y ya es co­no­ci­do co­mo el Ro­me­ro de Nicaragua. El pa­sa­do jue­ves ca­mi­na­ba en­tre trin­che­ras jun­to al car­de­nal Bre­nes y al nun­cio Som­mer­tag por las ca­lles de su ciu­dad na­tal, Ma­sa­ya, San­tí­si­mo en mano, pa­ra evi­tar más ma­tan­zas que, en es­tos días, se han co­bra­do in­clu­so la vi­da de be­bés. «La si­tua­ción de re­pre­sión es tan des­pro­por­cio­na­da» que, ade­más de los ata­ques a ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas, «gru­pos pa­ra­po­li­cia­les» en­tran en las ciu­da­des «lis­ta en mano que con­si­guen por me­dio de es­pías pa­ra apre­sar a la per­so­nas que apo­yan a la población, tor­tu­rar­las y ha­cer­las des­apa­re­cer». Tam­bién hay fran­co­ti­ra­do­res «co­lo­ca­dos pa­ra dis­pa­rar a la ca­be­za o al co­ra­zón de los más ac­ti­vos en las pro­tes­tas» ¿Se es­tán reac­ti­van­do vie­jas di­vi­sio­nes en Nicaragua que se creían ya ce­rra­das?

Siem­pre las cri­sis po­lí­ti­cas, so­bre to­do cuan­do van acom­pa­ña­das de re­pre­sión vio­len­ta con­tra el pue­blo, pro­vo­can gran­des di­vi­sio­nes y pro­fun­das he­ri­das so­cia­les. Cier­ta­men­te, des­pués de que se su­pere es­ta cri­sis que­da­rán mu­chos re­sen­ti­mien­tos en los co­ra­zo­nes, mu­cho odio en­tre las per­so­nas y des­equi­li­brios emo­cio­na­les a ni­vel per­so­nal y fa­mi­liar. Que­da­rá una so­cie­dad he­ri­da y di­vi­di­da, por lo que en el fu­tu­ro la Igle­sia ten­drá de­lan­te una in­men­sa ta­rea de sa­na­ción in­te­rior de las per­so­nas y de pro­mo­ción de pro­ce­sos de re­con­ci­lia­ción pro­fun­da.

Us­te­des, los obis­pos, han de­cla­ra­do ha­ce po­co que no se­gui­rán dia­lo­gan­do mien­tras ha­ya ase­si­na­tos. Y ca­da día nos lle­gan no­ti­cias de más muertes. ¿El diá­lo­go na­cio­nal es­tá ro­to?

No es­tá ro­to, pe­ro se ha sus­pen­di­do va­rias ve­ces de­bi­do a la re­pre­sión vio­len­ta y cri­mi­nal del Go­bierno con­tra la población ci­vil, que ha oca­sio­na­do tan­tas muertes y tam­bién a cau­sa de la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca del mis­mo Go­bierno, que no acep­ta nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro el diá­lo­go con­ti­núa aun­que, cier­ta­men­te es­te no es el me­jor am­bien­te pa­ra dia­lo­gar. Son mu­chos los ni­ca­ra­güen­ses que creen que no tie­ne sen­ti­do ha­blar con quien tie­ne las ma­nos man­cha­das de san­gre.

La Igle­sia in­ten­ta una y otra vez sal­var es­te diá­lo­go. ¿Cree de ver­dad que me­re­ce la pe­na?

Los obis­pos es­ta­mos con­ven­ci­dos de que, aun con to­da su fra­gi­li­dad, es la úni­ca sa­li­da pa­cí­fi­ca y cons­ti­tu­cio­nal a la cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do. Sin el diá­lo­go la vio­len­cia se­ría peor. Pe­ro, real­men­te, ha si­do un ries­go des­de el inicio. Yo lo dije des­de que se planteó la po­si­bi­li­dad: po­día ser una es­tra­te­gia del Go­bierno pa­ra ga­nar tiem­po, pa­ra ma­ni­pu­lar o des­pres­ti­giar a la Igle­sia, pa­ra des­viar la aten­ción de los gran­des pro­ble­mas… Aho­ra, el Go­bierno con­ti­nua­men­te con su in­tran­si­gen­cia blo­quea el diá­lo­go. Pe­ro no­so­tros, aun­que lo he­mos sus­pen­di­do al­gu­nas ve­ces, lo man­te­ne­mos vi­vo, por­que si­gue sien­do una es­pe­ran­za y un gran in­te­rro­gan­te. Ca­da vez que se rea­li­zan las se­sio­nes to­da Nicaragua tie­ne la opor­tu­ni­dad de ver­las en vi­vo por la te­le­vi­sión; es un me­dio pa­ra ha­blar con el Go­bierno o pa­ra es­cu­char­le y, al mis­mo tiem­po, una es­pe­cie de vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra to­dos. Has­ta aho­ra los fru­tos han si­do po­cos, pe­ro cree­mos que te­ne­mos que man­te­ner­lo a pe­sar de to­da su de­bi­li­dad.

