Ma­cron re­pa­ra el «de­te­rio­ra­do víncu­lo» con la Igle­sia

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión -

La vi­si­ta del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, a Roma el mar­tes bien se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un pa­so pa­ra, tal co­mo di­jo a los obis­pos en abril, «re­pa­rar» el «de­te­rio­ra­do víncu­lo» en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do. Por la tar­de, Ma­cron fue in­ves­ti­do co­mo ca­nó­ni­go de ho­nor de la ba­sí­li­ca del Pa­pa. Es­ta dis­tin­ción es­tá re­ser­va­da a los je­fes de Es­ta­do fran­ce­ses y al acep­tar­la, Ma­cron mar­ca­ba dis­tan­cias con su pre­de­ce­sor François Ho­llan­de, que al igual que François Mit­te­rand y Geor­ges Pom­pi­dou la re­cha­zó en su día. Es­ta lai­ci­dad po­si­ti­va ti­ñó tam­bién por la ma­ña­na el cordial e inusual­men­te lar­go –ca­si una ho­ra– en­cuen­tro con el Pa­pa Fran­cis­co; y la vi­si­ta del pre­si­den­te a la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio, que ya ha co­la­bo­ra­do con Fran­cia pa­ra la lle­ga­da de in­mi­gran­tes al país a tra­vés de co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios.

AFP Photo/ Ales­san­dra Ta­ran­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.