Eu­ro­pa no apren­de de su historia

T No hay cá­ma­ras de gas, pe­ro sí la mis­ma in­di­fe­ren­cia an­te el su­fri­mien­to ajeno y per­so­nas des­pro­vis­tas de de­re­chos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

En 1933 Adolf Hitler ga­nó las elec­cio­nes con un 44 % de los vo­tos. Si hu­bie­ra per­mi­ti­do a los ale­ma­nes vo­tar nue­va­men­te en el 38 o el 39 pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra arra­sa­do. Y su ca­so no es una ex­cep­ción en la Eu­ro­pa de aque­llos años, don­de el po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta pa­re­cía im­pa­ra­ble.

No es que la historia se re­pi­ta. Sin em­bar­go, ca­si un si­glo des­pués es tris­te cons­ta­tar lo po­co que he­mos pro­gre­sa­do en al­gu­nos as­pec­tos. Aun­que no hay cá­ma­ras de gas, exis­te la mis­ma in­di­fe­ren­cia an­te el su­fri­mien­to ajeno, hoy con las tra­ge­dias en el Me­di­te­rrá­neo o en es­ta­dos fa­lli­dos co­mo la Li­bia que ha de­ja­do la in­ter­ven­ción mi­li­tar oc­ci­den­tal, adon­de Eu­ro­pa, sin tem­blar­le el pulso, en­vía de vuel­ta a quie­nes tra­tan de es­ca­par del in­fierno de las ma­fias y mi­li­cias. Pe­ro so­bre to­do es preo­cu­pan­te que si­ga­mos con­si­de­ran­do a al­gu­nas per­so­nas de­po­si­ta­rias de de­re­chos, mien­tras que otras, las que no al­can­zan de­ter­mi­na­do ni­vel de in­gre­sos, son tra­ta­das co­mo sim­ple «car­ne hu­ma­na».

La es­can­da­lo­sa ex­pre­sión es del vi­ce pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni. Él, sin em­bar­go, se atre­ve a de­cir pú­bli­ca­men­te al­go que otros di­ri­gen­tes eu­ro­peos nun­ca di­rán en voz al­ta pe­ro pro­ba­ble­men­te pien­san, a te­nor de sus ac­tos. Da que pen­sar que el pri­mer (ve­re­mos si úni­co) pun­to de con­sen­so en po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria en el Con­se­jo Eu­ro­peo que se ce­le­bra has­ta es­te vier­nes en Bru­se­las sean los eu­fe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­dos cen­tros de des­em­bar­co, pun­tos si­tua­dos fue­ra de la UE pro­yec­ta­dos co­mo lim­bos le­ga­les en los que re­cluir a las per­so­nas en trán­si­to hacia Eu­ro­pa. Uno de los pri­me­ros paí­ses en su­mar­se a la pro­pues­ta fue Es­pa­ña. La en­co­mia­ble ac­tua­ción del Go­bierno Sánchez la pa­sa­da se­ma­na con los mi­gran­tes pro­ce­den­tes del Aqua­rius pa­re­ce aho­ra que fue una sim­ple ope­ra­ción de mar­ke­ting, pro­gre­sis­mo de sa­lón que no va a rec­ti­fi­car una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es­truc­tu­ral­men­te in­jus­ta y a me­nu­do irra­cio­nal, más allá de al­gún ges­to pa­ra la ga­le­ría. Com­ple­ta el de­sola­dor pa­no­ra­ma que ese mis­mo Go­bierno pre­su­ma de pro­gre­so im­pul­san­do la le­ga­li­za­ción de la eu­ta­na­sia, que es al­go así co­mo po­ner una pis­to­la en ma­nos de la per­so­na vul­ne­ra­ble, di­cién­do­le que es­tá en su de­re­cho de sui­ci­dar­se y de­jar de ser una car­ga pa­ra los de­más. De­fi­ni­ti­va­men­te, Eu­ro­pa no ha apren­di­do mu­cho de su historia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.