Hay in­for­ma­cio­nes de que, ade­más de la re­pre­sión con­tra los ma­ni­fes­tan­tes, hay fran­co­ti­ra­do­res en las ciu­da­des y ase­si­nos a suel­do con una lis­ta de per­so­nas a las que ma­tar. ¿Pue­de con­fir­mar­lo?

Es­ta­mos vi­vien­do una si­tua­ción de re­pre­sión des­pro­por­cio­na­da y ex­ce­si­va­men­te vio­len­ta de par­te del Es­ta­do hacia la población ci­vil. Una de esas ex­pre­sio­nes es el ata­que a ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas, pe­ro ade­más, se es­tán pro­du­cien­do tam­bién re­pre­sio­nes con­tra ciu­da­da­nos que es­tán atrin­che­ra­dos en los tran­ques –ba­rri­ca­das en las ca­lles–, que sir­ven co­mo ex­pre­sión de pro­tes­ta pe­ro tam­bién co­mo de­fen­sa pa­ra evi­tar que las fuer­zas mi­li­ta­res en­tren en las ciu­da­des. En los lu­ga­res don­de la Po­li­cía Na­cio­nal y los gru­pos pa­ra­po­li­cia­les –que son gru­pos ar­ma­dos, en­tre­na­dos, fi­nan­cia­dos y di­ri­gi­dos por la Po­li­cía–, han des­trui­do los tran­ques y han lo­gra­do en­trar a las ciu­da­des, van con lis­ta en mano que han con­se­gui­do por me­dio de es­pías e in­fil­tra­dos en los ba­rrios, que aquí la gen­te lla­ma

ore­jas, bus­can­do de ca­sa en ca­sa a las per­so­nas que más vi­si­ble­men­te han apo­ya­do a la población, pa­ra apre­sar­las y lue­go tor­tu­rar­las o ha­cer­las des­apa­re­cer. Ade­más, es es­can­da­lo­sa la pre­sen­cia de fran­co­ti­ra­do­res en al­gu­nos pun­tos al­tos de las ciu­da­des,

co­lo­ca­dos ex­pre­sa­men­te pa­ra dis­pa­rar a la ca­be­za o al co­ra­zón con­tra las per­so­nas que pa­re­cen más ac­ti­vas en las pro­tes­tas ciu­da­da­nas. To­do es­to ha crea­do un am­bien­te de te­rror. La gen­te vi­ve con mie­do, no lo­gra dor­mir, y es­ta­mos con­ti­nua­men­te es­pe­ran­do dón­de sur­gi­rá el pró­xi­mo ata­que y cuán­tos muer­tos más ten­dre­mos que con­tar.

Es­ta se­ma­na los obis­pos pe­dían elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das pa­ra mar­zo de 2019.

La op­ción de las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das es una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal y por eso los obis­pos he­mos apos­ta­do por es­ta op­ción. Daniel Or­te­ga ten­dría que per­ma­ne­cer en el po­der has­ta 2021, pe­ro él, co­mo pre­si­den­te; su mu­jer, co­mo vi­ce­pre­si­den­ta; su Go­bierno y to­do su en­torno han mos­tra­do tal ros­tro de cruel­dad y han sem­bra­do una si­tua­ción de te­rror tan gran­de que en es­te mo­men­to es un Go­bierno no so­la­men­te sin au­to­ri­dad mo­ral, que la gran ma­yo­ría de los ni­ca­ra­güen­ses re­cha­za, sino que se ha mos­tra­do co­mo un Go­bierno sin ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar. Por lo tan­to, la sa­li­da son elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. En reali­dad, la ma­yor par­te de la población va más allá: la gen­te lo que quie­re es que Or­te­ga se va­ya ya. Las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de que él se que­de en el po­der, pe­ro es­ta­mos in­ten­tan­do un me­ca­nis­mo cons­ti­tu­cio­nal que per­mi­ta de al­gu­na ma­ne­ra que él se re­ti­re del po­der y ce­le­brar elec­cio­nes el año pró­xi­mo, en 2019. En es­te mo­men­to, es­te asun­to es ob­je­to de dis­cu­sión po­lí­ti­ca. El Go­bierno se ha mos­tra­do ab­so­lu­ta­men­te con­tra­rio a es­ta po­si­bi­li­dad. No­so­tros se­gui­mos in­sis­tien­do. Se­rá po­si­ble so­la­men­te si hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca, pe­ro lo cier­to es que Nicaragua no so­por­ta­rá unos me­ses más con es­te Go­bierno en el po­der.

La Co­mi­sión In­ter­ame­ri­ca­na de De­re­chos

Hu­ma­nos (CIDH) no de­ja de pu­bli­car in­for­mes que ex­pli­ci­tan las tro­pe­lías cons­tan­tes con­tra los de­re­chos hu­ma­nos en Nicaragua. Pe­ro no pa­re­ce ha­ber gran­des reacciones por par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

La bu­ro­cra­cia di­plo­má­ti­ca es muy len­ta. La CIDH ha he­cho un tra­ba­jo ex­ce­len­te, por­que a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da y el in­for­me fi­nal que pre­sen­tó en la asam­blea ple­na­ria de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) ha pues­to de ma­ni­fies­to el ros­tro más te­ne­bro­so y la ac­ti­tud más cri­mi­nal de es­te Go­bierno. Es­to ha he­cho que la OEA vuel­va a po­ner a Nicaragua en su agen­da, lo cual ha si­do un lo­gro muy gran­de. Ha si­do gra­cias a la pre­sión na­cio­nal de la ciu­da­da­nía del gru­po que es­tá en el diá­lo­go, Alian­za Cí­vi­ca por la De­mo­cra­cia y la Jus­ti­cia y, so­bre to­do, por la pre­sión de la Igle­sia. Pe­ro la res­pues­ta in­ter­na­cio­nal si­gue sien­do muy tí­mi­da. Hay go­bier­nos que se han pro­nun­cia­do pe­ro, muy a pe­sar nues­tro, los go­bier­nos cen­troa­me­ri­ca­nos, vecinos y her­ma­nos nues­tros, a ex­cep­ción de Cos­ta Ri­ca y un po­co de Panamá, no han ma­ni­fes­ta­do nin­gún apo­yo hacia el pue­blo de Nicaragua.

¿Al­gu­na hi­pó­te­sis de por qué?

Pro­ba­ble­men­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal no se com­pren­de que aquí no hay una gue­rra en­tre dos ejér­ci­tos ar­ma­dos, que aquí no hay una lu­cha de par­ti­dos po­lí­ti­cos que es­tán bus­can­do el po­der. En Nicaragua la población es­tá lu­chan­do no por el po­der, sino por cam­biar el mo­do de ejer­cer el po­der. Pe­ro en el ex­te­rior no se en­tien­de que es un Es­ta­do ar­ma­do el que es­tá re­pri­mien­do a una población des­ar­ma­da, pa­cí­fi­ca, ética.., don­de las úni­cas ar­mas son las an­sias de jus­ti­cia, li­ber­tad y de­mo­cra­cia, y los gran­des va­lo­res y con­vic­cio­nes que ani­man a nues­tro pue­blo. A par­te de eso, creo que hay in­tere­ses po­lí­ti­cos muy gran­des, in­tere­ses fi­nan­cie­ros a ni­vel con­ti­nen­tal, que es­tán obs­ta­cu­li­zan­do un apo­yo más de­ci­di­do de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Pe­ro es­to a los obis­pos se nos es­ca­pa, no lo­gra­mos com­pren­der­lo. Es­pe­ro que de par­te de go­bier­nos ami­gos de América y de Eu­ro­pa ha­ya mucha ma­yor pre­sión hacia el Go­bierno ni­ca­ra­güen­se pa­ra ce­sar la re­pre­sión y en­ca­mi­nar al país a la de­mo­cra­cia, y que ha­ya mu­cho ma­yor apo­yo a es­te pue­blo, que es­tá sien­do ata­ca­do y ma­sa­cra­do.

Mu­chos ni­ca­ra­güen­ses tie­nen pues­tas sus es­pe­ran­zas en la Igle­sia. ¿A qué atri­bu­ye us­te­de es­ta con­fian­za?

La Igle­sia ca­tó­li­ca en Nicaragua siem­pre ha si­do cer­ca­na a la vi­da de la gen­te, por eso no es vis­ta co­mo una ins­ti­tu­ción po­de­ro­sa o le­ja­na. Los obis­pos so­mos ca­lle­je­ros, nos acer­ca­mos con­ti­nua­men­te a las pa­rro­quias, a las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y más po­bres, atra­ve­sa­mos ríos, ca­mi­na­mos a pie lar­gos tra­yec­tos pa­ra lle­gar a las per­so­nas… Yo per­so­nal­men­te he es­ta­do en co­mu­ni­da­des don­de nun­ca an­tes ha­bía es­ta­do un obis­po. To­do es­to ha he­cho que la Igle­sia ca­tó­li­ca se ha­ya vuel­to la ins­ti­tu­ción más creí­ble pa­ra la población. La gen­te ve en no­so­tros la pre­sen­cia de Cris­to Sal­va­dor. Pro­ba­ble­men­te por es­to, cuan­do el Go­bierno se en­con­tró en una si­tua­ción de de­bi­li­dad nos pi­dió ser me­dia­do­res y tes­ti­gos del diá­lo­go y no­so­tros acep­ta­mos, sa­bien­do que no era lo nues­tro, pe­ro qui­si­mos pres­tar es­te ser­vi­cio a la na­ción. Lo que el Go­bierno no en­tien­de es que ser me­dia­do­res en el diá­lo­go no nos ha­ce neu­tra­les fren­te a la vio­len­cia, la in­jus­ti­cia, el su­fri­mien­to de la gen­te y la muer­te. Por eso, en es­te mo­men­to se ha crea­do una si­tua­ción de ten­sión en­tre el Go­bierno y la Igle­sia, por­que la dic­ta­du­ra de Or­te­ga nos es­tá vien­do co­mo ad­ver­sa­rios y ha desata­do to­da una gue­rra me­diá­ti­ca a tra­vés de las re­des so­cia­les y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del país–la ma­yor par­te pro­pie­dad de la fa­mi­lia de Or­te­ga– pa­ra ata­car a los obis­pos, pa­ra ca­lum­niar­nos, pa­ra ri­di­cu­li­zar­nos, pa­ra ofen­der­nos… ade­más es­tán las ame­na­zas de muer­te con­tra sa­cer­do­tes y obis­pos, y de mo­do particular con­tra mi per­so­na. Te­ne­mos una re­la­ción de amor y odio. Por una par­te nos ne­ce­si­tan en el diá­lo­go y por otra par­te nos re­cha­zan.

¿Y usted, mon­se­ñor Báez? Le ve­mos siem­pre in­can­sa­ble, gri­tan­do pa­ra que no si­gan ase­si­nan­do a su pue­blo. Dé­je­me pre­gun­tar­le si tie­ne mie­do, si sien­te que Dios no le aban­do­na, que no aban­do­na a su pue­blo.

No sien­to mie­do, y creo que es una gra­cia del Se­ñor. Pien­so po­co en mí mis­mo, me de­di­co a pro­te­ger a la gen­te, a con­so­lar a quien su­fre y a ilu­mi­nar y a de­nun­ciar des­de el Evan­ge­lio las ame­na­zas y los pe­li­gros que pue­de su­frir el pue­blo. Sí que me preo­cu­pa un po­co mi fa­mi­lia, pe­ro no me fal­ta el con­sue­lo y la fuer­za del Se­ñor. A ve­ces lle­ga el desáni­mo, cier­ta­men­te, por no ver los fru­tos, por ex­pe­ri­men­tar la pro­pia fra­gi­li­dad y la pro­pia im­po­ten­cia… Pe­ro de­bo con­fe­sar que vien­do el do­lor y la an­gus­tia de la gen­te re­cu­pe­ro la fuer­za y, so­bre to­do, ali­men­to mi con­fian­za en la ora­ción. Co­mo car­me­li­ta des­cal­zo es­toy con­ven­ci­do de que las me­jo­res ba­ta­llas son las que se li­bran en el si­len­cio de la ora­ción, en las lar­gas ho­ras de ado­ra­ción an­te el Se­ñor. Dios es­tá siem­pre pre­sen­te en mi vi­da, a ve­ces fuer­te y lu­mi­no­so con su Pa­la­bra, a ve­ces si­len­cio­so y apa­ren­te­men­te le­jano, pe­ro siem­pre pre­sen­te. El Se­ñor tam­po­co aban­do­na al pue­blo, un pue­blo cru­ci­fi­ca­do. Así se lo dije al pue­blo de Ma­sa­ya, mi ciu­dad na­tal, el jue­ves. Ma­sa­ya ha si­do un pue­blo cru­ci­fi­ca­do, pe­ro el Cru­ci­fi­ca­do re­su­ci­tó y Ma­sa­ya re­su­ci­ta­rá. Es un pue­blo cre­yen­te don­de los obis­pos ve­mos có­mo la fuer­za de la re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to se ha­ce pre­sen­te. Es una ex­pe­rien­cia pas­cual: so­la­men­te des­de la fe po­de­mos en­fren­tar una reali­dad tan dra­má­ti­ca.

REUTERS / An­drés Mar­tí­nez Ca­sa­res

EFE/Ro­dri­go Su­ra

El car­de­nal Bre­nes y el obis­po Báez (en se­gun­do plano) frenan la ma­tan­za en la ciu­dad de Ma­sa­ya

REUTERS/An­dres Mar­tí­nez Ca­sa­res

Una mu­jer con la ima­gen de la Vir­gen en una ba­rri­ca­da de en Ma­sa­ya, el pa­sa­do 21 de ju­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.